Publicado el 17. marzo 2019 In Casa Madre de Tuparenda

Mis experiencias con la pastoral carcelaria

PARAGUAY/ALEMANIA, P. Leonhard Erhard •

„Estaba curioso y me emociona recordar mis experiencias con la pastoral carcelaria de la diócesis”: la versión en idioma alemán del sitio web de Casa Madre de Tuparenda recién había sido puesta en línea y este fue el comentario de su primer visitante, el P. Leonhard Erhard, quien celebró hace unas semanas su octogésimo cumpleaños. Le pedimos “más”…y aquí su comentario.

Mientras trabajaba en Caritas, una de las áreas pastorales era el trabajo pastoral en la cárcel y entre las instituciones, estaba la Prisión Juvenil de Niederschönefeld, situada en los edificios de un monasterio cisterciense secularizado. Al leer el concepto de Casa Madre de Tuparenda, surgieron varios detalles:

No completamente solo

Todo el complejo está diseñado en un libre ambiente familiar y eso me da una gran alegría, porque, como contraste, recuerdo a un jóven de 16 años, que solo en su celda se ocupaba de puncionar tacones de zapatos de mujer para una fábrica de zapatos. Hasta el día de hoy suenan en mi oído sus desgarradoras peticiones de sacarlo de su trabajo en soledad.  Mi impresión de él fue de una personalidad débil que necesitaba una pandilla y terminó en prisión con jóvenes de la pandilla. Indefenso con él mismo, fue encerrado solo y para los funcionarios de la prisión, lo fundamental era que todo el proceso fuese realizado sin problemas. Comparado con mi experiencia pasada, veo en este proyecto un terreno completamente diferente para esa madurez juvenil con alegría.

Recoger y fortalecer

Como un centro de detención con un ambiente familiar, la Casa Madre ofrece las condiciones óptimas que yo hubiera deseado para este otro chico. El poder judicial le ofreció la posibilidad de libertad anticipada por buena conducta y la posibilidad de estabilización si se encontraba en un buen ambiente después de la detención. Al preguntarle a su familia, su madre rechazó enérgicamente el tener que volver a enojarse a futuro con el “hijo que no hacía nada bueno”. Ellos querían tener su paz.

El tener que decirle eso al chico que no tenía otro lugar donde llegar, aún hoy siento el sentimiento de ahogarme y por eso me hace tan feliz conocer este proyecto que tiene exactamente la actitud básica opuesta y está orientado precisamente para recoger a esos chicos. La posibilidad de libertad anticipada ofrecida por la justicia, aquí puede proporcionarle un impulso asombroso a su propia estabilidad, lo que la necesidad de armonía de la madre rechazó desde ya.

Aunque estos son ejemplos negativos, me complace que estén surgiendo estas condiciones de vida en las periferias del mundo del bienestar y que esos daños del alma puedan llegar a curarse.

 

Y luego vino el corte de energía

Al analizar las actividades profesionales en el proyecto, desde jardinería hasta panadería,  etc., se me vino a la mente una noticia que llegó a la oficina de Caritas. Mientras estaba en prisión, un chico hizo una formación de panadero en la relativamente simple panadería de la prisión. Si bien por lo general era difícil encontrarle a los jóvenes un empleo decente después de su excarcelación (debido a las consecuencias devastadoras que se producían cuando se aprovechaban de ellos en su nuevo trabajo), rápidamente encontramos una panadería que sufría de una permanente falta de trabajadores. Una vez una falla de energía paralizó durante unas pocas horas el trabajo en la panadería de alta tecnología. Entonces el ex prisionero fue el único que pudo hacer todo el trabajo a mano. Esto produjo un repentino aumento de la estima y valoración por él y un crecimiento en su propia autoestima permitiendo una enorme estabilización de toda su persona. Esto le proporcionó a él tal alegría, que necesitó contarnos porque quería asegurarnos que no debíamos avergonzarnos de él.

Esto confirma especialmente la idea del proyecto con tales posibilidades para aprender habilidades laborales de una manera sencilla y poder sentirse fuerte y seguro cuando la gente corriente tecnología-mimada se encuentra desamparada.

 

Original: Alemán 11/3/2019. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Sitio web de Casa Madre de Tuparenda

Ahora también en inglés y alemán: la página web de la Casa Madre de Tuparenda

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *