Publicado el 10. marzo 2019 In Casa Madre de Tuparenda, Proyectos

Ahora también en inglés y alemán: la página web de la Casa Madre de Tupãrenda

PARAGUAY, Maria Fischer •

Fue en mi última visita a la Casa Madre de Tupãrenda (CMT), aquel día de septiembre de 2018, cuando se me ocurrió prometer internacionalizar la flamante página web oficial de Fundaprova, la que presenta el proyecto socioeducativo “Casa Madre de Tupãrenda”. Con Mirta Etchegaray, Sarah-Leah Pimentel, Claudia Echenique y Johannes Link trabajamos y hoy podemos presentar orgullosamente una página que, además del español original, también luce una versión en alemán y una en inglés, completamente con Feed de noticias de Schoenstatt.org y posibilidades de donaciones en línea y vía transferencia bancaria.

“Excelente!  ¡La MTA les premiará con creces!”, comentó Ana Maria Acha, presidente de Fundaprova. “Necesitamos más que nunca donaciones para construir la estructura para la parte comercial de nuestros productos”. Ani Souberlich, directora de la Casa Madre de Tupãrenda, dice: “En nombre de Fundaprova y la CMT, mil gracias y que la Mater les devuelva el 100 % en gracia y bendición por el regalo de poder tener nuestra página también en inglés y alemán”, y el P. Pedro Kühlcke comenta: “¡Muchas gracias y bendiciones para todos los que colaboraron!”.

Todos invitados a difundir

La colaboración no termina aquí… Ahora, con la página en inglés y en alemán, se puede difundir el proyecto también fuera del contexto de Latinoamérica. Para conquistar bienhechores, y aún más para mostrar a un proyecto de pedagogía kentenijiana en la periferia, para mostrar una obra de misericordia a la sombra del santuario, para mostrar un Schoenstatt en salida real y solidaria al servicio de los más necesitados, los más olvidados, los más marginados: jóvenes con “carrera criminal”, jóvenes con historias de cárcel, jóvenes tildados tantas veces como totalmente perdidos… Jóvenes, que al ser amados tal como son, se transforman…

Recuerdo esta última visita a la Casa Madre de Tupãrenda en septiembre de 2018. Uno de los jóvenes, Emilio, que cursaba horticultura, me mostró con orgullo las plantas jóvenes. ¿Qué es?, me preguntó con sonrisa de culebrón. “¿Lechuga?”, contesté con un gran signo de interrogación en la voz. Emilio casi se mata de risa con esta señora alemana que no sabe, aparentemente, nada de plantas. “Es repollo”, dice, “¡repollo!”. Después, con paciencia profesional, me explicó cuáles son las plantas de perejil, eneldo, y sí, también lechuga… “¿Ahora aprendiste algo de mí, María?”, me preguntó. “Si, Emilio, aprendí de vos”, le contesté, y no solo cómo identificar plantas de repollo y perejil. Aprendí mucho, mucho más.

Que la página trilingüe de Fundaprova ayude a aprender mucho de estos jóvenes y de este gran equipo que les muestra que son hijos amados de Dios, y que tienen un potencial que solo necesita un ámbito como el de la CMT para desarrollarse.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *