Männerwerkstatt

Publicado el 2022-09-11 In Proyectos

Männerwerkstatt: 18.000 km caminando con la MTA

ALEMANIA / AUSTRALIA, Peter Hagmann •

La Männerwerkstatt (Taller para Hombres) volvió a invitar a un taller online: «La Iglesia hoy… ¿y por qué sigo formando parte de ella?». Nos interesa el tema de la iglesia como comunidad y nuestro apego emocional a esta comunidad de creyentes. Jim compartió esta realidad con un testimonio muy personal. El intenso intercambio que siguió fue un verdadero estímulo de que la Virgen va con nosotros, aunque sólo demos pequeños pasos de confianza. —

“El Año de la Misericordia en el 2016 fue una experiencia muy profunda para mí. Antes del 2015, perdí a mis padres, me divorcié, me despidieron del trabajo después de 28 años de servicio y mi ex esposa se suicidó. Hacia dónde ir desde aquí, fue mi pregunta a nuestra querida MTA, la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt.

Nuestro santuario de Schoenstatt en Mulgoa fue declarado Puerta Santa de la Misericordia. Cuando estuve frente a la Santísima Virgen y su Hijo, le abrí mi corazón y ella me contestó.

Me respondió profundamente: Muéstrame primero que tú me amas, ‘demuéstrame primero con tus acciones que realmente me amas’. Organicé la primera de muchas “24 horas para el Señor” en nuestro santuario de Schoenstatt de Mulgoa. Le dije a nuestra amada MTA, que “quiero estar las 24 horas del día frente a ti y tu hijo, para demostrarte mi amor”.

Veinticuatro horas en oración, no comí nada, sólo bebí agua, durante ese tiempo se me reveló toda mi vida y cómo nuestro Señor estuvo siempre ahí para mí y en cambio yo estuve lejos. Mientras rezaba y pensaba en ello, me di cuenta de que la idea de viajar por Australia seguía surgiendo, que siempre formaba parte de mi «lista de deseos»: viajar por Australia algún día, pero ¿debería ser ahora?

Una ruta con 14 estaciones

Mientras seguía rezando, comencé a elaborar una ruta que tenía 14 estaciones, que cubriría los 18.000 km en tres meses. Mientras seguía rezando, se me ocurrió la idea de una peregrinación que se detuviera en 14 Puertas Santas de la Misericordia y reflexionara sobre una estación del Vía Crucis en cada Puerta Santa de la Misericordia. Algo que nunca antes había pensado en hacer.

Puse toda mi confianza en nuestra MTA y en nuestro Señor y comencé este apasionante viaje con mi auto y una carpa. Nunca me sentí aburrido o solo, incluso durante algunos de los tramos rectos de la carretera de hasta 1000 km de largo. Tenía a nuestra MTA en el asiento del copiloto y alababa al Padre Celestial por su maravillosa creación.

En la novena estación, la tercera caída de nuestro Señor, tuve un encuentro muy personal. Cuando crucé el umbral de la Puerta Santa de la Misericordia, quedé como congelado y no me pude mover. Una mano tocó mi hombro y cuando me volví, vi a un hombre con barba que me dijo: “Qué te impide avanzar?” – Yo le contesté que no sabía. – Él dijo, “entremos y recemos juntos”, y eso hicimos. Quise volver a hablar con él y al mirar a mi alrededor, ya se había ido.

Fue sólo en los años siguientes que se me revelaron las 24 horas para el Señor, que mi encuentro fue mi camino hacia Emaús y que mi vida había cambiado positivamente y mi camino de fe se hizo cada vez más claro. Fue también el tiempo en el que la palabra tomó más significado para mí, cuando abrí los ojos y los oídos, cuando finalmente escuché y puse mi vida en sus manos”.

Jim J., Australia


Sitio web de Männerwerkstatt

Original: alemán. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.