Unción de los enfermos

Publicado el 2022-02-13 In Proyectos

Unción de los enfermos en el día de la Virgen de Lourdes

COSTA RICA, Rudy Sauter •

En el día de la celebración de la advocación de la Virgen de Lourdes, se inició el programa de las misas ofrecidas para el año 2022 coordinado por la Pastoral de la Salud. Esta misa realizada el viernes 11 de febrero en el Santuario Familia de Esperanza en Santa Ana, Costa Rica fue la primera misa de unción de los enfermos del año. Se aprovecho la visita del padre Stefano Daneri, quien vive en San Luis Potosí, México para que pudiera celebrar esta misa y en concelebración con el padre Douglas Aragón. —

Unción de los enfermos

La invitación a esta misa se compartió en varias redes sociales y por medio de invitación a familiares y conocidos logrando una importante concurrencia. El equipo de colaboradores de la Pastoral de la Salud, atendieron a los feligreses, dando las instrucciones de seguridad sanitaria para cumplir con los protocolos de salud solicitado por las autoridades de gobierno.

Luego de las lecturas del día, el padre Daneri ofreció un sermón con énfasis en la vida de Bernadette Soubirous y el mensaje de la Virgen María en sus apariciones en Lourdes donde mencionó lo verdaderamente importante de los milagros de cuerpo y de alma. La palabra milagro la usamos en una forma extraordinaria. Para cada acontecimiento decimos que fue un milagro. El uso de la palabra milagro es una vivencia de toda la vida.

Unción de los enfermos

COVID nos muestra que somos vulnerables

Además, nos comentó lo vulnerables que hemos sido por la pandemia y el ataque que nos ha dado un pequeño bichito (COVID) que nos ha recordado que somos débiles. La pandemia ha desafiado nuestras familias, a nuestros gobiernos y nos ha mostrado lo que todo cristiano sabemos, que somos débiles. Necesitamos siempre de este Dios que se manifiesta y en esa vulnerabilidad, podemos saber con certeza, qué no estamos solos.

Adicionalmente nos invitó a reflexionar en la importancia de salir a encuentro del prójimo y pensar en el otro. Nos solicitó evaluar lo que la soberbia puede producir en nosotros y nos invitó a ser solidarios con nuestras familias, con los que están solos, con los deprimidos y con nuestro vecino.

La asistencia a la celebración eucarística nos sorprendió ya que el país estaba en uno de los momentos de mayor contagio y pudimos ver la mano de Dios no sólo en el número de personas que se inscribieron para recibir el sacramento de la unción de los enfermos, sino también en los 74 ungidos que nos dio el conteo. Un verdadero milagro de transformación y sanción interíor.

Unción de los enfermos

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.