Publicado el 28. diciembre 2019 In Obras de la misericordia, Proyectos

Navidad Solidaria: desde el santuario de La Plata a los que pasan Navidad en las calles, en los hospitales, en el trabajo

ARGENTINA, P. José María Iturrería, María Fischer •

“Vamos con un presente. A una persona que está en situación de calle, le llevamos algo para que coma; si alguien está trabajando, le dejamos un pan dulce para que comparta con sus compañeros de trabajo; a quien está hospitalizado, un alimento o regalo. Eso es una excusa. El fin no es dar un pan dulce: eso sería una actividad muy chiquita, algo muy superficial. Queremos quedarnos charlando, conocer a la otra persona. Hablamos de todo lo que nos quieran hablar y muchas veces también acompañamos en silencio”, dice Fran Corda. Durante la madrugada del miércoles 25 de diciembre, en la fiesta de Navidad, grupos de jóvenes católicos de la ciudad de La Plata realizaron la “Navidad Solidaria”, organizada por el movimiento católico Schoenstatt. —


Como todos los años, después del brindis familiar, unos cien jóvenes se reunieron en el santuario ubicado cerca de la catedral de La Plata, para salir a recorrer la ciudad visitando a las personas sin techo, a quienes trabajaban en las calles durante la madrugada y a pacientes de diferentes hospitales.

El proyecto “Navidad Solidaria” comenzó en 2001 con 20 jóvenes y hoy conforman ese grupo más de 200 integrantes de la comunidad Schoenstatt, junto a otros movimientos de la región. P. José María Iturrería, asesor de la familia de Schoenstatt de La Plata, expresó: “Participa gente que quiere compartir con el otro un momento de celebración. Es una iniciativa de Schoenstatt en colaboración con movimientos y grupos juveniles de la arquidiócesis de la Plata. En lugar de salir a bailar o pasar la fiesta en soledad o con un reducido grupo de amigos y familiares, tras el brindis, los jóvenes vienen al santuario y se organizan para expandir su espíritu solidario.”

Acercarse a personas que trabajan en la Navidad

“Este fue mi cuarto año participando de Navidad Solidaria, y decidí pasarlo recorriendo lugares para visitar a la gente. Era la primera vez que lo hacía y tenía muchas expectativas sobre cómo nos iban a recibir, las historias que la gente tendría para contarnos, etc. Y si bien esas expectativas se cumplieron, creo que lo que más destaco es la alegría que quedaba después y no solo por haberte acercado a una persona que trabajaba en Navidad para regalarle un pan dulce. Era por ver sus caras felices, por escuchar sus palabras de agradecimiento, saber que de verdad habíamos logrado, con un gesto tan simple, cambiarles la noche por completo. Me fui de cada lugar con el corazón un poquito más lleno, con la seguridad de que en cada persona visitada habíamos dejado un espacio para que Jesús naciera en sus corazones. Cuando volví al santuario, sentí unas ganas enormes de llorar de alegría, porque realmente es más lo que uno recibe que lo que puede llegar a dar. Agradezco a Dios por haberme dado la oportunidad de ser su instrumento un año más, y espero poder seguirlo siendo en todos los años que Él me permita”, comenta Clara Atencio, de la Juventud Femenina de Schoenstatt, La Plata.

Los grupos, conformados por 5 ó 6 personas, recorrieron hospitales, plazas, estaciones de bomberos, comisarías y locales comerciales donde estaba el personal de guardia durante la madrugada de Navidad, entregando pequeños pesebres para expresar el nacimiento de Jesús.

Necesitaba ese momento para reír con nosotros

“Fuimos a un puesto de vigilancia en una plaza, ahí había dos personas. Una era mamá de dos niños y nos contaba que no pudo pasar la Nochebuena con ellos y su marido porque su turno es de las 7 pm hasta las 7 am. Pudimos hablar, reír, hacer que su jornada sea más pasajera; le dejamos golosinas navideñas para que sorprenda a sus chicos cuando se despierten. Y yo pensaba: una madre o padre lo que más desea es ese momento familiar con sus hijos, pero por la necesidad del trabajo no pueden estar ahí. Quizás nuestra visita no quita el hecho de que no están con sus hijos, pero tratamos de animarlos de que lo que hacen, ese sacrificio, realmente vale la pena por el futuro de sus chicos. Ella quedó muy agradecida y contenta, necesitaba ese momento para reír con nosotros, tener esa noche distinta”, comenta Sebastián Iaconis, quien se encarga de difundir Navidad Solidaria en su canal de YouTube: “Culminamos la Navidad Solidaria con una misa al aire libre. Es otra opción para vivir la fiesta. Cuando era más chico pensaba que Navidad era ideal para salir de juerga y demás. Pero me di cuenta de que es más lindo ver el amanecer compartiendo con una persona que está sola. Uno escucha cada historia de soledad y pesimismo… Está bueno salir al encuentro, especialmente ese día”, relata Iako antes de invitar a todos a vivir la experiencia: “Es una propuesta diferente para esa noche. Más allá de que uno crea o no, es la oportunidad de ir al encuentro con el otro“.

Con su familia muy cerca y aún así trabajando en la noche de Navidad

Cumén Putigna, Pastoral Juvenil de la diócesis, relata:

“Este año, en la Navidad Solidaria 2019, vi que una de mis paradas fijas por el recorrido era un puesto policial ubicado en Plaza Belgrano, esperaba que fuera algo similar al que me tocó el año anterior en Plaza San Martín donde los policías eran bastante amigables y pudimos hablar y pasar un muy lindo momento con ellos Lo primero que arreglamos con mi grupo (de 9 personas) fue acercarnos de a poco, ya que quizás los hubiera tomado un poco por sorpresa el ser rodeados de repente por tanta gente y lo que menos queríamos nosotros era que se asustaran. Ni bien nos acercamos vimos a una señorita joven y a un señor ya bastante más adulto, ambos policías conversando y viendo sus celulares, claramente aburridos, y entonces comenzamos a saludarlos con las manos, al vernos la chica nos saludó también y salió con una linda sonrisa a recibirnos

Y ahí los conocimos, ambos platenses, con su familia muy cerca y aún así trabajando en la noche de Navidad, cumplían su turno de 19:00 a 7:00 y estaban ansiosos de poder ir a pasarlo con sus familias. Nos contaron que al menos era una noche tranquila y no habían tenido ninguna emergencia que atender pero que si bien tenían la compañía del uno con el otro no pasaban una muy divertida noche, fue entonces cuando comprendimos que por algo tuvimos la misión de pasar por allí y que no podíamos irnos sin sacarles unas cuantas sonrisas. Charlamos durante más de media hora desde vivencias en Navidades anteriores hasta chistes y experiencias divertidas que habíamos tenido. Finalmente, cuando vimos que habíamos logrado darles un poco de esa alegría que todos se merecen esa noche, decidimos irnos a nuestro siguiente destino y dándole un pesebre a la chica para sus dos hijitos que esperaban ansiosos su llegada nos despedimos, ésta vez recibiendo un muy fuerte abrazo de parte de cada uno, notando así que habíamos logrado la meta de hacerlos pasar un lindo momento.”

Navidad es más

“Jesús vino para todos, lo fueron a ver pastorcitos y reyes y después salió al encuentro de pecadores y los hizo pescadores de hombres. Navidad Solidaria es una oportunidad para revivir ese mensaje, sin excluir a nadie. ¿Cuál es la diferencia entre uno que trabaja de conductor, de bombero, de prostituta o de “trapito”, el que te vende estampitas o sahumerios, el que vive en el campo o vive en la ciudad, un pro vida y un feminista? Sí, da lo mismo ser vagabundo que millonario, robar toda la vida o salir a trabajar, ser lindo, ser feo, ser bueno, ser malo… lo importante es si supiste disfrutar.

Una frase que me da vueltas en la cabeza desde que la escuché, pero sobre todo, la última palabra: disfrutar. Me quedó resonando. Tengo el presentimiento de que ahí está la clave y quiero descubrirla. ¿Qué es disfrutar? ¿Tiene límites? ¿Se puede disfrutar bien? ¿Está condicionado por la moral, por la ética? ¿Se puede disfrutar cualquier cosa? ¿Qué es eso? ¿Por qué dejo de disfrutar cosas? Pienso en fumar, nada más placentero que eso ¿se puede dejar de disfrutar? Cuando dejas de disfrutar al burlarte de alguien, de hablar mal de tu compañero, cuando dejas de disfrutar de hacer trampa, de emborracharte todos los fines de semana. ¿Se puede disfrutar bien? Porque también disfruto al estar con amigos, con mi familia, con mi novia, jugar al futbol, y mirarme una peli y eso también es disfrutar y no me arrepiento. ¿Puede ser tan ambiguo disfrutar?

“Lo importante es si supiste disfrutar”… supiste, otra vez ese eco. ¿De dónde viene esa palabra? supiste, de saber… sabiduría, la sabiduría proviene de la reflexión de las experiencias y yo ya tengo algunas. Entonces ¿cuándo sé disfrutar? No lo sé, nunca lo pensé. Pero deduzco que saber disfrutar es no haberse arrepentido de haber hecho algo, tarde o temprano me voy arrepentir de cosas que hice porque las voy a mirar desde otro punto de vista, con otra experiencia, con otra sabiduría. Pero de lo que nunca me voy a arrepentir es de amar; saber disfrutar es saber amar, y amar podemos todos desde un vagabundo a un millonario, de uno que sale a robar y otro que sale a trabajar, desde un pastorcito a un rey y nosotros amamos, porque Él nos amó primero. El amor de Jesús es igual de infinito para todos. Él vino para todos, lo fueron a ver pastorcitos y reyes y después salió al encuentro de pecadores y los hizo pescadores de hombres. Navidad Solidaria es una oportunidad para revivir ese mensaje, un amor que no excluye a nadie, un amor que no se arrepiente”, dice Juan Pedro Martínez Vargas, Jefe de rama de la Juventud Masculina Platense.

Allí aparecen distintas historias, tantas como personas te encuentres

«Las fiestas de fin de año son momentos de encuentro, en especial la Navidad, por lo que representa con la venida del niño Jesús.

Las familias se juntan y comparten esa noche que los reúne alrededor de una mesa a todos los que pueden, como pocas veces sucede a lo largo del año.

Luego del brindis muchos jóvenes replican esto, pero a su vez salen a recorrer las calles de la ciudad en busca de los que por diversos motivos están solos en esta fecha tan especial.

Allí aparecen distintas historias, tantas como personas te encuentres. Cada palabra, charla, gesto o simple saludo puede transformarle la noche a aquellos que desean que esas horas se pasen lo más rápido posible.

Cada relato te logra conmover, te interpela y reafirma lo necesario de que estés con ellos en ese momento.

Algunos les tocaba trabajar por primera vez en esta fecha y veían la indiferencia de la gente que pasaba sin siquiera desearles ¡Feliz Navidad! Otros ya estaban más acostumbrados y se preocupaban por quienes no tienen trabajo y están en situación de calle.

La entrada de un banco, de una facultad o el costado de un edificio son lugares comunes de la gente que no tiene un hogar donde vivir. Ahí la realidad es dura, pero es donde más valoran que pasemos un rato con ellos. La compañía y la charla de cualquiera sea el tema permite que en ese momento ellos y nosotros nos olvidemos de todo.

La Navidad Solidaria es una demostración de entrega y servicio que te llena ampliamente, pudiendo ver nacer a Jesús en cada persona que te encontráis esa noche», dice Joaquín Morosi, Juventud Masculina de La Plata

Finalizados los recorridos, los grupos regresaron al santuario para compartir el testimonio de lo vivido y participaron de una misa de acción de gracias, presidida por el obispo auxiliar de La Plata, monseñor Alberto Bochatey (Orden de San Agustín), dejando en manos de Dios cada encuentro vivido durante la misión.

La logística de la “Navidad Solidaria” se organiza con un mes de anticipación y, además de incluir la recolección de alimentos para el recorrido, también preparan un mensaje para trasmitir.

 

Repercusión en la prensa:

El Día, La Plata: https://www.eldia.com/nota/2019-12-26-3-56-46-jovenes-catolicos-compartieron-la-navidad-solidaria-en-distintos-rincones-de-la-region-la-ciudad

La Nación, Buenos Aires: https://www.lanacion.com.ar/870185-una-navidad-solidaria-y-en-compania-en-la-plata

AICA: http://www.aica.org/42527-jovenes-platenses-realizaron-una-navidad-solidaria.html

Gente: https://www.gente.com.ar/actualidad/conoce-al-youtuber-que-festeja-navidad-con-quienes-menos-tienen/

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *