Publicado el 20. diciembre 2019 In Proyectos, Sinodo 18

María atrae a corazones jóvenes en el Festival Católico Juvenil 2019 (ACYF) en Perth, Australia

AUSTRALIA, Hna. M. Rebecca •

El Festival Católico Juvenil de Australia (ACYF) se lleva a cabo cada dos años en una ciudad australiana diferente y es una oportunidad para que miles de jóvenes católicos, entre los 15 y 25 años, se reúnan, se encuentren con Jesús y celebren su fe. Este año tocó a Perth, en Australia Occidental, la ocasión de ser anfitriona del ACYF 2019, con la temática ‘Escucha lo que dice el Espíritu’. Nos preparamos para dar la bienvenida a 5,500 jóvenes de todo el país desde el domingo 8 hasta el martes 10 de diciembre. —

La Expo ACYF, con más de 80 estands de agencias católicas participantes, entre organizaciones, órdenes religiosas, movimientos eclesiales y todo tipo de grupos católicos de toda Australia, ofreció un vasto repertorio de actividades interactivas y vivenciales, mediante las cuales se invitaba a los jóvenes a explorar el alcance de la misión de la Iglesia en Australia.  Nuestra familia schoenstattiana de Australia Occidental quiso involucrarse en uno de los estands para compartir con la juventud nuestro amor por Schoenstatt, el santuario, la Virgen Tres Veces Admirable y nuestro fundador.

Como parte de nuestra preparación, invitamos especialmente a nuestra Madre y Reina a estar presente en nuestro stand como Virgen Peregrina y en nuestros santuarios-corazón, y le pedimos que atrajera poderosamente a los corazones jóvenes hacia ella. ¡Y eso fue exactamente lo que hizo!

Angela, Manoela y la Hna. Rebecca apoyando a un grupo de la juventud con brazaletes decenarios

El brazalete decenario como llave para abrir puertas

La Hna. Rebecca y jóvenes haciendo brazaletes decenarios

Guilherme Dias (de los matrimonios jóvenes de Schoenstatt) comentó: ¡Fue una alegría ser parte del ACYF en representación del Movimiento! El primer día tuvimos cientos de visitantes y muchos de ellos estaban interesados en hacer un brazalete decenario. Mientras hacíamos los brazaletes tuvimos oportunidad de explicarles más acerca de Schoenstatt. ¡Estoy muy feliz de haber sido parte de esto!  

Manoela Costa Pereira (de la juventud de Schoenstatt) sintió que fue una experiencia enriquecedora para ella el haber compartido un poco de nuestro gran y hermoso mundo de Schoenstatt.  ¡Pude ver que muchos jóvenes estaban fascinados con nuestra rica espiritualidad!  Al mismo tiempo fue un reto intentar hablar sobre Schoenstatt en inglés, ya que apenas llegué de Brasil hace cuatro meses. Sin embargo, estoy segura de que el Espíritu Santo y nuestra Mater me usaron como instrumento suyo.

Después de hacer un brazalete decenario, se invitó a los jóvenes a tomar una tarjeta de oración, novena o panfleto sobre Schoenstatt y, si querían, escribirle una intención o petición de oración a María, que llevaríamos a su trono de gracia en el santuario de Mount Richon. Era conmovedor ver que la vasija de intenciones se llenaba más cada día. ¡A veces el estand estaba tan lleno de jóvenes que uno de ellos ingeniosamente usó la espalda de otro para escribir ahí su intención!

400 galletas de santuario con 400 mensajes

Con el obispo McGuckin, de Toowoomba, Queensland

Antes de irse, les ofrecían una galleta en forma de santuario. Lina Woodbrook (de los matrimonios de Schoenstatt) y su familia se ocuparon de hornear y decorar más de 400 galletas en forma de santuario para el evento. Cada galleta tenía una diferente frase de nuestro fundador. ¡Sí, cada una era un teléfono del padre individual! Algunos de los jóvenes que leían las frases estaban visiblemente conmovidos, porque era exactamente una respuesta a alguna oración, pregunta o conflicto en sus corazones. Lina experimentó la alegría de ver la última de las galletas desaparecer a eso del mediodía del día final. Dijo: Fue tan refrescante ver la fe de esos jóvenes, oírlos decir tan convincentemente: ¡Yo amo a Dios!  

¡Mi familia y yo vamos a tu santuario con cierta frecuencia y me encanta ese lugar!

A través de la presencia de nuestros miembros del Movimiento y de nosotras, las hermanas, pudimos presentar a Schoenstatt como a una familia diversa. Algunos de los jóvenes comentaron sobre el hecho de que nuestro estand era diferente, porque no solamente veían a las hermanas, sino a gente ordinaria que ama a Schoenstatt.  Las conversaciones espirituales que tuvimos con los que llegaron fueron pequeños momentos de gracia, pequeñas oportunidades para compartir nuestros tesoros de fe en la Divina Providencia, nuestra misión de ser María por hoy, el poder de la alianza de amor y la experiencia del santuario como un lugar de gracias. Un joven dijo: ¡Mi familia y yo vamos a tu santuario con cierta frecuencia y me encanta ese lugar! Llegaron obispos, sacerdotes y seminaristas que conocieron nuestro santuario en Sídney, en Nueva Gales del Sur, así como un número de hermanas religiosas que vieron nuestra imagen de la Mater y simplemente tenían que detenerse, ¡porque yo amo a nuestra Virgen María!

Siobhan Page (de los matrimonios jóvenes de Schoenstatt) también sintió que la experiencia en el estand fue estupenda: Fue maravilloso ver el entusiasmo con el que los jóvenes querían conectarse con todo lo que ofrecíamos. Me conmovieron especialmente los visitantes aborígenes del Territorio Norte, que claramente se sintieron atraídos por la imagen de la Virgen Tres Veces Admirable y querían llevársela con ellos para compartirla en casa. Toda la situación tenía definitivamente una sensación de que estaba bajo el manto de nuestra Mater, guiada por el Espíritu Santo. Era algo muy especial.

La Hna. Lisette con un grupo haciendo brazaletes decenarios

La Virgen Tres Veces Admirable estaba claramente trabajando

Al ver en retrospectiva el tiempo que pasó en la Expo, Angela Tuhakaraina (de las madres jóvenes de Schoenstatt) dijo: Fue una experiencia muy emocionante y estoy asombrada por la cantidad de jóvenes que asistieron al evento, especialmente los que se detuvieron en nuestro estand de Schoenstatt. Los jóvenes llegaban en pequeños grupos, unos tras otros, y la Mater estaba claramente trabajando, atrayéndolos. ¡La atmósfera y la energía eran asombrosas! Estoy muy orgullosa de haber sido parte de esta maravillosa experiencia.

Este es el mayor evento de la juventud católica que se haya llevado a cabo en Australia Occidental. Antoinette Donegan (de las madres jóvenes de Schoenstatt) lo resumió de esta forma: Esta parecía ser una oportunidad única para compartir Schoenstatt. No puedes mantener algo como Schoenstatt, que es tan maravilloso, solamente para ti.

El siguiente Festival Católico Juvenil de Australia se llevará a cabo en diciembre de 2021. Los obispos planean hacerlo esta vez en alguna ciudad pequeña, en lo que se conoce como Australia Regional.

Original: inglés. Traducción: Eduardo Shelley, Monterrey, México.

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *