Publicado el 25. noviembre 2019 In Iglesia - Francisco - Movimientos, Proyectos

Y de repente, él estuvo ahí

PARAGUAY/VATICANO, Joaquín Santiviago •

Cuando en febrero y marzo del 2017, hicimos la audición para formar el Coro Alegría, con Alejandra Almada, actual directora, Giani Klein, Guada Álvarez, Piru Abente, Mariano Abente y el Prof. Carlos Cazal, no nos imaginábamos que una avalancha de casi cien personas tenía tanta sed de alabar al Señor con el don de su voz.  Esto catapultó la ambición de hacer un coro lo más profesionalmente posible sin ser profesionales de la música, a excepción de Alejandra quien como profesional hoy es la cabeza del coro. No se escatimaron los anhelos ni los sueños en ningún momento.  

Cinco meses después, para la toma de túnicas de ese año, en Tuparendá, el coro estaba cantando con una orquesta formada por casi 30 músicos, todos profesionales.  A partir de agosto, con iniciativa de la Fundación José Kentenich de Paraguay, el coro estaba grabando el Rosario Cantado, el CD llamado: “Alégrate Conmigo” (Mt. 25, 21). 

El anhelo de que el primer lanzamiento le llegue al Papa Francisco

Con el deseo de cultivar la oración del Santo Rosario con la ayuda de cantos y con la ambiciosa misión de ofrecer nuestro don musical como arte para que las personas puedan unir su corazón con el corazón de Dios y de María, el 29 de diciembre se lanzó del CD, lo que constituyó un hito en el coro.

En marzo del 2019, pude visitar al coro, dado que actualmente vivo en Barcelona por estudios. En esa ocasión comenté a todo el Coro Alegría el deseo de poder entregar al Papa Francisco, en propias manos, el CD como regalo para él.  Sentí que el coro se puso en campaña espiritual para conseguirlo, sabiendo que no es fácil entregar algo en propias manos al Papa.  Varias personas pensaron en algunos medios para lograrlo y en el mes de junio, en un viaje a Roma, pude entregar el CD al Mons. Guido Marini, el maestro de ceremonias del Papa.  Junto a este regalo iba una carta explicatoria de lo que como coro habíamos hecho.  Mons. Guido me dijo que con mucho gusto lo haría.

La oportunidad de cumplir ese anhelo llega en el Congreso Internacional de Música Sacra

No sé si en esa ocasión le llegó el CD al Papa, pero quedé con la esperanza de que alguien cercano a él pudiera hacerlo.  Pero los días 7, 8 y 9 de noviembre, hace unos días, tuvo lugar en Roma, el Congreso Internacional de Música Sacra: «IGLESIA, MÚSICA, INTERPRETES: UN DIÁLOGO NECESARIO», en el que participamos doscientas personas de muchos países del mundo, de entre ellos cinco paraguayos más.  Este congreso culminó con una audiencia especial con todos los participantes del congreso con el Santo Padre, fue en la Sala Clementina, ahí donde Benedicto XVI anunció su histórica renuncia.  Mientras esperábamos en la sala había un cierto ambiente de tensión, sabíamos que de la nada el Papa estaría allí entre nosotros dándonos un mensaje del cual rescato este párrafo:

El artista, el intérprete y, en el caso de la música, el oyente tienen el mismo deseo: comprender lo que la belleza, la música y el arte nos permiten conocer sobre la realidad de Dios. Y quizás nunca antes los hombres y las mujeres lo han necesitado tanto como en nuestro tiempo. Interpretar esta realidad es esencial para el mundo de hoy. [1]

La contemplación de los misterios de la vida Jesús en el rezo del rosario, con ayuda de las música interpretadas por el Coro Alegría, ha querido y quiere, justamente dar a conocer esta realidad divina de Dios, aquella que, como en la Parábola de los Talentos, con los dones multiplicados, el Señor nos invita a la alegría, la más plena, la del corazón, cuando nos dice: “Ven y alégrate conmigo” (Mt, 25, 21).

Un breve instante con el Papa que significó mucho

Luego de su mensaje cada participante pudo saludar en persona al Santo Padre, yo estaba sentado al final de todos, lo veía de lejos y guiados por los custodios del Papa fuimos formando fila, para saludarlo, un valiente entonó el Himno del año de la Misericordia: Misericordes sicut Pater.  Avanzábamos como si fuera una fila de comunión, bastante ágil.  A medida que me fui acercando la emoción me empezó a superar, no parecía ser cierto, pero me dije a mi mismo: Joaquín, no es el momento de soltar lágrimas, tenes que poder darle el CD al Papa.

Y de repente, él estuvo ahí, con una sonrisa.  Quien me precedía en la fila era también un paraguayo, cuando lo saludo le dijo: ¡qué muchos paraguayos!, entonces mi presentación fue: “Acá viene otro paraguayo más”, frase que concluyó con un apretón de manos.  A continuación le pude decir: Papa Francisco, este CD es un regalo de parte del Coro Alegría de Paraguay, para usted, en la carta le explico un poco más, va con mucho cariño.  Mientras lo explicaba lo miró atentamente y con sonrisa lo tomó y me dijo dos veces: “Muchas gracias, muchas gracias”.

El CD no solamente llegó al Papa, sino que llegó a LOS Papas

Al salir de la fila me acerqué a Mons. Georg Gänswein, Prefecto de la Casa Pontificia y secretario personal del Papa emérito Benedicto XVI, y le entregué también un Cd, para ellos dos, con sonrisa también lo recibió muy agradecido.  Y así, se cumplió ese anhelo de todo el Coro Alegría y como decía Miguel Blasco, un miembro del coro: ¡que privilegio que dos papas puedan tener el CD: “Alégrate conmigo”!

Si bien este encuentro fue un flash en el que en unos pocos segundos pude entregar en propias manos el disco al Papa, y luego de haberlo meditado un poco, soy consciente que estar ahí fue un empujón espiritual tan real e increíble de todo un coro que dedica como apostolado tiempo de su semana ofreciendo como regalo para todos este don musical que tan feliz nos hace, porque viene de Dios: nuestro canto que nos hace uno.  Por eso, esta entrega simboliza que si nuestro don puede llegar al Papa, también puede llegar al mundo entero, a cada persona, a cada comunidad, para que pueda tocar corazones y ser rezado cada día por miles de personas de habla hispana en todo el mundo. Hoy esto que fue entregado al Papa, ya está también en las plataformas de música disponible para todos.

Como colaborador del coro, tengo la certeza de que la mirada tan cariñosa que hace el Papa al CD en el momento de la entrega y sus pocas palabras, pero muy sinceras a la vez, no fueron a mí sino que es para TODOS Y CADA UNO del coro, un cariñoso y doble: ¡MUCHAS GRACIAS, MUCHAS GRACIAS!, palabras de agradecimiento de quien, como representante habla en nombre de Cristo en la tierra.

María, la fiel colaboradora estuvo presente

Finalmente, quien estuvo detrás de todo este gran regalo fue la queridísima Virgen María, quien quiso que se nos de este hermoso regalo que no es sino para Ella misma, para que más personas puedan rezar el Rosario, a Ella, quien nos motiva y empuja a elevar nuestro canto.  Mucho le hemos pedido a María, y puedo decir con total convicción que este encuentro no fue otra cosa que una conquista de todos, como anteriormente dije, con un empuje espiritual por parte del coro, ofreciendo nuestras pedidos a la Virgen que con tanto cariño nos mira y nos canta a nosotros que somos sus niños muy queridos, y que como decía Don Bosco: ELLA LO HA HECHO TODO, con amor y con alegría para mayor gloria de Dios.

[1] Discurso completo del Santo Padre Papa Francisco en ocasión al congreso de música sacra.

Sobre el congreso

Fotos: Osservatore Romano, con permiso

Datos del Coro

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *