Publicado el 13. mayo 2019 In Proyectos, Schoenstatt en salida

Motociclistas Misioneros de Schoenstatt celebran 14 años de bendiciones

PUERTO RICO, Edgardo L. Rivera Ramos •

Con la corrida titulada La Triple Corona de la Mater, los Motociclistas Misioneros de Schoenstatt (CMMS) en Puerto Rio celebramos los 14 años de rodaje por las calles de la pequeña isla, llevando el mensaje de María y de la Iglesia a otros hermanos motociclistas. También la ofrecimos por la salud de una hermana motociclista enferma de cáncer. —

El pasado domingo, 5 de mayo, los Motociclistas Misioneros de Schoenstatt, capítulo de Puerto Rico, nos reunimos desde muy temprano en el pueblo de Cabo Rojo, al suroeste de la isla, para visitar los tres Santuarios de Schoenstatt. Recorrimos un total de 109 millas (176 Km) desde el primer santuario hasta el último. También se unieron algunos hermanos de otros clubes con quienes, de una manera muy especial, hemos estado compartiendo las carreteras de Puerto Rico. Aprovechamos la ocasión para dar a conocer algunos de los puntos más importantes del Movimiento Apostólico de Schoenstatt: Schoenstatt y la Alianza de Amor, el Santuario y las tres gracias, y la coronación a María. Esto se logró en coordinación con la Hermana M. Sophy Ann Rivera, Asesora de la Campaña del Rosario de la Mater Peregrina en Puerto Rico.

Misioneros junto a la Hermana Ma. Sophy Ann, Santuario de Juana Diaz

Primera corona: Santuario de la Solidaridad

El punto de encuentro fue el Santuario de la Solidaridad, nuestro Santuario Nacional, a las 7:30 am. Todo comenzó, “a la sombra del Santuario”, con el rezo del rosario, donde meditamos los misterios gloriosos de la vida de nuestro Señor Jesucristo. Al entrar al santuario, hice una introducción a la actividad, presenté a dos nuevos miembros del CMMS y continuó con la charla “Schoenstatt y la Alianza de Amor”, ofrecida por el hermano líder de los Madrugadores de María en Puerto Rico, Luis Ojeda. Luego, las Hermanas de María nos ofrecieron un desayuno y tuvimos un compartir. Finalmente, partimos hacia nuestra próxima parada.

Segunda corona: Santuario Cenáculo de la Inmaculada Madre del Redentor

Llegamos a las 11:00 am al Santuario Cenáculo de la Inmaculada Madre del Redentor, en el pueblo de Juana Díaz, donde, por la Divina Providencia, varias personas sellaban su Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable. Concluida esta actividad, comenzó la celebración Eucarística y posteriormente, tuvimos la segunda charla del día, “El Santuario y las tres gracias”, ofrecida por la Hna. M. Sophy Ann. Ella nos explicó, de una manera muy especial, como la Mater nos regala las gracias de cobijamiento, transformación interior y envío apostólico en el santuario. Luego, partimos para almorzar y tomarnos un café.

La Divina Providencia

El visitar los tres Santuarios de Schoenstatt el mismo día, en Puerto Rico, es una actividad difícil para coordinar y toma muchas horas en ejecutar, particularmente si en cada Santuario se tendrán varias actividades y se va en moto. Como si fuera poco, al coordinar las tres charlas solo conseguimos quienes nos ofrecieran las primeras dos. Por compromisos previos, no había una persona, en este caso un sacerdote, disponible para hablarnos de “¿Qué significa coronar a la Mater?” Así pues, me preparé para cubrir dicho tema.

Ahora bien, al concluir el almuerzo, salimos en busca del muy deseado café de la tarde, lo que nos consumió bastante tiempo. “Llegaremos muy tarde al Santuario de Hatillo…”, pensé yo, “…pero bueno, que sea lo que Dios quiera.”. Y efectivamente llegamos tarde, pero fue un acto de Dios y verán por qué.

Los misioneros junto al Padre Luis en el Santuario Magnificat

Tercera corona: Santuario Magnificat

Al llegar al tercer y último santuario de la jornada, el Santuario Magnificat, en el pueblo de Hatillo, nos encontramos con una gran sorpresa: la actividad que impedía que el padre Luis nos atendiera, recién terminaba. Así pues, nos acercamos a él para saludarle e inmediatamente, le pregunté si tenía tiempo para nosotros, a lo que contestó que sí con una sonrisa. Por esta razón Dios permitió que nos atrasáramos en conseguir el café, para que al llegar al santuario, pudieran ofrecernos la charla.

Así, subimos al santuario (queda en lo alto de una loma), le hice un recuento de lo acontecido en los otros santuarios y le indiqué el tema del cual debería hablarnos: ¿Qué significa coronar a la Mater? De una manera hermosa nos explicó que, entre otras cosas, cada corona es diferente y que cada cual (sea para un santuario filial, santuario hogar o santuario corazón) corona a la Mater por un motivo diferente, personal, apelando a las circunstancias del lugar o persona.

En resumen, fue una peregrinación maravillosa, llena de las maravillas de Dios y que estoy seguro dará mucho fruto espiritual a los motociclistas en Puerto Rico y especialmente a los Motociclistas Misioneros de Schoenstatt en Puerto Rico y Alemania. A continuación, comentarios de algunos de los participantes:

Para mi significa una renovación de fe, así como la renovación bautismal que nos reafirma en la fe y como hijos de Dios, así considero esa corrida. ¡Un nuevo sí a la Mater, una nueva y rejuvenecida entrega misionera para la evangelización en 2 ruedas y nuestros chalecos!” (Rubén, miembro de CMMS)

Gracias a todos Edgardo y Edgar, tremenda corrida con ustedes. Dios y la Mater los protejan siempre. Un honor rodar con ustedes Motociclistas Misioneros del Santuario.” (Juan, miembro de otro club)

Estoy muy agradecido de todos los misioneros del CMMS quienes dijeron “sí” a esta actividad (Edgar, Wilma, Rubén, Valdo, Roberto e Iván y Yamil) y muy especialmente a otros motociclistas que por los pasados meses nos han acompañado en otras corridas y con quienes hemos estrechados nuevos lazos de hermandad: Juan, Héctor y Joe Pedro (Love). ¡Dios les bendiga y la Mater les proteja a todos!

Frente al Santuario Magnificat., Hatillo

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *