Publicado el 25. noviembre 2018 In Proyectos

Intensivo, agotador, ingenioso, ligero

ALEMANIA, Melanie y Ulrich Grauert •

Intensivo, agotador, gratificante, ingenioso, atmosférico, climático, magnífico, algo casual, ligero… tal es la experiencia de algunos participantes al finalizar la “Jornada para Empresarios y Directivos”, que tuvo lugar del 9 al 11 de noviembre, con luminoso tiempo otoñal, en el Centro de Schoenstatt de Memhoelz. El programa: los participantes y sus experiencias, en el probado método de IKAF, copiado de la revista MTA. —

Tres participantes habían compartido recientemente una experiencia común con los ejercicios de navegación en la costa de Croacia. Y provocan en los demás – además de sana envidia- un desafío, para trasladar esta experiencia a la vida cotidiana de la empresa.

Navegar…una “sección temporal“

El jefe  de la sección  es el capitán del barco. No puede hacer el trabajo solo y necesita colaboradores. Y cuando todo está “a punto”, se puede probar realmente cómo funciona el liderazgo. También hay que cuidar el cultivo del espíritu a bordo. Los empleados deben estar integrados en los procesos de la empresa (navegar). Hay gran cantidad de tareas pendientes, que deben ser distribuidas.

Importante: Cada uno que asuma una tarea, debe cumplirla, de lo contrario nada funcionará. Solamente el amarre en el puerto: se distribuyen los cabos y todos tienen que estar listos y saber cómo funciona. Es un poco accidentado al principio, pero pronto funcionará, porque todos lo tienen claro.

Es emocionante ver cómo las personas/colaboradores se involucran en cómo estar integrados. Y es bueno ver cómo, en el transcurso de una semana, todos han encontrado su tarea y su responsabilidad para recorrer un largo camino y han contribuido al éxito de este “giro”.

Este principio también se puede reflejar en la empresa: ¿Cómo integro a mis colaboradores? ¿Cómo utilizo las habilidades de mis empleados? ¿Cómo integro las habilidades de cada individuo en el equipo total? Todos encuentran su tarea.

Por ejemplo, hubo alguien que aportó sus habilidades para escribir un relato. Fue interesante ver que todos los participantes en la semana de navegación eran “personas de acción” y, sin embargo, había unión, porque se involucraron mutuamente y también tenían la confianza de que funcionaban juntos.

Como capitán hay que delegar la responsabilidad en determinados asuntos y confiar que el otro lo hace correctamente. Crece la disposición a hacer algo que no necesariamente le compete y no necesariamente le gusta.

Y luego vienen las situaciones, están en cuestión los avisos del capitán. Cuando el viento arrecia, dice: “Chalecos salvavidas puestos, tensar las velas” y luego el “jefe” va al timón. El barco está inclinado y navega. Alguno sin experiencia contiene un rato el aliento. Pero siente: “Tengo un capitán, y él conduce”.

Es fascinante. El triple entusiasmo concentrado es contagioso. Y así es como surgió durante esta jornada para Empresarios y Directivos: un viaje en velero de IKAF… Un fin de semana en el lago o, mejor aún: una semana en Croacia … Donde todos se ponen al timón y experimenten de primera mano: ¿Qué sucede cuando asumo el liderazgo? ¿Qué se siente ante el liderazgo? ¿Qué pasa si no tomo la iniciativa? Y también la experiencia: ¿a quién le doy qué tarea? y observar: ¿Quién hace esto bien? ¿Quién ha descubierto las habilidades y, por lo tanto, las fortalezas de cada individuo?

La nueva forma de comunicación interna: sumergirse en el COFFEE-TALK – intercambio – escuchar lo que pasa

Una compañía líder en electrónica de consumo y servicios para millones de clientes, en Alemania, ha desarrollado un nuevo concepto. Para mantenerse en contacto regular e intercambiar con los propios empleados, realizan los llamados CAFÉ-TALK.

Empleados de diferentes áreas de la empresa y diferentes niveles jerárquicos son invitados por la gerencia varias veces al año.

 

El concepto está claro:

  • Correo electrónico de invitación con humeante taza de cappuccino
  • 4 o 5 mesas altas, libertad para elegir sitio‘
  • Buen café
  • Tiempo limitado (una hora y media)
  • A cada colaborador se le invita 2 ó 3 veces al año
  • Conversación abierta, tema libre, nada previsto
  • Pregunta: ¿Que cuestiones han surgido en las últimas semanas/meses?
  • Sin actas de reunión, sin un TODO subsiguiente

Como no es costumbre, se necesita un fuerte anuncio previo de que realmente se puede/debe hablar de lo que en ese momento conmueve

Los colaboradores o empleados que ya han participado, están entusiasmados: “¡Es genial, fantástico, simplemente positivo!…” A través de la conversación abierta, sin nada previsto, todos se involucran y sólo se habla de lo que es candente en el momento, de lo que interesa. La información se transmite ¿qué se ha estropeado y cómo lo vamos a resolver juntos? ¿Qué se ha notado en relación con la marcha de la empresa?

Y lo mejor: sin actas de la reunión, sin TODO subsiguiente. Pero la experiencia muestra que lo que se comenta sigue con vida y se aplica a continuación de forma sencilla y cómoda a la empresa. Los empleados de la gerencia van de mesa en mesa y entran en la conversación: ¿qué se mueve, qué pasa…?

Dado que se reúnen empleados de distintos departamentos (tecnología, garantía, reclamaciones de clientes, liquidación, administración, disposición, etc.) de repente surge otro tipo de relación: “… Hay una ‘cara’ delante de mí, lo conozco… en lugar de mandar el siguiente correo electrónico, le llamo por teléfono… ”

A veces lo que se discute frente a una taza de café, consigue mucho más que lo que se discute en una reunión oficial, fijada en la agenda.

Un empleado comenta:

“….trabajo en el servicio telefónico de atención al cliente, para reclamaciones. La comunicación entre el comercial, el técnico y el servicio al cliente se realiza a través de SMS directamente por el móvil de empresa. Un técnico, desplazado para largas distancias en la zona del Ruhr, era conocido por las reclamaciones de los clientes sobre impuntualidad y citas atrasadas. Cada vez que se mandaba un SMS sobre él, subía la tensión. Un día lo tuve delante en un COFFEE-TALK y estuvimos hablando del tráfico y los atascos en las carreteras entre Duisburg, Essen, Wuppertal y Dortmund – uno de los grandes triángulos de las Bermudas de las autopistas alemanas. Después me quedó claro. Estoy más a gusto al teléfono con las reclamaciones de los clientes, que como técnico estresado en la autopista. Unos días más tarde llegó otro SMS: retraso, un grito de socorro de ese técnico: “atasco total en la A1, no llego a la cita”. Y de repente todo era distinto. Lo conozco – atasco total – realmente no puede hacer nada. La conversación telefónica con el cliente, que al principio estaba nervioso, fue mejor que otras veces. Yo tenía claro: si tienes una cara ante ti, sabes con quién trabajas en el círculo de colegas.

De repente, hay una cualidad diferente, ya no trabajas para un departamento anónimo, se vuelve personal, la relación crece y la calidad del trabajo aumenta… sé con quien estoy tratando.”

Protección de datos & Co. – Autoridad, reglas….y ¿cómo lo manejo?

Un punto fuerte en la Jornada para Empresarios y Directivos fue la presentación de Manuela y Peter Miller. Llevan años personal y profesionalmente dedicados al tema de las telecomunicaciones

Durante años, profesional y privado en el camino en el área de TI. Su aporte, enriquecedor e informativo sobre calidad y protección de datos, fue provocado por una larga discusión en la conferencia anterior a principios de año. Una y otra vez la conversación volvió a la Ley Básica: la dignidad del hombre es inviolable. De eso se trata la protección de datos personales.

¿Qué reglas le sirven al hombre? Las nuevas regulaciones de protección de datos (Reglamento General de Protección de Datos [ RGPD]) son ciertamente extensas, se piensa mucho y se requieren nuevos procedimientos. Pero también quedó claro que no se puede hacer sin reglas. Según el padre Kentenich, el espíritu crea formas. La dignidad del hombre es inviolable, por lo que necesitan formas que la aseguren, como laRGPD; pero hay que vigilar que la forma no “se coma” al espíritu. La ley es protección y salvaguarda (como una forma del espíritu), pero la ley sola, sin el espíritu, no protege adecuadamente. Como personas queremos seguir actuando activamente y nosotros mismos usamos “la esclavitud externa para el crecimiento de la libertad interior” (PK). Y, finalmente, la familia Millell apela: “Decidámonos libremente para obedecer las leyes que nos imponen las autoridades legales. Todo acto de sumisión racional nos hace interiormente libres e independientes.”

Por cierto, también está claro que – además – Schoenstatt debe manejar los datos personales con cuidado. ¿Por qué schoenstatt.org no transmite direcciones de correo electrónico de otros schoenstattianos, por qué hacen el esfuerzo de que su página sea compatible con la RGPD, y por qué rechazan la publicación de artículos en los que se consulta información personal, sin estar claramente seguro de para qué se utilizan? Por la RGPD, profesionalmente, por supuesto,  y… por eso de la dignidad y la libertad del hombre, schoenstattianamente.

Palabras del P. Kentenich

El sábado por la tarde llegó el momento de dejarse inspirar por los textos del P. Kentenich. Siempre nuevo, actual y realce de la personalidad. Extraídos del Acta de Prefundación, del 27 10.1912:

 El grado de nuestro avance en la ciencia debe corresponder al grado de nuestra profundización interior… así lo exigen nuestros ideales y las aspiraciones de nuestro corazón, lo exige nuestra sociedad, lo exigen sobre todo nuestros contemporáneos (colaboradores)… tendremos que ejercer una profunda y eficaz influencia en nuestro ambiente y lo haremos, en último término, no por el brillo de nuestra inteligencia, sino por la fuerza, por la riqueza interior de nuestra personalidad. Tenemos que aprender a educarnos a nosotros mismos. A educarnos a nosotros, con todas las facultades que poseemos…”

Fotos: Wolfgang Branz

Contacto, información:  [email protected]

Original: alemán, 19.11.2018. Traducción: Paz Leiva, Madrid – España/mar

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *