Publicado el 28. agosto 2016 In Casa Madre de Tuparenda, Proyectos

Sólo Ella

PARAGUAY, Casa Madre de Tuparenda, Ana María Acha •

En las fotos de la bendición de la Casa “Madre de Tupãrenda”, se la ve a Ana María Acha, presidente de FundaProva (Fundación para la promoción de valores y la prevención de la violencia), con uno de los primeros repollos de la huerta orgánica en sus manos. «Parece que tuviste que seguir tocándolo para creer que es real lo que viviste el 22 de agosto», le dije – y como respuesta me envió este testimonio de la «antesala» de la bendición, una vivencia inolvidable que forma parte de la historia maravillosa de la Casa “Madre de Tupãrenda”.

 x

Corría el primer semestre del año 2015, cuando el Ministerio de Justicia nos ofreció la firma de un convenio para enviarnos el dinero necesario para la construcción de la Casa “Madre de Tupãrenda” así como la financiación de dos meses de su funcionamiento.

Desde el momento de la firma de la ministra, más la mía y la del P. Pedro Kühlcke en carácter de presidente y vice de la Fundación, aguardamos ansiosos que la transferencia de fondos se produjera.

Esperando…

En el interín cumplíamos con todos los requisitos que nos iban exigiendo, que por cierto no eran pocos y siempre urgentes; entre otras cosas nos indicaron que debíamos ya habilitar una cuenta corriente en un Banco del lugar y así lo hicimos.

Corrían los días, las semanas y los meses sin que se concretara el depósito y ya comenzado el mes de diciembre del 2015, nos hicieron saber que el Ministerio de Hacienda ya no podría concretarlo, habida cuenta de que fueron priorizadas varias partidas del Presupuesto General de la Nación, que revestían mayor urgencia que nuestro proyecto.

Así las cosas, el Banco me sugirió que clausurara la cuenta corriente habilitada, ya que habían hecho una excepción con nosotros al no exigirnos el cumplimiento de varias exigencias impuestas para las Fundaciones por la secretaría contra el lavado de dinero.

Con mucha pena, por lo tanto, solicitamos el cierre de la cuenta y la devolución del monto con la que la habíamos abierto. Luego de esto se produjo un largo silencio.

Pensamos que debíamos rezar más, y que esta había sido la voluntad de la Mater, que quizás nos costaba entender, pero era la realidad.

1111

Bendición, 22 de agosto de 2016

Llamado de urgencia

Teníamos previsto ir de vacaciones en familia el 14 de enero de este año y estando por salir de la casa rumbo al aeropuerto, con las valijas hechas, me llama mi nuera, también voluntaria de la Fundación, para avisarme que el Director Financiero del Ministerio de Justicia quería hablar urgentemente conmigo.

Cuando lo llamo, me dice con voz agitada que en ese mismo momento transferirían la totalidad de los fondos (unos 170.000 dólares) a nuestra Cuenta Corriente del Banco. Le dije que tal cosa no podía ser, ya que acabábamos de cerrarla. ¡Me reitera que en ese caso se perdería el monto ya que pertenecía a la partida presupuestaria del año 2015! Hago llamar al P. Pedro para que busque ayuda en algún Banco para abrirla. Pero entonces me aclaran desde el Ministerio que no podía ser en otra cuenta, sino la que ya habíamos informado.

Llegado

Ya en el auto, llamé al Banco donde teníamos la cuenta para hablar con el gerente general… no estaban ni él, ni nuestro oficial de cuentas, ni el subgerente del área, ¡todos de vacaciones! Pregunté quien tomaba las decisiones importantes y me dieron el nombre. Lo conocía ya que presto servicios profesionales a esa entidad.

Conversando con esta persona le expliqué lo que ocurría, de la gran importancia de recibir ese monto mientras le rogaba que rehabilitara la cuenta clausurada… La respuesta: “No tengo ningún documento para hacerlo” le respondí: “Lo sé, pero el P.  Pedro Kühlcke, lo va a llamar en breve y puede acercarle cuanto necesite, además todo estaría aún en el Banco, solo que el oficial se encontraba de vacaciones”.

Sentada ya en el avión me llaman para avisarme que el dinero había llegado al Banco y ya se encontraba depositado, ¡sin ningún documento!

Todavía acelerada, me recosté en el asiento y pensé: “Solo Ella…..”

Entendí que la Mater me decía: esta es mi obra, no se preocupen, yo haré que las cosas sucedan. Ustedes hagan su parte, que el resto lo pongo yo.

Nada sin Ti, nada sin mí……

WhatsApp Image 2016-08-23 at 01.05.21

Si quiere ser padrino de un jóven con oración: Ani Souberlich [email protected] o P. Pedro Kühlcke v[email protected]

Si quiere ayudar con su donación (cada aporte vale):

Cuenta en Paraguay:

Banco GNB
Cta Nro. 001-065259-003
BIC BGNBPYPX
Congregación Padres de Schoenstatt

Uso previsto: Casa Madre de Tuparenda

Cuenta en Europa

Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kuehlcke, Casa Madre de Tuparenda

Todas las noticias sobre la Casa Madre de Tuparenda en la categoria de noticias «Casa Madre de Tuparenda»

Etiquetas: , , , , , , , , , ,