Publicado el 16. diciembre 2015 In Proyectos

Una peregrinación permanente

PARAGUAY, Pastoral Carcelaria «Visitación de María», por Abrahán Martínez y Rafael Medina •

El 8 de diciembre es una fecha en que se manifiesta con fuerza la devoción mariana en el Paraguay: en sus miles de peregrinos que caminan kilómetros para llegar hasta el Santuario de la Virgencita de Caacupé. Allí nuestra Madre recibe a sus hijos con ese mismo amor con el cual acompañó a su hijo Jesús durante toda su misión, ¡hasta la misma cruz! Aquella cruz en la cual se nos hizo el regalo más grande a través del discípulo amado. Ese regalo se llama María.

Una procesión dentro de la cárcel

IMG_20151208_110642-gEste año hemos experimentado una peregrinación muy particular, en la cual la distancia se reduce de muchos kilómetros a unos cuantos metros, y cuyo camino no transcurre entre poblados y campos, sino que se encuentra entre rejas y pasillos, con tantas historias calladas por una sociedad en la que la justicia se parece más a un privilegio que a un derecho.

Se trata de la procesión que la Pastoral Carcelaria “Visitación de María” realizó dentro de la cárcel de adolescentes de Itauguá. El P. Pedro Kühlcke, al culminar una hermosa Misa, inicia una peregrinación con la imagen de nuestra Madre de Caacupé, acompañada de oración, devoción, fe y esperanza – y de muchas otras imágenes. Una humilde guitarra detenía su canto frente a cada pabellón, para saludar a Tupãsy Caacupé con un “Dios te salve, María”. Así fuimos recorriendo todos los pabellones, hasta regresar a su santuario, cuya morada es una pequeña capilla/sala de usos múltiples dentro de la institución. De esta manera, María una vez más se hacía presente en la sencillez y la humildad de tantos corazones, que en ella encuentran la esperanza de conquistar una verdadera libertad.

Experimentando el amor de Cristo

IMG_20151208_103840-gComo equipo de Pastoral Carcelaria, nuestra peregrinación no se reduce solamente a esta celebración. Desde principios del año, cada sábado es un nuevo milagro y una nueva peregrinación – ya sea en los grupos de catequesis, en la merienda abundante para unos 180 varones eternamente hambrientos, en el sacramento de la confesión tan solicitado por los chicos, o en las historias tan tristes que en confianza cada adolescente nos regala.

Nunca nos imaginamos estar en una procesión dentro de una cárcel, ni mucho menos que en un lugar tan precario íbamos a experimentar de una manera tan tangible el amor de Cristo, que nos habla en las cosas más sencillas: a través de las historias de cada chico, a través de cada “¡Gracias, hermano!” que escuchamos de parte de ellos, a través de cada abrazo fuerte… ¡Y pensar que lo único que se necesita es disponerse como instrumento, y la Divina Providencia se encarga de todo lo demás! Nosotros simplemente sembramos y cultivamos, y el Espíritu Santo da el crecimiento y regala cosechas maravillosas.

Llamados a ser testimonio de fe

Esta peregrinación no tiene pausa ni conoce descanso, pues Cristo nos llama a ser testimonio de fe – sin mirar nuestras miserias nos llama a su verdad, de la misma manera que llama a cada joven privado de su libertad. Este es un camino que apenas comienza. Esta peregrinación aspira a conquistar el corazón de los más olvidados. Con nuestra esperanza puesta en la misericordia de Cristo, simplemente seguiremos caminando, llevando esperanza a cada uno de los hijos predilectos de María.

IMG_20151208_104257-g

¿Cómo donar?

Cuenta bancaria en Paraguay
Banco GNB
Cta Nro. 001-065259-003
Congregación Padres de Schoenstatt
Cuenta bancaria en Europa
Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kuehlcke, Casa Madre de Tuparenda

Donaciones via Paypal

IMG_20151208_110628-g

Lo hacemos por ellos.

Etiquetas: , , , , , , , ,