Publicado el 2015-06-16 In Proyectos

Empresarios y ejecutivos: ¿protagonistas de “buenas noticias”?

CIEES, Christian Ketterer •

“No, les dijo el patrón, no sea que al arrancar la maleza arranquen también el trigo” (Mt. 13,29)

Más que poner el foco en la cizaña que el enemigo ha sembrado en el “campo” del trabajo y los negocios, somos sobre un centenar de empresarios y ejecutivos schoenstattianos, de más de 10 países de Iberoamérica, que estamos ocupándonos de sembrar buena semilla en el día a día.

Son muchas las manifestaciones comunitarias que el padre Kentenich ha suscitado en la Familia en estos 100 años de vida. De allí surgen la rama de familias, señoras, hombres, hermanas, padres, jóvenes, etc.

Surgió una iniciativa entre empresarios y ejecutivos

CIEES en Icare 1

Así también, hace unos 5 años, surgió una nueva necesidad de hacer comunidad, de cultivar los vínculos entre un grupo de empresarios y ejecutivos a quienes nos inspira vivir de manera coherente y orgánica la pedagogía de nuestro fundador en nuestros respectivos entornos laborales.

De allí también surge la vocación del apostolado, para llevar activamente estas gracias a nuestras empresas y nuestros equipos de trabajo, donde ejercemos un alto nivel de influencia en la vida de otras personas. Así, , a través de nuestras acciones, pueden percibir de manera práctica el amor que Dios les tiene. “¿Dónde está tu fe que no produce nada? Yo por mi parte te mostraré mi fe por el bien que hago”. (Stgo. 2,18)

En vísperas del tercer Congreso del CIEES

CIEES en Icare 2

Lo más interesante de todo esto es que la resultante creadora ha sido muy fecunda.

1. Se formó el CIEES (Centro Internacional de Empresarios y Ejecutivos Schoenstattianos) y a la fecha hemos tenido 2 importantes y masivos congresos en Ecuador (2011) y Costa Rica (2013).
En el primer y segundo congreso se trabajó en la elaboración no solo en el “Ideal del empresario y ejecutivo schoenstattiano”, sino en la formación como dirigentes empresariales en distintos aspectos de la pedagogía del PJK y Doctrina Social de la Iglesia. También fue un excelente ámbito para compartir testimonios reales de apostolados de empresarios y ejecutivos de la Familia.

2. Con fecha 5, 6 y 7 de noviembre de 2015 se realizará nuestro 3er. Congreso CIEES en Monterrey, México. Nuestro foco estará más en lo práctico que en lo teórico, sustentando los temas a trabajar en 4 pilares:
• “Voces del tiempo”.
• “Formación en liderazgo schoenstattiano”.
• “Iniciativas apostólicas”.
• “En comunión con la iglesia”.

Se espera una presencia masiva de cerca de 150 empresarios y ejecutivos del movimiento, provenientes de: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, España, México, Paraguay, Perú, Uruguay, además de visitantes de Alemania y Suiza.

3. También se han conformado los CIEES locales de cada país, con comunidades de distintos tamaños que se reúnen periódicamente para tratar distintos temas de interés, entre otros:
a. Doctrina social de la Iglesia.
b. Confianza: empresario-ejecutivo-trabajador.
c. Integración familia-trabajo.
d. Ética en el trabajo y en los negocios.

4. Finalmente, se ha comenzado a hacer realidad el llamado de “Schoenstatt para la Iglesia y el mundo”, ser parte de una confederación apostólica, participando con la pastoral social de una diócesis, en diálogo e intercambio permanentes de experiencias en esas materias con obispos, vicarios, otros movimientos y universidades católicas.

5. Incluso, se está trabajando en alianza entre el gerente general de una empresa, que es schoenstattiano, y una universidad católica, para redactar un caso de éxito (tipo Harvard) liderado por él y su equipo, a fin de ser estudiado por alumnos universitarios. ¡Tendremos noticias concretas a fines de agosto!

Creación de valor compartido

CIEES en Icare 5

Las voces de los tiempos están gritando enérgicamente un repensar el cómo se está liderando en las empresas. En las últimas décadas a muchos ingenieros y administradores se nos han grabado a fuego frases como: “el fin de la empresa es la maximización de la rentabilidad de los accionistas”, o “lo importante es el resultado, el cómo lo alcances da lo mismo”.

Respecto de lo primero, se ha mal entendido entonces que para que el accionista gane el máximo posible los clientes, proveedores, trabajadores y otros stakeholders tienen que perder. Y, por otro lado, se ha pensado que la maximización debe alcanzarse en el corto plazo, motivando entonces acciones en el límite, o reñidas directamente, con la legalidad y la ética.

Interesantes resultan las palabras del mismo Michael Porter, profesor de Harvard Business School, quien en su artículo “Creación de valor compartido” plantea:

“La percepción generalizada es que las empresas están prosperando a expensas de la comunidad (…) Una buena parte del problema se debe a las mismas empresas, que se han limitado al uso de modelos de creación de valor pasados de moda, ponen a la rentabilidad en el corto plazo como la principal medida de desempeño, ignorando las necesidades más importantes de sus stakeholders y las tendencias que determinan su sobrevivencia en el largo plazo”.

En este documento el profesor Porter describe varios casos interesantes de trabajo colaborativo entre empresarios, ejecutivos, trabajadores y clientes, en los cuales no solo se genera valor económico, sino también un justo valor social.

Empresarios – continuadores de la obra creadora de Dios

Para la Iglesia Católica estas voces de los tiempos tampoco le han sido indiferentes. Constantemente busca iluminar a sus fieles, por ejemplo, a través de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) en encíclicas como: Rerum Novarum, Populorum Progressio, Laborem Exercens, Sollicitudo Rei Socialis, Centesimus Annus, Caritas in Veritate y Evangelii Gaudium.

Así también, el Pontificio Consejo Justicia y Paz, liderado por el cardenal Peter Turkson, hace un par de años elaboró un documento esperanzador, dignificante y sabio, para empresarios y ejecutivos católicos, llamado “La vocación del líder empresarial”.

Esperanzador, porque considera a los líderes empresariales como “continuadores de la obra creadora de Dios”. Así como Dios creó el árbol, así el empresario y sus trabajadores lo transforman en una mesa o mueble útiles para las personas.

Dignificante, porque se entiende el ser empresario o administrador como una vocación de vida, que merece respeto y valoración por la labor de generar bienes, servicio y trabajo útiles y necesarios para el desarrollo social.

Sabio, porque presenta varios principios orientadores para iluminar la toma de decisiones que día a día experimenta el líder empresarial, entre otros: dignidad humana, bien común, subsidiariedad, justicia.

Es una alegría leer el método de discernimiento que se propone, basado en 3 pasos: Mirar, Juzgar y Actuar, coincidente en su esencia con la Fe Práctica en la Divina Providencia que los schoenstattianos estamos llamados a aplicar en toda instancia, también en lo laboral.

En definitiva, más que ser empresarios y ejecutivos tentados por el maligno para sembrar cizaña, queremos formarnos y experimentar comunitariamente el llamado de Dios a sembrar buena semilla, a fin de que esta dé el 30, 70 o 100 por uno, según los talentos que Él nos ha dado para administrar y ponerlos al servicio de nuestro prójimo, pues “…no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dinero” (Mt. 6,24).

DSC_0531

Para recibir más información sobre el congreso: Guillermo Rubio

Autor

CHRISTIAN KETTERER G.
Ingeniero Comercial, MBA y (c) MFA
Facilitador Harvard Business School Publishing
Profesor Universidad de los Andes y Andres Bello
Asociado en www.conciliachile.cl

Fotos: encuentro del CIEES de Chile, foto: Christian Ketterer. Abajo: Participantes del Congreso 2013 en Costa Rica, foto: Rudy Sauter

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. Excelente encuentro en donde queda plasmada la misión del Padre y Fundador: «La formación del hombre nuevo en la comunidad nueva, ambos impulsados por la fuerza fundamental del amor». Difundamos para que muchos empresarios se unan a esta iniciativa, para que conozcan el movimiento de Schoenstatt y sean elementos multiplicadores de esta pedagogía. Gracias por compartir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *