Publicado el 27. mayo 2015 In Dequeni, Proyectos

No podía ser de otra forma la corona para la Reina de Dequení

PARAGUAY, por Noelia Ferreira y María Fischer •

Con motivo del trigésimo aniversario de Dequení, el domingo 3 de mayo se celebró una Sta. Misa en Tupãrenda teniendo presentes a muchos de los benefactores y padrinos que colaboran con la misión de Dequení, este gran proyecto nacido de la Alianza de Amor. La celebración fue presidida por Monseñor Claudio Giménez, Padre de Schoenstatt y Obispo de Caácupé. Se coronó a la Mater como Reina de la Fidelidad de Dequení, por acompañar a la obra durante todos estos años.

Ofrendas

Fue un día de lluvias torrenciales, tema que hizo demorar la llegada de Monseñor Claudio desde Caácupé a Tupãrenda. Pero esto no impidió vivir una Santa Misa festiva entre colaboradores, voluntarios, fundadores de Dequení y los que hoy en día llevan adelante esta obra en favor de los niños más necesitados, en el mismo espíritu y bajo el amparo de la Madre de Dios y de todos los hombres, de todos los niños.

Fredy Agüero, uno de los primeros voluntarios de Dequení y que aun hoy sigue ayudando en muchos momentos, llevó las ofrendas al altar junto a su familia; otros el sencillo folleto con la primera invitación a los niños de la calle hecha hace 30 años, y finalmente la corona… y no podía ser otra, aunque la decisión se tomó apenas cuatro días antes de la coronación.

11187125_10153238649482480_376339365171634397_o

El logotipo de Dequení hecho corona

20150525095754-pereLa Mater, la gran protagonista de Dequení, de todo lo que se hace por los niños, merecía una corona en agradecimiento por los treinta años de vida: esto estaba claro. «Pero mientras reuníamos aportes al Capital de Gracias entre los niños, los colaboradores y los empleados no sabíamos decidir que tipo de corona le regalaríamos a la Mater», comenta Andreza Ortigoza.

Y mientras pensaban y hablaban, la tenían todo el tiempo ante sus ojos. Pero solo cuatro días antes del 3 de mayo la descubrieron la corona, la única corona para la Mater en su imagen en la hermosa capilla en la Casa Central de Dequení en Fernando de la Mora tenía que ser… aquel dibujo simple que parece recortado por niños y que muestra a padres e hijos tomados de la mano, bajo un techo que los cobija.

Andreza Ortigoza recuerda el momento en el que buscaron como realizar esa decisión. ¿Se haría de metal? ¿De madera? «Todos nos contestaron que para hacerla en alguno de los dos materiales necesitamos una semana. Pero no disponíamos de una semana, sino de solo dos días». Alguien recomendó una empresa pequeña; que tampoco la podían hacer de metal o de madera, pero prometieron: «haremos la corona». Ni sabíamos de que material la harían. Ni hubo tiempo para preguntar a los demás si les gustaría. «Qué les guste a los niños…y a la Mater», dijeron. Llegó la víspera de la coronación; era de acrílico y dorada…y la depositaron junto a la Peregrina que acompaña todo el quehacer de Dequení.

Una corona tan sencilla, una corona que simboliza a todos estos niños y a sus padres que pasaron, pasan y pasarán por Dequení. Que gracias a Dequení salieron y saldrán del círculo vicioso de la pobreza y de la falta de educación…

Otro gran momento de la celebración de los treinta años de Dequení fue la «Noche de pan y vino». El viernes 8 de mayo se ofreció un concierto “Según pasan los años”: música de películas en el Gran Teatro José Asunción Flores del Banco Central del Paraguay. Una velada para celebrar el camino transcurrido junto a la ciudadanía, los benefactores, los voluntarios, las empresas solidarias y las organizaciones e instituciones públicas y privadas que se aliaron para proteger a la niñez y apoyar los programas de la organización. A través de la música los asistentes recordaron grandes producciones cinematográficas. Destacados artistas nacionales, bajo la dirección del Maestro Oscar Fadlala, deleitaron a los presentes.

IMG-20150509-WA008

No celebró solo

Muchas empresas solidarias expresaron su gratitud por ser parte de la lucha contra la pobreza y por el futuro de los niños, y celebraron con Dequení. Los diarios del país dedicaron artículos y entrevistas sobre el tema. Pero antes que nadie lo celebraron los niños y los voluntarios en los proyectos de Dequení en el país.

Para el aniversario se hicieron banderitas, carteles, globos, pañuelos, con el logotipo de Dequení, y se publicó una revista con testimonios impresionantes, que en parte también están en la página de Dequení y que en las próximas semanas se publicarán también en Schoenstatt.org. Lo hacemos por los niños. Pues también Schoenstatt.org es aliado solidario de Dequení.

Las cartas de Dequení en el Santuario Original

20150525095247-sch2Cuando pocos días después de las celebraciones del aniversario Andreza Ortigoza, la directora de Dequení, viajó a Schoenstatt como delegada para el Congreso de Pentecostés, ella llevó en su maleta muchísimo material sobre Dequení: la revista del aniversario, el resumen del año en inglés y en castellano, folletos para bienhechores y mucho más. Lo que no llegó a repartir, lo entregó a Ingrid Springer y a María Fischer. Pero lo más valioso que llevó no era eso. El gran tesoro eran las muchísimas cartas enviadas por los niños, los voluntarios y los empleados, dirigidas a la Mater para ser entregados en el Santuario Original. «Hasta el último momento me entregaron cartas», cuenta Andreza. «Y hasta el último día en Schoenstatt estuve escribiendo los nombres de los que no lograron escribir una carta y me pidieron por whatsapp que llevara su cariño a la Mater en el Santuario Original». De este amor tan fiel vive la cuna de la Alianza de Amor, el Santuario Original.

Ella también entregó la lista de benefactores en la tumba del Padre Kentenich, para que la gracia les devuelva el ciento por uno su generosidad. Y está escrito en alemán para agradecer a las familias que colaboran desde allí.

Estas familias que se hicieron presentes el 24 de mayo, Pentecostés, en la persona de Ingrid Springer, que hace años trabaja para difundir la obra de Dequení en Alemania y otros países, y organiza la entrega de los fondos recaudados en Europa. Un encuentro entre personas comprometidas junto al Santuario Original. «Lo hacemos por los niños».

Lo hacemos por los niños: también desde lejos

Tal vez el saludo más hermoso para el aniversario de Dequení fue el de Gisela Ciola, que tradujo al italiano varios de los artículos sobre este acontecimiento:

«Comprometidos en esta iniciativa tan hermosa e importante, pensando en ideas nuevas para ayudarlos a crecer aun más. Les agradezco personalmente por haber compartido con nosotros las hermosas experiencias vividas en vuestra fundación; tuve el honor de traducirlas y me tocó en lo mas profundo del corazón.

Unidos en oración desde mi Santuario  hogar por esta causa, con la certeza de que la Mater los acompañará siempre en esta «grande» y «concreta» obra, me pongo a disposición como «su instrumento» por todos esos niños que tanto lo necesitan.

Un abrazo enorme. Gisela.»

11157358_10153238651172480_5443630701417991030_o

Actualmente el trabajo social de Dequení llega a 7.515 niños, 920 adolescentes y jóvenes y 3.757 familias, a través de los proyectos que funcionan en Ciudad del Este, Caáguazú, Caácupé, Arroyos y Esteros, Luque, Villeta, Ypané, J. Augusto Saldívar, Fernando de la Mora y Asunción. La fundación organiza sus servicios en tres ejes: educación, salud y nutrición y fortalecimiento de la organización comunitaria.

27 de mayo de 2015 – Aniversario de Dequeni

Dequení en las carpas virtuales de la cultura de alianza

Página de Dequení: dequeni.org.py

Donaciones con tarjeta de crédito online http://www.dequeni.org.py/donar.php

Cuenta bancaria (Alemania), para donaciones desde la zona SEPA

Dequení
a nombre de Ingrid Springer
IBAN: DE52426613300121483602
BIC: GENODEM1HLT.

20150525095247-f

Etiquetas: , , , ,