Misión

Publicado el 2022-02-10 In Misiones

Venid y veréis

ESPAÑA, Carlos Martínez • 

Nada más entrar en el Santuario de Schoenstatt en la calle de Serrano 97 de Madrid, España, puede leerse “Venid y Veréis”. Una frase del Evangelio de San Juan. Cada día cientos de personas peregrinan a este santuario que está en una ciudad con mucho ruido. Se nos invita a poner nuestra mirada en Jesús y a seguirle, incluso sin saber qué es lo que estamos buscando. Hace unos días, cientos de jóvenes nos atrevimos a fijar nuestra mirada en Él y dejarnos llevar. —

Una semana después de que acabara Misión País España, la adoración al Santísimo del 8 de febrero fue una auténtica explosión de emociones. Siempre se dice que cuando vas de misiones, eres tú quien vuelves misionado. Pues la Mater ayer lo dejó muy claro. Cada martes la juventud española de Schoenstatt, celebramos una adoración al Santísimo en el santuario de Serrano. Normalmente acuden unas 20 personas. Ayer fuimos más de 200 jóvenes los que disfrutamos de una hora de oración y exposición.

La decoración era tan bonita y a la vez tan sencilla: pancartas, sábanas, y los símbolos de la misión (Vírgen Peregrina, Cruz del Misionero, Cristo Sonriente, Capital de Gracias, Teléfonos del Misionero…).

mision

Interrogante irresistible

Fue muy impactante ver los frutos que la Mater nos ha regalado a nosotros mismos. La gran mayoría no nos conocíamos, pues veníamos de diferentes misiones. Pero había una unión muy fuerte y especial. Cualquier persona que pasara por allí con intención de ir al Santuario podía respirar esta sensación. Interrogante irresistible. Es así cómo se definiría lo vivido.

Un coro formado por 15 personas (guitarras, violín y violoncelo) nos permitió disfrutar de varias canciones (“Surge valentía”, “En tus Manos”, “Que se quiebre”…). En la juventud tenemos grandes cantantes y músicos, pero esta vez no fueron sus dones musicales los que hicieron que vibraran nuestros corazones. Tocaron con tanta emoción y pasión que era imposible dejar de mirar al Santísimo, cerrar los ojos, y simplemente dejarse llevar por las emociones.

Ser valientes como Pedro y saltar de la barca

En el Evangelio de Misión País España de este año (“Jesús camina sobre las aguas”), el Señor nos pedía confiar en Él, no tener miedo a reconocerle y ser valientes como Pedro y saltar de la barca, sabiendo que siempre nos sostendrá en nuestra debilidad. El 8 de febrero fue un acto de valentía. Donde la juventud ha decidido seguir las huellas de Jesús en vez de amarrarse al mástil de sus barcas. Hubo un momento muy especial, donde después de consagrarnos a la Mater, y todos abrazados, se cantó el himno de la misión. Un himno que se canta con la voz del corazón, y que al unísono del zarandeo de los jóvenes, se escuchaba “Madre, quiero ser tu instrumento…”.

Al final, y de manera improvisada por las emociones, cada misión formó un corro saltando y cantando el lema de la misión. Se podía escuchar todo tipo de canciones, cada una relacionada con su misión y las experiencias vividas.

Volver a encender España y convertirla en tierra de María

Desde la juventud, estamos muy agradecidos de los frutos de Misión País. En misiones no nos cansamos de decir que Ella obra milagros, que es la Reina de la Misión. Y nos hemos dado cuenta de que cuando vamos de su mano, aportamos al Capital de Gracias y nos ponemos a su servicio como instrumentos, Ella actúa.

Al final de la adoración se propuso una dinámica para que durante toda la semana, oremos por las peticiones e intenciones de cada uno de nosotros.

Los que lo conocemos, sabemos lo que se siente en el Santuario; y estamos muy contentos de poder acercar a tantos jóvenes a María, donde nos regala sus Gracias y nos acerca a Jesús. Así que no nos queda más que darle las gracias a la Mater y a Dios. Y pedirles que sigan encendiendo el corazón de los jóvenes con fuego santo para volver a encender España y convertirla en tierra de María.

 

Instagram del evento

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.