Misiones Familiares pandemia

Publicado el 2021-12-20 In Misiones

Misiones Familiares 2022 – en el contexto de la pandemia

CHILE, Denise Ganderats •

Se viene el verano, los paseos, las vacaciones, ¿y las misiones? Durante varios meses hemos estado con este interrogante… y es que no es “llegar y programar”. Todos sabemos cuántas cosas, cuántos eventos, cuántos encuentros han quedado en el camino y no han podido hacerse a causa de la pandemia del coronavirus. En el año 2020, tempranamente se tomó la decisión de suspender las Misiones Familiares 2021 porque no estaban dadas las condiciones; pero este año, a medida que vamos avanzando en el Plan Paso a Paso, se van abriendo las expectativas y las posibilidades para poder hacerlas… —

¿Qué implica esto? Por supuesto que ya no es llegar, organizar e invitar. Ahora hay que tener en cuenta una serie de condiciones, protocolos, aforos, fases en que están los lugares a misionar, etc. Además, siempre está el interrogante: “las personas que vamos a misionar, ¿estarán dispuestas a abrirnos sus puertas, a recibirnos, a participar en los talleres y actividades?”. Esta respuesta aún está pendiente. Quizás podremos contarles próximamente cómo fueron estas experiencias. Por ahora, les adelantamos lo que ha sido el trabajo de este tiempo.

Misionar es ser Schoenstatt en salida

Conversamos con Cristián Recabarren, quien coordinó con los jefes de los distintos grupos de Misiones Familiares en Chile antes de la pandemia, para conocerse y ayudarse. Pudieron conocer las vivencias de unos y otros, enriquecerse mutuamente en las experiencias, las dificultades y los desafíos que encierran las misiones en los distintos lugares y al mismo tiempo, reconocer que todos los grupos son distintos y que están llamados, en su originalidad, a ser misioneros.

“La reunión que tuvimos antes del inicio de la pandemia, en 2019, fue una respuesta a la necesidad que se ha gestado en el Movimiento de ser un Schoenstatt ‘en salida’. En este sentido, las misiones son un aporte muy concreto. La idea es que los distintos grupos de misiones familiares estén en contacto –existe un grupo de WhatsApp–, y pueda generarse un diálogo que permita compartir experiencias y vivencias probadas, cosas prácticas de las mismas misiones, y así enriquecer el trabajo de los distintos grupos, respetando el sello propio que tiene cada uno”.

Los grupos de misiones familiares en Chile son: Santiago, La Serena, Valle Hermoso (Colina), Buin, Curicó-Talca, Puerto Montt, Agua Santa, Los Pinos, Instituto de Familias. La cantidad de personas es muy variable y depende de cada grupo. Hay algunos que van cerca de 120 misioneros (con 10 o 12 familias naturales) y otros van cerca de 40 misioneros (5 familias naturales).

En qué consisten las Misiones Familiares

¿Qué son las misiones familiares, cómo se organizan, qué hacen? Cristián Recabarren nos explica: “Las misiones familiares son un apostolado que reúne a un grupo de familias que va a un lugar particular (ciudad, pueblo, sector, etc.) para desarrollar un programa de trabajo de acuerdo a lo conversado con el párroco y a las necesidades pastorales del lugar que se va a misionar. Los misioneros se alojan en escuelas y liceos de la localidad, por lo que normalmente hay coordinación también con las municipalidades del lugar. Generalmente, se misiona dos o tres años a un mismo lugar”.

“Las misiones familiares se organizan en familias naturales, que son los matrimonios que van con sus hijos y los amigos de sus hijos, y las familias misioneras, que es la familia que durante las misiones trabaja junta. Normalmente, las familias misioneras no misionan con sus hijos propios, salvo con los más chicos”.

Misiones Familiares pandemia

Misión hacia adentro y hacia afuera

En las misiones se desarrolla una misión interna y una externa. La misión interna es la que se realiza al interior del grupo misionero, está bajo un lema que anima la misión y se hacen distintas actividades de formación, dedicadas especialmente a los jóvenes, con temas de su interés y temas contingentes: hay charlas, testimonios, momentos de oración, de reflexión, trabajos en grupo, juegos y dinámicas, etc.

La misión externa, por su parte, es el trabajo organizado para la comunidad que se va a visitar: misión puerta a puerta, talleres para jóvenes y adultos, procesión de la Virgen, obra de teatro-bingo-show de talentos, etc. “Todo esto se desarrolla con una intensa vida litúrgica y de oración, además de dinámicas lúdicas que animan y vitalizan los distintos momentos de las misiones. Esto permite ir generando un ambiente muy de cenáculo, que anima a salir a entregar la buena nueva del Evangelio”, nos cuenta Cristián.

“La idea es que las misiones permitan ser una puerta de entrada para otras iniciativas apostólicas, como la campaña de la Virgen Peregrina, los talleres del Alégrate Mujer, FORTA, entre otros. Así, este ‘Schoenstatt en salida’, puede llegar a otros lugares de Chile y permite que el trabajo de misiones esté presente en otros momentos del año”, complementa Cristián Recabarren.

Desafíos de este 2022

Durante el verano de este 2021 no se pudieron realizar misiones presenciales a causa de la pandemia, pero con muchos lugares se mantuvo el contacto y, como todos aprendimos a usar mejor la tecnología, se realizaron distintas actividades virtuales, como misas online, apoyo en los distintos tiempos litúrgicos como en Semana Santa, Mes de María, Novena de Navidad, etc. Todo esto permitió mantener el vínculo con las distintas comunidades que fueron misionadas en el 2020, saber las dificultades que tenían, animarlos y apoyarlos durante el difícil 2020 y este 2021.

Este 2022 tampoco se proyecta fácil para todos los grupos de misiones familiares. Aún no hay claridad por el aumento de número de contagios, algunos colegios ya han avisado que no pueden recibir a los misioneros y algunos grupos han decidido no misionar este verano de manera presencial. Por otro lado, otros grupos están trabajando “normalmente” para volver a sus lugares de misión, están desarrollando y revisando protocolos para hacer las misiones lo más seguras posibles, redujeron aforo de misioneros, se adaptarán actividades y talleres, lugares de encuentro y convivencia, etc. Así, se fortalecerá la conciencia de cuidado personal.

¡La Mater quiere salir al encuentro! ¡Qué las mascarillas y el distanciamiento físico no signifiquen distanciamiento social! ¡Que la alegría y la esperanza se reflejen en nuestra mirada y en la forma de relacionarnos y acercarnos al otro!

Misiones Familiares pandemiaFuente: Vínculo, Diciembre 2021. Con permiso de los editores

Etiquetas: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.