Publicado el 2021-11-17 In Misiones

Se veía a María en cada persona que nos abría la puerta de su casa

URUGUAY, Misión Totus Tuus •

La Totus Tuus es la misión que organiza la Juventud de Schoenstatt de Uruguay con misioneros de cuarto, quinto y sexto grado de liceo. En este 2021 se realizó del 29 al 31 de octubre en Casabó (barrio de Montevideo), con un total de 100 personas. —

Facundo Micheloni participó por invitación de su hermano; aquí comparte su vivencia:

Yo llegué a Schoenstatt el año pasado gracias a una recomendación de mi hermano. Sin embargo, no sabía si de verdad valía la pena perderme un fin de semana entero para irme de misión, pero esta cambió totalmente mi manera de vivir la fe.

Siendo la Totus Tuus de 2021 mi segunda experiencia en el Movimiento, mis expectativas ya eran altas, pero fueron totalmente superadas de nuevo.

Misionar para mí es vivir la fe a través del servicio y el encuentro. Durante esta misión pude ver a Dios en cada risa, cada llanto y todo gesto, ya que de verdad se sentía su presencia en cada misionero, cada organizador, cada niño y cada persona del barrio. Se veía a María en cada persona que nos abría la puerta de su casa y nos recibía con gran calidez.

Siempre me dijeron que de una misión el que se va misionado es uno mismo y en esta misión le pude encontrar el sentido a ese montón de palabras que parecían puestas juntas porque sonaban bien. En esta misión me encontré con personas lo suficientemente valientes como para compartir sus testimonios de dolor y sufrimiento, sin embargo, estos se apoyaban en Dios para superar cualquier problema.

Ellos son simplemente ejemplos para seguir en la fe que me van a quedar marcados por el resto de mi vida. Gracias a eso, pude entender dicha frase, porque de verdad me fui misionado, me fui lleno de Dios, lleno de María y simplemente con ganas de seguir viviendo esa fe que me hizo tan feliz durante esos días. Viviendo la fe en comunidad, no solo pude generar nuevas amistades en la fe, sino que también pude fortalecer las que ya tenía y pude ver a María presente en la disposición de cada uno y el entusiasmo al entregarse a ella durante los envíos y en la misión en general.

Me cuesta expresar con palabras lo vivido en esta misión.

¡Simplemente inolvidable!

Hoy sigo misionando, viviendo la fe no solo para mí, sino para los que me rodean

Mia Gattás comparte:

Todo fue muy rápido, Tato (mi hermano) me reenvió por Instagram la foto de las inscripciones, me anoté de una y tarde. Ni siquiera me dio tiempo de pasársela a alguna amiga para que fuera. No lo pensé dos veces, el ir sola en ningún momento me afectó, siempre hubo algo dentro de mí que me incentivó a ir con todas las ganas y expectativas posibles. Más tarde me di cuenta de que ese algo era María.

Al misionar rodeada de gente que me transmitía a María de mil maneras, algo me cambió. Pude encontrarme con Jesús y la Mater y entregar mis manos para que actúen en mí.

Schoenstatt, si me preguntaban antes de la misión qué era ni sabía qué responderte, lo conocía de arriba porque mis tíos, mi primo y mi hermano eran parte, pero en ningún momento me puse a investigar de qué se trataba. Siempre tuve la intriga, la curiosidad y las ganas de saberlo y vivirlo. Al ir me sentí parte de una familia a la que todos pertenecían. Querían ver a Dios por medio de María y ser su instrumento para que otros pudieran ver a Dios. Eso fue lo que me llamó e hizo que estuviera en sintonía.

Al misionar vi a María en todo momento, en los propios misioneros y en las personas que vivían ahí. Era impresionante cómo la gente se abría a nosotros y nos contaba parte de su vida sin conocernos. Se abrieron a nosotros porque veían algo nuestro que les generaba confianza. Ese algo era María, estábamos siendo instrumentos de Dios y lo sabíamos, eso era lo que nos motivaba a seguir tocando el timbre en cada casa aun sabiendo que podía no interesarles.

Apenas volví de la misión me di cuenta de dos cosas: primero, que había ido a misionar y había vuelto misionada y, segundo, que la misión no había terminado ahí, sino que recién empezaba. Hoy sigo misionando, viviendo la fe no solo para mí, sino para los que me rodean. Con esto me quedo corta para contar todo lo vivido en esta misión de Totus Tuus 2021.

Fuente: www.schoenstatt.org.uy, con permiso de los editores

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.