Publicado el 29. abril 2019 In Misiones

México, luz de María

MEXICO,  Brenda Rocamontes •

Después de meses de preparación, por fin se llegó el día de comenzar la misión. Jóvenes de Querétaro, San Luis Potosí, Guadalajara, Chuihuahua, Monterrey e Iguala respondimos al llamado de la Mater para vivir la Semana Santa en las Misiones “México luz de María”. Nos congregamos más de 500 chavos y chavas en la Parroquia de San Miguel Arcángel en Tancanhuitz de Santos, San Luis Potosí y así comenzó el Día Nacional.—

En este encuentro, donde convivimos como juventud de Schoenstatt México, se vivieron talleres, actividades y celebramos juntos la Eucaristía. Es la mejor manera para comenzar la misión y al cantar a una sola voz el “Himno de Misiones” recordamos que somos parte de la gran familia de Schoenstatt.

Llegar a una comunidad en la que desde hace 10 años no era visitada por misioneros fue todo un reto. Tancanhuitz está cerca de cumplir sus 500 años de fundación; las personas aún conservan sus tradiciones indígenas y se comunican en Náhuatl, Tenek y Español. Las temperaturas alcanzaron los 45 grados y los terrenos sinuosos demandaron un esfuerzo físico al cual muchos no íbamos preparados. Sin embargo, algo pasa cuando estás de misiones. De repente las incomodidades ya no importan y todo cobra sentido cuando ves la sonrisa de los niños, cuando encuentras mil historias en la mirada de una señora; te dan ganas de entregarlo todo cuando saludas la mano del señor que ha trabajado años sin descanso y se te olvida el cansancio cuando vas siguiendo al joven que se ofreció a guiarte por el camino -tan hermoso que parece sacado de una pintura-, avanzando sin dificultad entre los árboles con sus sandalias desgastadas.

Lo más impactante fue experimentar la alegría y acogimiento con el que las comunidades nos recibieron. Esas personas no solo te abren las puertas de sus casas, sino también las de sus corazones y sin querer te enseñan más de lo que tú habías imaginado. Aprender sobre su constante entrega, esfuerzo y dedicación para proveer un mejor futuro para sus familias fue una gran inspiración para todos.

Fuego de misión, testimonio de esperanza

Las misiones de Semana Santa son muy especiales porque se tratan principalmente de compartir la fe, de dar testimonio del fuego que la Mater ha encendido en nosotros y recordarle al mundo el amor infinito que Jesús nos tiene. La mejor parte es que cuando uno lleva el corazón abierto para darse a los demás, regresa con el corazón desbordado de regalos. Este año en Tancanhuitz ha sido de acogimiento no solo para las personas de las comunidades, sino para todos los misioneros. Regresamos con la satisfacción de que hemos hecho vida nuestro lema: Fuego de la Misión, testimonio de esperanza.

Para algunos fue su primera vez de misiones, otros dicen que fue su última. La verdad es que no importa el número, si no el hecho de reconocernos instrumentos elegidos por la Mater y estar atentos a su llamado. Haber vivido una experiencia de este tipo implica el no quedarnos callados, ya no podemos quedarnos quietos. Hemos madurado en la fe, en el amor y en la generosidad. Misiones hace que nuestras vidas cambien, pues nos descubrirnos capaces de tocar corazones y romper barreras que antes considerábamos las más difíciles.

Aún hay mucho por aprender y hacer por nuestro México. María, ¡Nada sin Ti, nada sin nosotros!

 

Fotos:  Ana Cristina Barragán

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Gracias, jóvenes por compartir sus bellas experiencias, por transmitirnos tan fielmente lo que Dios y la Mater hacen con Uds, de Ustedes y por Ustedes en esas maravillosas misiones que han transformado sus vidas!
    Gracias por relatar con frases concretas y bien «aterrizadas», lo que ha significado el convivir con otros hermanos.
    Sigan adelante llevando el mundo de nuestro Padre Fundador y la Alianza de Amor con nuestra RTA.
    Que el Padre JK los bendiga y despierte no sólo vocaciones para el matrimonio sino para Padres de Schönstatt y Hermanas de María. En el corazón del Padre, los saluda: Ma. Piedad Medina M. ( LAF, Guayaquil Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *