Publicado el 5. septiembre 2018 In Misiones

Un fuego de amor en Los Arabos

CUBA, Pbro. Jorge Andrés Rubido Rosas •

Este verano, igual que hace un año, han venido misioneras españolas schoenstattianas a la parroquia. Cinco chicas ardiendo de amor por Cristo y la Mater nos han alegrado con el testimonio de sus vidas.—

Cuba

La experiencia de misión tuvo lugar en Los Arabos, un pueblo al extremo oriental de la provincia de Matanzas, en Cuba. Durante las mañanas hemos salido a las calles a visitar enfermos e invitar a niños para los talleres infantiles. Durante la primera semana tuvimos futbol, voleibol, manualidades, baile y teatro y acercamos a los niños de los pueblitos vecinos para que se sumaran a esta fiesta. El lema de los talleres fue: «Despertando talentos para cambiar el mundo». A esa semana siguió una jornada schoenstattiana donde algunos jóvenes profundizaron sobre temas como el ideal personal, la libertad interior y la importancia del autoconocimiento y la autoformación.

Esta jornada estuvo marcada por la Alianza de Amor que sellaron una joven del grupo y una señora que lleva la Campaña de la Virgen Peregrina en Colón, un pueblo cercano.

Los niños evangelizan a sus padres

De ahí nos fuimos a una Misión Adolescente a San José, una parroquia vecina. Entre bautizos, una boda y otros regalos de la Mater, pudimos recibir abundantes gracias. Fuimos a dar a Cristo como María y nos encontramos con corazones humildes, ardiendo de tanto amor que lograron encendernos aún más. En la parroquia existe, desde hace un año, un grupo de niños varones de entre 8 y 10 años, que ha hecho un itinerario formativo y espiritual como grupo de vida. En este verano recibieron la Cruz de la Unidad y han empezado a ser Misioneros de la Mater. Ahora mismo están llevando a la Virgen Peregrina a sus hogares, pues la mayoría de sus padres no asiste a la iglesia y ellos, con ayuda de la Mater, serán los puentes para que Dios llegue a sus familias. Ese anhelo lo tienen muy claro y quieren conquistarlo este año.

La Mater transforma corazones

La protagonista de estos días ha sido la Mater, Ella nos ha iluminado el corazón, nos ha hecho vivir momentos de cielo y ha fundido y enraizado nuestros vínculos. Las cinco chicas han quedado enamoradas de esta tierra y nosotros de todo el ímpetu que aflora en sus jóvenes vidas.

Ya soñamos desde hoy con el nuevo año y con el proyecto de una misión permanente que calme la sed de Dios en la gente de mi pueblo. Un anhelo que ponemos en el corazón de la Mater. Por otro lado, luego de esta misión de verano, la parroquia se ha visto florecer, pero con pasos lentos.

No queremos correr, queremos esperar los tiempos de Dios. Veo con alegría un grupo de niñas como complemento del grupo de niños ya existente. Y, en el horizonte, veo un grupo de adolescentes emergiendo con fuerza. Todo esto va tomando cuerpo, necesita de presencia y más acompañamiento.

¡Cuánto bien hacen a la Iglesia experiencias como estas!

¡Schoenstatt en salida!

Se trata de encarnar lo que el Papa Francisco nos proponía a toda la Familia en 2014: «Schoenstatt en salida, cultura del encuentro es cultura de la alianza» y a eso estamos llamados. Impresiona ver la familiaridad y la intensidad de nuestras relaciones cuando nos unen un mismo corazón, una misma causa y una misma Madre. ¡Qué regalo para la Iglesia! La cruzada por el pensar, amar y vivir orgánicos es nuestro don para este mundo.

 

El autor, el P. Jorge Andrés Rubido Rosas, es miembro de la Federación de Sacerdotes Diocesanos en Cuba

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *