Publicado el 2015-10-15 In Misiones

¿Cuál fue el milagro que la Mater hizo en Coronel Martínez?

PARAGUAY, testimonios de las Misiones Familiares 2015 (2), por Carolina Acuña de Fernández •

¿Cuál fue el milagro que la Mater hizo en Cnel. Martínez? ¿Qué hizo la Mater en éste pueblo?

En la previa a las Misiones Familiares, la Mater ya nos hizo un regalo único, nada más y nada menos que brindarnos la oportunidad de ser partícipes de la visita de nuestro querido Papa Francisco al Paraguay.

Sin lugar a dudas esto fue un gran regalo, pues las palabras del Santo Padre, en su mensaje dirigido a los jóvenes, no pudieron ser más oportunas, animándolos a hacer lío, pero que lo organicen y se hagan responsables de ello, animándolos a salir al encuentro, a que vivan la vida como actores principales y no como jubilados, enseñándoles a tener un corazón libre, éste mensaje se convirtió en un gran impulso, un gran envío apostólico para ir a incendiar los corazones de la gente del pueblo de Coronel Martínez y sus ocho compañías aledañas.

El mensaje del Papa Francisco

Lo mismo sucedió en Ñu Guazú, recibimos en esa homilía del Papa otro gran regalo, nos habló de la misión, explicándonos en palabras concretas que la misión consiste en brindar hospitalidad, en regalar acogida, en abrir nuestros corazones, en no preocuparse tanto por las estructuras y la organización externa de una misión, sino de abrir el corazón y regalar cercanía, hogar, alegría; ¿qué más envío podíamos pretender, que aquel que recibimos en esos días del mismísimo representante de Cristo? Sin lugar a dudas la Mater nos mimó en todo momento y nos impulsó extraordinariamente para salir a las periferias a proclamar el amor de Dios.

11750635_927471027311370_3971402989575824094_n

La tropa de Cristo

Con el corazón lleno de júbilo partimos hacia Cnel. Martínez; y que grande fue nuestra sorpresa cuando al llegar, nos esperaban jóvenes llenos de entusiasmo con pancartas de bienvenida, esos jóvenes fueron con quienes el año pasado estuvimos compartiendo encuentros de catequesis, y a raíz de ello decidieron formar un grupo al que denominaron “La Tropa de Cristo”; nos acompañaron en todo momento, formaron parte de las distintas familias misioneras y misionaron con nosotros a las ocho compañías de Cnel. Martínez. Se sentía en ellos la alegría de ser parte de una familia, de ser parte de llevar a Jesús a otros y con alegría, se sentía en ellos esas ganas y ansias por acercar a la Mater a muchos hogares.

Inicio de la Campaña del Rosario en Coronel Martínez

Y los regalos se siguieron sumando en las distintas actividades que fuimos realizando, fruto de los encuentros con adultos resultó la posibilidad de iniciar la Campaña del Rosario en Cnel. Martínez, surgió ese anhelo en la gente del pueblo, esa semilla quedó en tierra fértil y ahora nos queda acompañar para que pueda germinar y dar frutos.

La catequesis para niños, culminó con un gran y colorido cumpleaños, sentir tanta alegría reflejada en el rostro de cada niño, de cada madre o abuela que acompañaba a sus chicos, escuchar a un niño decir “qué lindo el camioncito que me regalaron”, “qué gusto dio el juego que me enseñaron”, “mirá mi permio abuela”, “qué rica mi torta” entre otras cosas, fue maravilloso y solo la Madre y Reina es capaz de generar tanta alegría felicidad.

Una ermita para Coronel Martínez

Y la Mater fue más lejos aún, quiso quedarse en Cnel. Martínez, es así que el sábado finalizamos un encuentro con adultos y un encuentro con jóvenes, con una maravillosa procesión hasta la iglesia y ahí el párroco del pueblo bendijo el cimiento de lo que será la futura ermita de la Mater, fue un momento muy emotivo y lleno de júbilo al son de oraciones, aplausos, canciones y petardos.

Hoy en día empiezan los primeros grupos de señoras que se reúnen en ese lugar a rezar el rosario, los jóvenes de “La Tropa de Cristo” también ya tienen días marcados para ir a rezar el rosario a la Mater, pidiéndole que ella se establezca en ese lugar y obre milagros.

Fuimos a misionar y volvimos misionados

Tuvimos la dicha de contar con la presencia del Padre Martín, quién realizó las misas diarias en la iglesia del pueblo y en nuestra capilla misionera, visitó hogares otorgando el sacramento de la reconciliación y la unción de los enfermos a muchas personas, así como también la comunión a personas imposibilitadas de acercarse a la iglesia.

El domingo, después de la misa llegó el momento de la despedida, el párroco del pueblo se despidió dándonos la bendición de Dios y dirigiéndonos unas sentidas y emocionas palabras que culminaron con un “Dios se lo pague” y los esperamos el año que viene.

Fuente: Revista Tuparenda, Paraguay

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.