Publicado el 2015-05-23 In Misiones

La Peregrina del Padre va a las Misiones Universitarias

PARAGUAY, por José Aníbal Argüello, Lala Pires Ferreiro, María Ester Cáceres, Gabriela Bolaños y María Fischer •

La Peregrina del Padre se fue a misionar… Cuando el encargado de la Peregrina del Padre, el P. Heinz Kuenster, celebró su 90 cumpleaños, Monina Crivelli, gran amiga del «Herr Pastor» aprovechó el momento para pedirle, una vez más, la Peregrina del Padre, aprovechando el viaje de María Fischer a Paraguay y Argentina.

Cuando Joao Pozzobon se enteró del viaje de su amigo el Hno. Germano Arendes a Schoenstatt, en marzo de 1968, le entregó dos peregrinas; una para comenzar con la Campaña en Alemania, otra para el Padre Kentenich. El Hno. Arendes entregó esta peregrina al Padre Kentenich en la casa Marienau, en el valle de Schoenstatt, el 19 de marzo de 1968. Ella estuvo siempre en su habitación en esta casa. Después de su muerte, quedó en custodia del entonces rector de la Casa, el Padre Heinz Kuenster. Cuando Don Joao en 1979 pudo visitar al Santuario Original, preguntó por esta peregrina y en la alegría del re-encuentro escribió de puño y letra al dorso de la imagen: “Esta imagen de Brasil fue regalada al Padre Fundador en 1968. Estuvo en sus manos”.

La Peregrina del Padre ya había peregrinado por Paraguay y Argentina, y también estuvo en la bendición del Santuario de todos nosotros en Belmonte, Roma, en 2004. Desde entonces, quedó como un tesoro, tan grande como desconocido, en su vitrina de la habitación del Padre Kentenich en la Casa Marienau. Jurando no perderla de vista, ni de las manos, ni nada para que no desaparezca o se dañe; la coordinadora de Schoenstatt.org la recibió con el permiso de llevarla a Paraguay y después entregarla a Monina Crivelli para estar unas semanas con la Campaña en Argentina.

Cuando una peregrina puede salir al encuentro, no se deja parar… y salió, desde el primer momento de aterrizar en Paraguay. Lo que sigue es la aventura más audaz de ella. Contra todos los consejos de los Padres de Schoenstatt en Paraguay y resultando en el comentario «desesperado» de alguien del Dreamteam a María: «Sabía que iba a pasar al perderte de vista por un minuto y verte salir sola con los chicos…» .

Ella, la gran misionera, quiso salir… y también quiso volver sana y salva.

CIMG7417

«Asunto: pedido especial» – testimonio de José Aníbal Argüello

«Asunto: pedido especial». De este modo estaba titulado el mail que envié a María Fischer, Jefa del Equipo de Comunicación de Schoenstatt.org, quien fue la persona de la que se valió la Santísima Virgen, para, desde Alemania trasladarse hasta Paraguay, y compartir la Semana Santa en la nación de Dios. Con este mail, le hice la audaz propuesta:

“¡Hola María! Hay un dicho en Paraguay que se utiliza cuando se va a preguntar algo complicado o de difícil cumplimiento.

La frase es: «Hay que preguntar de todos modos… lo máximo que te va a responder es un no». Querida María, mi atrevida consulta es para saber si te animas a que la Peregrina del Padre Fundador vaya a las Misiones Universitarias.

Yo sé que es una reliquia súper especial, pero también sé que ella está llena de gracias especiales que merecen ser llevadas al encuentro de quienes ella quiera realizar la segunda visitación.

Es un planteamiento muy atrevido… pero cargado de ganas de armar lío del bueno ¡Bendiciones! ¡Nos vemos mañana!”.

Ante la falta de respuesta por parte de María, presumí la negativa a mi pedido. Ya en la Catedral de Asunción, minutos antes de partir a las Misiones, y ante la invitación que le hice semanas antes, María Fischer se hace presente con la Peregrina del Padre Fundador, y me comenta que si bien no la podía dejar ir a las Misiones, la Mater se hizo presente en el “envío”. Por supuesto que esa respuesta me dejó un sabor no muy dulce en la boca, por lo que me dije a mí mismo que no está todo dicho.

Acompaño entonces a María Fischer a recorrer la explanada de la Catedral, donde setecientos misioneros universitarios se disponían a salir a las periferias del país a llevar la palabra de Dios. Fueron los rostros entusiasmados y cargados de Cristo, así como las ganas de María de salir al encuentro de sus hijos, los que tocaron el corazón de quien custodiaba la Peregrina del Padre, y finalmente accedió a este atrevido pedido.

Ahora solo resta agradecer a Dios, por permitirnos llevar a María a visitar a sus hijos… verdaderamente se sintieron sus ganas de salir a ese encuentro, pendiente quién sabe desde cuantos años, pero que finalmente se dio.

En la Campaña del Rosario, decimos que cuando una Peregrina no está “misionando” o recorriendo casas, entonces está “enjaulada”. Y bueno… aquí compartimos algunos de los testimonios de la Misión que realizó la Peregrina del Padre Fundador, luego de salir de su encierro de tantos años. ¡Y qué bueno que haya sido en Paraguay!

CIMG7413

“Ella vio a María en vos” – testimonio de Gabriela Bolaños

En la mañana del miércoles Santo, en la capilla del colegio donde nos hospedamos durante las Misiones Universitarias Católicas, nos estaban explicando el honor que teníamos de tener esa peregrina original en nuestro pueblo, una peregrina especial la del 19 de Marzo de 1968. Nos relataron que pasó por varias manos y varios hogares en el mundo, con lo peculiar que estuvo en las propias manos de Don Joao Pozzobon y del mismo fundador, el Padre José Kentenich.

Esa mañana, antes de salir a misionar, me encargan a mí esa peregrina tan particular. En la tercer casa que visitamos, nos atendió una señora de una familia muy humilde, la cual tiene siete hijos, tres de los cuales padecen microcefalia; tienen cerca de treinta años pero son como criaturas, no entienden muchas cosas.

La señora nos recibió con mucha amabilidad y en un momento una sus hijas especiales estaba mirando por la ventana al corredor y le muestro desde lejos la imagen de la peregrina. Sonrió de una manera única, vino corriendo directamente hasta la imagen de la Mater y le dio un beso. Esa mirada de ternura y alegría de la chica fue única, fue un momento inexplicable, me quede anonada por ese gesto.

Al despedirnos la hija vuelve a venir hacia mí y me da dos besos en la mejilla solo a mí, sentí una sensación extraña de tanto amor y alegría y hasta un agradecimiento de su parte, que sin poder darse a entender mucho tuvo ese gesto.

Al salir de la casa, todos seguíamos muy anonadados por lo ocurrido, y uno de mis hermanos me dice “ella vio a María en vos”; y creo que eso fue exactamente lo que sentí.

Fue una bendición gigante poder misionar con esa Peregrina que posee tanta historia. ¡Gracias!

Revista Mayo-7

Es necesario amar – testimonio de Lala Pires Ferreiro

ZuschneidenLes presento a Don Aurelio y Doña Siriaca Argüello. Hoy no voy a resaltar la situación carenciada en la que viven en Potrero Guazu, distrito de Caazapá (a 7 km de Buena Vista). Sino poner énfasis en su fiel compañía uno al otro sin importar las circunstancias de la vida. Con setenta años de matrimonio admirables, que incluso le llevan a uno a pensar: ¿es posible tantos años juntos? Sin dar paso aún a que la muerte los separe. Don Aurelio con 95 años de edad y Doña Siriaca con 85, me demostraron que para vivir más tiempo en esta tierra no es necesario tener mucho dinero o bienes materiales.

No es necesario invertir en cantidades de medicamentos que prometen mejorar tu calidad de vida, tampoco es necesario ser alguien renombrado en la sociedad o vivir en un lugar me animaría a decir «habitable». Es necesario amar.

¿Amar? Puede sonar un poco cursi para algunos, pero es necesario. Habrá días donde Aurelio no recuerde ni donde vive, ni quien es la persona que lo acompaña, pero por estos setenta años tuvo y tiene alguien que lo sostiene en todos los aspectos. Puedo asegurar que lo que los mantiene juntos y con vida es el amor que se tienen, el respeto y la fidelidad de estar uno al lado del otro. En la pobreza, la enfermedad y el dolor.

Y me lleva a pensar: ¿Qué/quién amo yo para prolongar mi vida en esta tierra? No importa si es algo o alguien, tu familia, tu pareja, tu trabajo, tus sueños. Donde sea o quien sea hay más de una persona involucrada. Porque alargando mi tiempo acá, estoy generando más tiempo de vida a los demás. Sepamos clasificar que nos da vida y que nos quita vida. Y creo que todos estamos de acuerdo que el odio, el rencor, la rabia, el miedo, la intolerancia entre otros, van disminuyendo vida minuto a minuto; a nosotros y por ende a los demás. Generemos tiempo de vida y no restemos vida a quienes nos rodean y mucho menos a nosotros mismos. Entonces la pregunta es: ¿Qué tanta vida podes generar hoy?

Revista Mayo-8

¿Adónde será que nos lleva la Reina? – testimonio de María Ester Cáceres

Fuimos a misionar en Semana Santa con las Misiones Universitarias Católicas. Ochocientos jóvenes nos sumamos a esta gran locura de amor, a mí me tocó ir al pueblo de Buena Vista (Caazapá – Paraguay).

Cuando supe que la Virgen peregrina del Padre Kentenich se iba a misionar a Buena Vista salte de alegría, en un principio creí que me estaban haciendo una broma, pero cuando vi la imagen me di cuenta que no era una mentira.

Le pedí a la Mater que si era voluntad del Padre me conceda misionar con ella. Y así fue. El Jueves Santo tuve la oportunidad y bendición de misionar en la Compañía Potrero Guazú con la peregrina en brazos y fue muy emocionante, para mi significaba mucho esa imagen.

Cuando llegamos a nos dividimos en grupos de tres personas y me toco misionar con Fasto y Lala. Después de hacer una pequeña oración salimos a misionar.

El camino era de tierra y barro, caminamos casi tres kilometros o más. Durante la caminata me preguntaba ¿A donde será que nos lleva la Reina?

Al final del largo camino entramos a una casa muy humilde que se encontraba escondida. Allí nos recibieron con gran acogida. Era una familia entera, muy pobre, el matrimonio tenía como ocho hijos, el mayor ya había cumplido veinte años y era un chico especial, pues tenía síndrome de Down. Cuando él ve a la Mater se emociona y dice: Amén.

Al llegar nos sentamos alrededor de una mesa y nos pusimos a conversar con ellos. Después de un tiempo Fausto, que es guitarrista, se pone a cantar una música y todos lo acompañamos.

Poco a poco se fue creando un clima hermoso, una familia unida cantando, alabando a Dios y la imagen peregrina en el centro. Todos la miraban con gran asombro.

Antes de despedirnos la dueña de casa toma la imagen, la mira y se pone a hablar con ella; supongo que estaba rezando. En un momento dado me acerco veo que le brillaban los ojos, ella me mira, me abraza y me dice: «Gracias por venir, que Dios te bendiga». Me sentí tan bien al escuchar estas palabras porque realmente me sentí instrumento. Estoy muy agradecida de haber tenido esta hermosa experiencia.

Revista Mayo (2)

23 de mayo de 2015 – MUC con la Peregrina del Padre

 

Fuente: Revista Tuparenda, mayo de 2015

Fotos: MUC/Revista Tuparenda, Ani Souberlich, Maria Fischer, José Argüello

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,