barro

Publicado el 2022-02-05 In Niños de Maria, Obras de la misericordia

Cuando la Iglesia camina por el barro

ECUADOR, Maria Fischer •

Con botas de goma están caminando por el barro hasta los tobillos. De vez en cuando, tienen que saltar un torrente de lodo. Pero no se detienen. Siguen caminando por las calles llenos de barro, consecuencia del aluvión que el lunes pasado destrozó grandes partes del barrio La Comuna, el barrio más pobre de Quito. Son el P. Rafael Amaya y unos voluntarios que están recolectando teléfonos y direcciones de los damnificados, ensuciándose, no las manos -como siempre lo exige el Papa Francisco- sino los pies… Iglesia en medio del barro. Iglesia, Schoenstatt, en medio del dolor de la gente. —

barro

por el barro“Ayer hubo un aluvión en el sector, gracias a Dios no afectó al santuario ni a la escuela de Niños de María, pero pasó a 20 metros. Estamos organizándonos para ayudar a las personas afectadas… Mañana entregamos las “bolsas de caridad” mensuales y seguro que van a venir más familias…”, comentaba el P. Rafael Amaya. “Están cerca del santuario trabajando con maquinaria pesada y no hay cómo entrar ni salir. Gracias a Dios que ya regresó la luz y al agua”.

Un día después, muchos de los damnificados -entre ellos varios de los que el P Rafael y los voluntarios habían visitados el día antes- aparecieron en el santuario y recibieron bolsas con alimentos y también esa cercanía y caridad que tanto necesita la gente que perdió todo.

“Gracias a ustedes”

Miércoles, 2 de febrero de 2022, una oficina en Alemania. Dos compañeros de trabajo se encuentran frente de la máquina de café. “Necesito un café”, dice un joven de 25 años. “No dormí bien esta noche.” “Yo tampoco”, comenta su compañera, colaboradora de schoenstatt.org. “Anoche estuve mucho tiempo con una campaña para recaudar fondos para gente de un barrio pobre, en Quito, donde un aluvión destruyó todo y fallecieron muchos; gran parte de sus familiares ni siquiera tienen dinero para enterrar a su gente…Tuve que pensar mucho en ellos”. Ambos se van a sus computadoras. Unas horas después, el joven – siendo su primer año en la empresa y con sueldo bien bajo – aparece frente al escritorio de su compañera y le dice: “¿Tienes un enlace para donar con PayPal? Quiero ayudar a tu gente, la de Ecuador”. Dicho y hecho.

Hubo varias personas más que se dejaron tocar y que abrieron sus corazones y sus billeteras.

Muchos más se solidarizaron en oración. Los madrugadores, en su rosario, rezaron por las víctimas del aluvión en Ecuador. Lo mismo hicieron miembros de la Comunidad Internacional de Empresarios y Ejecutivos de Schoenstatt.

A todos ellos los responsables de “Niños de Maria” y los mismos damnificados lo agradecen de todo corazón.

Mientras, muchos schoenstattianos siguen caminando por el barro para ayudar, nos piden a todos nosotros a seguir rezando y seguir donando. “Gracias a todos ustedes”.


DONACIONES
Para donaciones monetarias y en especie en Quito, vea las indicaciones más abajo.

Para donaciones monetarias desde fuera: www.ninosdemaria.org/donaciones  

Aluvión Quito

Colaboración: Giannina Ponce, P. Rafael Amaya

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.