cárcel

Publicado el 2022-01-14 In Obras de la misericordia, Pastoral carcelaria

¿Año nuevo, de nuevas oportunidades?

PARAGUAY, Roberto M. González •

A casi 15 días de iniciar este nuevo año, puedo tomarme el tiempo de analizar una imagen que tengo en mi cabeza desde el 31 de diciembre del ahora año pasado. —

El 31 de diciembre pude ir nuevamente a la cárcel de menores de Itauguá a compartir con ellos una cena de fin de año. Esta oportunidad resultó un poco más familiar para mí, pues me encontré con el director de la cárcel y a uno de los funcionarios de allí, a quienes ya conocía de antes.

Con este funcionario, que trabaja en la cocina, pude conversar sobre varias de las mejoras que se han hecho durante los casi cinco años que no visitaba la cárcel. Incluso me comentó de la buena situación en que están algunos de los adolescentes, hoy ya adultos, a quienes tuve el privilegio de acompañar e incluso de ser el asesor de prueba para que pudieran acceder a la libertad condicional. Pero esa es una historia para otro momento.

cárcel

“El año nuevo que inicia…”

cárcelDe vuelta a la cena de Año Nuevo, no es fácil organizar todo en grupos rotativos, especialmente con el calor del verano paraguayo, que está muy alto en estas últimas semanas: entregar la comida, pan, cubiertos y una gaseosa fría. Después de que cada uno recibe su porción, algunos la comen allí con nosotros y otros la guardan para más tarde, cuando estén de vuelta en sus celdas.

Siempre, antes de entregar las comidas, el P. Pedro realiza una pequeña reflexión y oración. Esta vez una frase caló hondo y ha quedado en mi cabeza hasta ahora: “El año nuevo que inicia…”. ¿Por qué esta frase en particular? En mi mente calculaba que muchos de ellos continuarán varios meses más, por no decir años, dentro del centro educativo.

Para nosotros, en cambio, ha iniciado un nuevo año. Algunos hemos salido de vacaciones y otros saldrán un poco después. Tenemos 365 días de nuevas oportunidades de trabajar, estudiar, estar con nuestra familia y amigos, de lograr ese proyecto personal o profesional por el cual venimos trabajando desde hace tiempo. Sin embargo, estos adolescentes tienen un futuro incierto en casi todos los sentidos.

Los sueños de una vida en libertad

Es tan incierto el futuro de estos jóvenes, que literalmente todo depende de lo que diga el fiscal y juez de la causa, pues, una vez culminada la etapa de encierro, pueden soñar con una vida en libertad, de vuelta con sus familias y amigos.

Para muchos es un sueño poder salir de la cárcel e ingresar a la Casa Madre de Tupãrenda. Ya todos la conocen, y si los 75 adolescente estuvieran hoy libres, estoy seguro de que la gran mayoría estarían en las puertas de la casa preguntando por un lugar en el programa.

El 4 de enero estuve ahí, en la Casa Madre Tupãrenda. Hablé con el padre Pedro sobre el futuro, “planeando como locos y confiando como santos”, como escribía Mario Hiriart en su diario, y vi lo mucho que ha crecido la casa en estos 5 años y sus casi 50 egresados.

Hay un buen camino recorrido, así como resultados que nos animan a seguir trabajando por un espacio donde cualquier adolescente que desee salir adelante pueda ir y ser recibido por un equipo que lo acompañará en ese proceso de transformación interior a la sombra del santuario de Tupãrenda.

cárcel


Todos los artículos de Pastoral Carcelaria

Donaciones
Cuenta bancaria en Paraguay
Banco GNB
Cta Nro. 001-065259-003
Congregación Padres de Schoenstatt

Cuenta bancaria en Alemania
Nombre: Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN: DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT: GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kühlcke, Pastoral carcelaria

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.