Cena de Navidad

Publicado el 2021-12-30 In Obras de la misericordia, Pastoral carcelaria

Cada cena de Navidad en Itauguá es un aliciente para nuestra alma

PARAGUAY, Cristy Santa Cruz •

La pandemia nos enseñó a todos que el encierro es una de las peores cosas que nos pudo haber pasado. El año pasado nos tocó pasar una Navidad encerrados, lejos de los que amamos, y aun en compañía, distanciados… Eso mismo es lo que cada año nosotros experimentamos con la cena de Navidad en el Centro Educativo Itaugua y Centro educativo La Esperanza, ambos para menores en conflicto con la Justicia. —

Cena de Navidad

Equipo de la pastoral carcelaria

Desde el inicio de la pastoral carcelaria Visitación de María, allá por el año 2014 cada Nochebuena acompañamos a los niños y jóvenes privado de libertad con una cena de Navidad, pan dulce y algún que otro regalo, que almas generosas nos ayudan a conseguir, algunos donando su tiempo, otros con un aporte económico y muchísimos con sus oraciones por ellos y por todos los que formamos parte del equipo voluntario.

Los días previos son intensos, búsqueda de insumos, la llegada de las donaciones, la organización de la logística, pero todo con un corazón lleno de amor para dar.

Todos, los niños y jóvenes de los centros y nosotros, esperamos con ansia ese día, pues ya sabemos cuál es el resultado.

Cena de Navidad

Llenar un vacío en los estómagos y en los corazones

Cena de NavidadCon lo poco que llevamos, que como siempre digo, es mucho para quien no tiene nada, no sólo buscamos llenar un vacío en sus estómagos, sino que también buscamos llenar un vacío en sus corazones y darles un poco de paz y de amor.

Para muchos de ellos es la primera vez que pasan una Navidad en este tipo de encierro ¿Por qué digo “este tipo”? Porque antes vivían encerrados en las drogas y los vicios.; y mediante nosotros, aun en el encierro, viven por primera vez el significado real de la Navidad.

Para otros tantos no es la primera vez, y son estos nuestros “clientes de hace años” quienes más propaganda nos hacen: “Qué nos van a traer?”; “¿Qué vamos a cenar?”; “Vamos a cantar como el año pasado?” Y detrás de ellos, los nuevos también se entusiasman.

¿Por qué están con nosotros en esta Nochebuena?

Este año no fue diferente. Nos recibieron con abrazos, algunos con su mejor ropa, unos pocos indiferentes, pero tras la lectura del evangelio y la oración, caen rendidos en un fuerte abrazo agradeciendo por estar ahí. A muchos aún “no les cae la ficha” de cómo y por qué estamos ahí con ellos, en vez de estar con nuestras familias.

¡Cómo explicarles que a lo largo de estos años ellos pasaron a formar parte de nuestra familia! Esa gran familia que Dios y la Mater nos regalaron, que para nosotros son el regalo más grande que tenemos y que sabemos que detrás de esas murallas de indiferencia que muchas veces levantan hay un gran “corazón de oro” como dice el P. Pedro.

Cada cena de Navidad, también nosotros caemos rendidos ante la Providencia Divina, que nos enseña a creer, confiar y esperar. Cada cena de Navidad en Itaugua es un aliciente para nuestra alma, y la de los chicos, es hacerles sentirse amados, es hacerles saber que, al igual que María en la Anunciación, su solo sí es un paso gigante para obrar milagros de transformación.

Cena de Navidad

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.