Quito bolsos de caridad

Publicado el 2021-06-04 In Obras de la misericordia, Proyectos, Schoenstatt en salida

¿Qué hace que un santuario de Schoenstatt sea un santuario de Schoenstatt?

ECUADOR, Maria Fischer •

¿Qué hace que un santuario de Schoenstatt sea un santuario de Schoenstatt? ¿El edificio? ¿El altar? ¿La imagen de la Mater? ¿La comunidad que allí reza? ¿Los schoenstattianos que en él se sienten en casa? ¿El capital de gracias? Todo bien, todos argumentos valiosos, pero que “hacia dentro”, no explican nada a la gente común, a la sociedad. ¿Tenemos argumentos “hacia fuera” para un Santuario? En Quito, Ecuador, hay uno. —

En Quito, Ecuador, hay un argumento hacia fuera en forma de largas filas de gente pobre que recibe, mes por mes, desde diciembre pasado, bolsos de caridad con alimentos, ropa y mantas para combatir hambruna y frio. Ellos experimentan, literalmente que “Todos los que acudan acá para orar deben experimentar la gloria de María y confesar: ¡Qué bien estamos aquí!”.


Bolsos de caridad: “Gracias a la iglesia que nos ayuda”

Aparece un matrimonio grande, con cuerpos desgastados y ojos que brillan de esperanza nueva al recibir sus bolsos con alimentos y un abrigo. Aparecen madres jóvenes con sus bebes en brazos. ¿Cuántas veces van a contar a sus bebés que sobrevivieron gracias a las donaciones de aquel padre Rafael Amaya, de esta pequeña capilla, y los hermanos amables y generosos de la misma? Y sus bebés, como jóvenes, como adultos, aun lo van a contar a sus hijos y nietos… Tal vez nunca aprenderán a pronunciar bien esta palabra alemana “Schoenstatt”, ni sellarán la Alianza de Amor ni entrarán a una de las ramas del movimiento, pero sabrán que encontraron el rostro maternal de la iglesia entre las paredes de este edificio pequeño y en las manos de esta gente que les daba a comer en aquel tiempo horrible de la pandemia, cuando tanta gente perdió su trabajo y no sabía qué comer y dar a comer a sus hijos.

“Gracias a la iglesia que nos ayuda”, dicen en el video simpático hecho para agradecer a los bienhechores de la familia de Schoenstatt de Quito.


Vi a Jesús en la fila hacia el santuario

Quito bolsos de caridad«Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

Entonces dirá el Rey a los de su derecha: «Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme».

Entonces los justos le responderán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, ¿y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, ¿y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?». Y el Rey les dirá: «En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis». (Mateo 25, 31-40)

En mi Alemania, por la pandemia, es el segundo año sin la procesión de Corpus Christi, sin la posibilidad de acompañarle a Jesús por las calles de la ciudad, para mostrarle a la gente.

Pero Jesús estaba allí. En la calle. Lo vi. Caminaba entre los ancianos y las madres jóvenes en búsqueda de su bolso de caridad en Quito. La mejor procesión de Corpus Christi en plena pandemia.

Y una larga fila frente a un verdadero Santuario de Schoenstatt.

 

Colaboración: P. Rafael Amaya, Quito

Etiquetas: , , , , , ,

3 Responses

  1. Juan Enrique Coeymans Avaria dice:

    Bravo. Iniciativa inspirada por el Espíritu Santo. Gracias.

  2. Sueli dice:

    Querida Maria Ficher e Shoenstatteanos do Equador, é maravilhoso saber que existe um Santuário assim que não fica só nas belas orações e mensagens divulgadas
    no Facebook para dar destaque a própria imagem, mas que coloca teoria com prática,abrindo as portas do próprio santuário coração como Maria, para acolher sem distinção e incondicionalmente pessoas humildes e necessitadas.
    Onde o Cristo é a pessoa,a missa é a da Vida.
    Afinal como ser Schoenstatteano,sem antes ter o básico que é viver as obras de misericórdia?
    Que adianta dar a vida por Schoenstatt,se o viver Schoenstatt fica nos livros,nas belas palavras, no uniforme?
    Desejo que este exemplo toque bem profundamente nos nossos corações,para que nesta época tão difícil,saibamos ver os sinais da Divina Providência e assim transcender nossos conceitos, sair do nosso orgulho,que possamos meditar nestas oportunidades e colocar em prática o nosso primeiro Amor .

  3. Margarita Florss dice:

    Excelente misión Padre Rafa!! Como siempre usted con sus obras de misericordia. Que el Padre y la Mater continúen guiando y bendiciendo su gran. Misión. 👏🏼👏🏼👏🏼

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *