Publicado el 16. marzo 2018 In 100 casas, Obras de la misericordia

Una pequeña ciudad solidaria: 216 casas hablan de la Alianza Solidaria

PARAGUAY, Maria Fischer •

“Desde el Santuario a los pobres”. Bajo este lema, João Pozzobon, el iniciador de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina, construyó la “Villa noble de la caridad”, uniendo el Santuario de Santa Maria con este pueblo a través de un Via Crucis. —

“Desde el Santuario quiso ayudar especialmente a las familias, en sus visitas a los hogares se preocupaba por su situación familiar y procuraba atender después a sus necesidades. Asimismo, lo caracterizó una dedicación muy preferencial por los pobres y más necesitados, por los niños, por los más desatendidos en zonas rurales, por los enfermos. Son incontables los ejemplos. Baste nombrar simbólicamente la Villa Noble de la Caridad de la Madre y Reina, que él iniciara ya en 1952 y que cuidó hasta el final. Allí erigió en 1980 una ermita con la consigna “Vivir y enseñar a vivir. Ermita del pequeño Pueblo”. Fue su expreso deseo, reiterado poco antes de morir, que el Via Crucis que él donó uniera el Santuario con la Villa Noble, desde el Santuario a los pobres. A través de la Campaña, María quiere prolongar su Visitación como la Madre que sirve, personaliza, crea familia y se preocupa por los más necesitados. Esta dimensión social ha de ser tenida en cuenta en la Campaña para ser fieles a Don João, a una misión de evangelización global y para hacerse eco de las palabras del Magnificat”. (Documento de Consenso Santa Maria 1984).

Joao Pozzobon con el P. Esteban Uriburu en la Villa Noble de la Caridad

La pequeña ciudad solidaria construida desde los cinco continentes

¿Por qué recurrimos al modelo de la Villa Noble de la Caridad, el “pequeño Pueblo”, la expresión sencilla de la adhesión de la Campaña a la opción por los pobres, cuando queremos hacer un artículo sobre aquella pequeña ciudad solidaria que se construyó en las periferias de Asunción, Paraguay? La respuesta es simple: ambas ciudades solidarias nacieron de la misma actitud.

El proyecto “100 casas solidarias” que se desarrolló entre los años 2013 – 2017, logró concretar la entrega de una casa propia a 216 familias de escasos recursos, que vivían en condiciones de miseria en las periferias de la capital paraguaya. Si bien las casas no están todas juntas en un predio, sino dispersas por donde viven las familias elegidas y donde se pudo conquistar un terreno, esta es una pequeña ciudad solidaria y fue el aporte de Schoenstatt.org al jubileo de los 100 años de la Alianza de Amor.

Agraciendo su futura casa

Cada casa fue una historia, un rostro, una visita

Desde mayo de 2013, este proyecto denominado “100 casas solidarias” se fue transformando en un sinfín de historias personales de solidaridad. Con cada casa donada y luego construida, surgían nombres que luego se transformaban en rostros agradecidos y más tarde en visitas y encuentros personales. Con cada historia detrás de una casa, surgían otras historias, nuevos pedidos y más donaciones. Así se fue generando una cadena de vínculos desde los cinco continentes con las 216 casas donadas, en alianza solidaria con las familias más pobres de la periferia de Asunción y como expresión de la alianza solidaria con el Papa Francisco.

Al terminar el proyecto a fines de 2017, queda un gran “Muchas gracias” a cada una de las 216 familias que nos han permitido regalarles una casa. Sentimos la alegría que sólo puede surgir de una obra de misericordia hecha en plena sintonía con nuestro Señor Jesús.

Nos llevaba mucho tiempo y esfuerzo llevar adelante el proyecto de las 100 Casas. Al final, los protagonistas eran Ani Souberlich (ahora Directora de la Casa Madre de Tupãrenda) y su pequeña red de colaboradores en Paraguay, y unos 10 miembros del “Dreamteam” de Schoenstatt.org que personalmente hicieron suyo el proyecto y conquistaron casi 80 % de las casas en sus redes personales. Las demás casas vinieron desde los artículos publicados en Schoenstatt.org que motivaron a personas de lugares muy lejanos a Paraguay, a colaborar con la donación de una o más casas solidarias. Fue un trabajo con corrientes de vida y una vivencia increíble.

La casa “Santuario Original”

“Si no hay un seguimiento, nos convertimos en asistencialistas y no educamos”

Volvemos al tema de la Villa Noble de Don João, “que él iniciara ya en 1952 y cuidó hasta el final.” Por no poder seguir cuidando a las familias que iban a recibir casas, tomamos la decisión de terminar con el proyecto de las 100 casas a fines de 2017, con mucha tristeza por dejarlo y mucha gratitud por lo vivido y lo logrado en estos cuatro años de vibrar con cada una de las que iban a ser 100 y terminaron siendo 216 casas gracias a la enorme generosidad de tantos.

“Se me parte el corazón al dejar las casas… pero a la luz de la Divina Providencia creo firmemente que ahora ellos me piden entregar alma, vida y corazón a Casa Madre de Tupãrenda”, me comentó Ani Souberlich en diciembre pasado. “Desde mi mirada, lo único que te puedo decir es que no es dar sólo un techo, debe haber todo un seguimiento humano, si no, nos convertimos en asistencialistas y no educamos”.

Lo que queda es esta gratitud, y todas estas familias que ahora viven en una casa, y el saber que la Alianza Solidaria que el “Dreamteam” de Schoenstatt.org sellaba hace cinco años, el 31 de mayo de 2013, encontró para siempre una expresión concreta: 216 casas solidarias para 216 familias.

 

100 casas solidarias

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *