Publicado el 6. marzo 2019 In Campaña

La primera Virgen Peregrina para Nakivale

UGANDA, Jean de Dieu Ntisumbwa/María Fischer •

El campo de refugiados de Nakivale es un asentamiento localizado en el distrito Isingiro en el sudoeste de Uganda, que hospeda a más de 100,000 refugiados de Burundi, la República Democrática del Congo, Eritrea, Etiopía, Ruanda, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y los también llamados “pueblos mixtos” … Es aquí donde Jean de Dieu Ntisumbwa, un miembro de Schoenstatt y refugiado de Burundi, que dejó su país, pero no su alianza, fundó Schoenstatt en Uganda. El 3 de marzo una imagen de la Virgen Peregrina llegó campo de refugiados desde Argentina, bendecida en el santuario nacional en Florencio Varela –

Junto con la Virgen Peregrina llegaron estampas, imágenes de la MTA, unos cuantos discos compactos con canciones de Schoenstatt de Nigeria y el disco compacto de Kathy Kanewske “Heavenwards Always” (“Siempre hacia el Padre”), algunas medallas, fotos del don Joao Pozzobon, y el Papa Francisco con la Virgen Peregrina Original…  precisamente esas pequeñas cosas que pueden mostrar el apoyo y solidaridad del Movimiento de Schoenstatt. El Movimiento crece aceleradamente y pide con urgencia libros (en inglés) y medallas, imágenes de la MTA y todo aquello que te hace sentir parte de Schoenstatt.

¡Schoenstatt está creciendo! Empezando con Kashasha y Ruhoko

Mientras tanto, Schoenstatt está creciendo… y creciendo. El domingo pasado, 17 de febrero, el Movimiento de Schoenstatt se inauguró en Kashasha, que pertenece a la parroquia de Nakivale en la ribera del lago Misyera.

Unas pocas semanas antes, Schoenstatt inició en Ruhoho con las madres de niños pequeños.

Todos los nuevos miembros de Schoenstatt están contentos de conocer el Movimiento y de comprometerse a vivir en Alianza.

English edition:

Original: Inglés; traducción: Carmen M. Rogers/es. Santiago de Chile

Etiquetas: , , ,

1 Responses

  1. !Qué gran emoción siento al ver cómo la Mater llega a tantas personas que necesitan consuelo y esperanza! Y esto me refuerza a seguir orando y ofreciendo mis oraciones y acciones por ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *