Publicado el 22. junio 2018 In Campaña

Ser los brazos y piernas de la Mater

PARAGUAY, Adriana Cardozo •

La Campaña del Rosario cuenta con una gran colaboradora en Ciudad del Este. Se trata de Gloria Mercedes Rolón de Ayala, más conocida como “la profe Gloria”, entusiasta, amable y fiel cumplidora de su misión.—

Ella forma parte del apostolado de la Campaña del Rosario desde hace 17 años y actualmente también es la coordinadora de la Campañita del Rosario en su localidad.

El apostolado de la Campañita es muy importante, ya que los misioneros recorren zonas colindantes habitadas por personas de escasos recursos, siguiendo un programa en el que los niños aprenden sobre nuestra Madre del cielo y su hijo Jesucristo. “El itinerario es un poquito diferente. Trabajamos en la formación de los chicos durante un año.  En caso de ser necesario se completan los sacramentos. Acostumbramos a entregar las matercitas durante la fiesta patronal de la comunidad conquistada, lo cual es doblemente significativo para todos ellos”, explica.

Gloria refiere, además: “Actualmente la Misión San Miguel, como la llamamos cariñosamente, se compone de siete personas que tienen a su cargo tres parroquias: la capilla Virgen del Carmen con Gavina Yriarte y Gloria Rolón, la capilla San Marcos Evangelista con Edith Gamarra y Gloria Rolón y la capilla San Miguel Arcángel con Cynthia Cáceres, Samy María Ayala, Rosa Coronel, Edith Acosta y Gloria Rolón. En todo caso cuentan con el acompañamiento y las orientaciones del Pbro. Francisco García, cura párroco de la Parroquia Sagrada Familia de Nazareth”.

El servicio

La profe Gloria expresa que se siente muy bendecida de tener la oportunidad de servir y que una de sus mayores satisfacciones es que los misioneritos puedan evangelizar a través de sus ejemplos y de todo lo que aprenden de los encuentros. Para ella, “el poder servir se traduce en el cumplimiento de ‘Primero ama a Dios y luego a tu prójimo como a ti mismo’”

La Mater, su cuidadora

Recuerda una anécdota, ocurrida no hace mucho tiempo: “Una noche con Cynthia, mi compañera de lucha, luego de participar de la coronación de la Mater en el Terruño, acabábamos de llevar a cada misionerito a su casa, cuando nos interceptó un hombre con olor a alcohol y sin buenas intenciones. El susto mezclado con el miedo fue grande, rápidamente pasé a Cynthia detrás de mí, y puse la imagen de la Mater como un escudo.  Temblábamos las dos, era un sitio sin luces y esta persona se acercó tanto a nosotras que pensamos que nos agarraría a la fuerza. Cuando abrimos los ojos, para nuestra tranquilidad, dijo en guaraní ‘¡Ah, es mi madre, me voy a dormir!’. Sentimos una vez más la protección y amparo de nuestra Madre”.

Ella reflexiona finalmente y nos dice: “Abre la ventanita de tu corazón a la Mater, préstale tus brazos y piernas, lo demás ella y el Dios Trino lo harán”.

Fuente: Revista Tuparenda, Paraguay

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. hermana sus ejemplos son el mejor testimonio…para seguir el camino de amor a Dios y a la Mater

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *