Pozzobon schoenstatt.org

Publicado el 6. mayo 2018 In Campaña

Un hombre solo puede mover el mundo, si es de Dios

CAMPAÑA DEL ROSARIO DE LA VIRGEN PEREGRINA, Ana C. de Echevarría •

En las afueras de Roma, en la región de Casalotti, se levanta el santuario Matri Ecclesiae, que tiene la misión de ayudar a que se cumpla el sueño del Padre Kentenich de contribuir desde Schoenstatt a forjar una Iglesia cercana, que sea alma de la cultura y del mundo y se mueva hacia el pueblo. Por eso no es casual que una de las  tres salas de reunión del Centro Internacional de Schoenstatt, en Belmonte, haya sido dedicada a Joao Luiz Pozzobon.  Presidirá el lugar un gran cuadro -de un metro  ochenta por un metro veinte- que relata la historia de su vida y de su Campaña en el lenguaje universal de la imagen. De esta manera, todos los peregrinos de diversas lenguas que visiten este Santuario, podrán conocer la persona, vida y misión de Don Joao Pozzobon. 

Un cuadro que relata la historia de Joao Pozzobon y de su Campaña

Pozzobon

Consagracion al Rosario de Joao Pozzobon

Basándose en fotos históricas, la pintora Ana Adrogué de Cambaceres ha retratado los rostros de numerosos testigos y protagonistas de la Campaña que han  asumido la tarea misionera en diversos países y continentes. Y ha plasmado también, en pequeñas escenas, la historia de la Campaña desde sus inicios y el espíritu que inspiró a Don Joao y  hoy anima a los misioneros.

En este cuadro todo surge del pequeño Santuario Tabor. Fue a la sombra de este Santuario que Don Joao recibió la misión el 10 de Septiembre de 1950 cuando una Hermana de María, la Hermana Teresinha  Gobbo, le entregó la Imagen Peregrina de Nuestra Señora de Schoenstatt para hacer una Campaña del Rosario en las familias, en ese Año Santo. Cerca del Santuario está la casa de Don Joao que también funcionaba como almacén. Allí se lo ve trabajando para el sustento de su familia, bajando mercadería para su negocio. “Poco importa mover el mundo entero, si descuido mi familia…” decía Don Joao.  Se lo ve con la azada  en la huerta detrás de su casa. Con su mujer y sus  siete hijos. También están representadas escenas donde Don Joao aparece visitando las familias; saliendo de un hospital; con los niños en una escuela; con los presos. Lo vemos en la Vila Nobre, ocupándose de los más necesitados; en el Santuario de Londrina, consagrándose a rezar el Rosario, que le entrega el Padre Gilberto Cavani; también con Ubaldo Pimentel en una ermita, durante una de las jornadas de adoración que organizaba con el pueblo.

Estas escenas  se recortan  sobre el paisaje de los morros que  enmarcan Santa María y, en el trasfondo, envuelta   en la bruma, se dibuja la  silueta de la cúpula de San Pedro, asomando detrás del Santuario. Nos recuerda que Don Joao amó profundamente a la Iglesia y caminó ‘siempre unido a la Santa Iglesia, al Papa y a los obispos’(JLP), en las huellas del Padre Kentenich.

Un río de nuevos Joaos

Desde la fuente de gracia del Santuario Tabor, brota  con enorme vigor un arco iris y genera una espiral que tiñe  con sus colores todo el cuadro y  se deja ver en sus esquinas. Es una espiral de Alianza, destinada a envolver el mundo entero en una atmósfera mariana y transformarlo, desde el Santuario, a través de la Campaña. Hay un inmenso río de ´nuevos Joaos’. Corazones encendidos, “llamas ardientes” (JLP),  que van llevando a ‘la Gran Misionera’ que han recibido en el Santuario. Parten aliados con María. Y para alimentar su Alianza, van rezando y tratando de hacer vida lo que contemplan en el Rosario. Van ofreciendo  su esfuerzo por la santificación a la fuente de gracias del Santuario. Hay jóvenes y niños, hombres y mujeres, religiosas y sacerdotes, de África, Asia, Europa, América y  Oceanía. Una multitud de misioneros de distintas naciones, razas y continentes, que siguiendo las huellas de Don Joao, se consagran en el Santuario como instrumentos y salen  en distintas direcciones. Por diferentes senderos  se los ve marchar con alegría hacia todos los pueblos del mundo  “como vivas imágenes de Cristo y de María, como fuentes de bendición” (PJK)

El Padre Kentenich y la pastoral moderna

Kentenich Pozzobon schoenstatt.orgSobre una colina, el Padre Fundador contempla feliz  la explosión de vida que genera a su paso la Campaña. Una gran Visitación  que María quiere emprender desde el Santuario llevando sus gracias y el mensaje de la Alianza de Amor; manifestándose en las familias como la gran Madre y Educadora del pueblo, la portadora de Cristo su Hijo; enseñando a su paso a vivir -aliados con Ella- los misterios del evangelio. Con gesto paternal, el Padre bendice  esta ‘pastoral moderna’, en la que ‘todas las fuerzas fundamentales de Schoenstatt se tornan eficaces’(PJK). Nos recuerda las palabras de Don Joao: ‘Aquella bendición maravillosa del Padre Fundador fue la fuerza de esta Campaña’.  El Padre está rezando el Rosario, oración mariana que – como él la concibe – va llevando a pensar, vivir y amar como Cristo y María, a ser hombres nuevos, vivo reflejo del ser y del caminar  de Jesús y su Madre en el mundo de hoy. Su actitud alienta a los misioneros a seguir sus pasos, como lo hizo Don Joao, y a hacer del Rosario vivido un camino de Alianza y evangelización popular.

Decidido a darlo todo por la misión

Cercano a Don Joao Pozzobon camina el Padre Esteban Uriburu, rodeado de jóvenes  y familias, atraídos por su fuego misionero. Lleva en sus brazos la imagen peregrina, apoyada sobre su corazón. En el Santuario Tabor se ha consagrado a la Campaña y ha ofrecido su vida por ella. Con  su ejemplo y su palabra va invitando a todos a seguir las huellas de Don Joao.

En el centro del cuadro, marchando a paso vivo, va Don Joao, ‘con la Peregrina al hombro y el Rosario  en la mano’ (JLP), ‘siempre en oración’ (JLP), “con el espíritu siempre vuelto hacia el Santuario (JLP), ‘unido al origen, a los primeros, al Padre Fundador’ (JLP),  decidido a darlo todo por la misión recibida. Nos convoca con su mirada a seguir su camino: ‘Acción y contemplación’ (JLP), ‘Por amor a la Campaña, ser héroes, hoy’ (JLP). A su paso parece decirnos: ’Un hombre solo puede mover el mundo, si es de Dios’. (JLP)

P. Esteban Uriburu - Pozzobon

P. Esteban Uriburu y los nuevos Joaos

 

Sala Pozzobon – Ermitas. “En los cruces de los caminos, en puntos estratégicos” de la Iglesia en Salida

Etiquetas: , , , , , ,

3 Responses

  1. Entre Marzo y Abril recién pasados estuve trabajando intensamente con la traducción del portugués al español del resumen biográfico de la vida de JLP. Esta síntesis (89 págs) acompaña la documentación del proceso de beatificación en el Vaticano. Fue muy enriquecedor encontrarme de nuevo con este santo, Recorde mi labor investigativa cuando trabajé en la edición de la biografía científica de JLP (1997-1999). Confío en que pronto un milagro abra las puertas a un nuevo santo para la Iglesia.
    Marcelo Aravena

    P.D Hermosas las ilustraciones!

  2. Un regalo de Dios que me hayan elegido para plasmar este Cuadro, inspirado por el Espíritu Santo, que nos guió para ser alma de la nueva Cultura de la Alianza.Mi profunda e infinita gratitud a Ana Echevarría y a Mercedes Bonorino, instrumentos fieles de La Mater y Don Joao , instrumentos del Padre José Kentenich.Que éstas imagenes reaviven el fuego del Amor .NOS CUM PROLE PIA, BENEDICAT VIRGO MARIA.
    Ana Adrogué de Cambacérès
    Gracias a Miguel Cambacérès, mi marido.

  3. Una gran iniciativa , ahora una realidad
    Este bellísimo regalo realizado
    Con gran amor , y entrega.
    La Mater se manifestará
    Victoriosa ,regalando muchos
    Buenos Joaos , fieles seguidores
    A la Campaña ,que un solo hombre
    De Fe gigante logró !
    Con el fuego del Padre
    Esteban Uriburu , tuvo
    Continuidad , ahora es
    Nuestro tiempo !
    Unidas en la Alianza .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *