Publicado el 2016-08-02 In Campaña

¡Necesitaba otra Imagen Peregrina!

ITALIA,  por Gisela Ciola, misionera de la Campaña en Trento •

Desde el 2014, misiono la Imagen de Virgen Peregrina de Schoenstatt en Trento, la única en esta Diócesis. Son muchísimas las personas en esta región que ya la recibieron, tantas como las gracias que Ella nos ha concedido. Milena, una señora de nuestro grupo de oración, me preguntó si podía llevar a la Mater a su familia en Milán, que con tanto amor esperaban recibirla. Y allí fue.
Por esos días, yo había programado un encuentro con la Hermana Ivone, responsable de la Campaña en Italia, en el Santuario de Belmonte, Roma. La semana anterior a este encuentro, la Imagen Peregrina partió para Milán y no solo visitó a la familia de Milena, sino también muchas otras. Cada persona que se encontraba o escuchaba hablar de la Mater quería recibirla. La Imagen se quedaba poco tiempo en cada lugar, por lo que, muchas personas aceptaron recibirla apenas por un par de horas. Así nuestra Madre y Reina en Milán, ¡ha visitado a tres familias por día!
Fue entonces donde entendí que se necesitaba otra Imagen Peregrina y otras personas que quisieran misionarla en Milán, allí donde nuestra Madre manifestó vivamente  querer estar.

FOTO1izquierda: Milena con la Imagen Peregrina de Trento antes de partir a Milán. Derecha: algunas de las familias que recibieron la imagen en Milán.

Diez días de peregrinación con la Mater: Trento, Milán y Roma ida y vuelta

Cuando Milena volvió de Milán, me devolvió la Imagen Peregrina junto a muchísimos  agradecimientos maravillosos de parte de todas las personas que la habían recibido. Eran mensajes llenos de amor y de esperanza de volver a verla algún día. Con mi Peregrina y todo ese amor, al día siguiente partí con mi esposo Paolo, rumbo a Roma, al encuentro con la Hna. Ivone en el Santuario. Ahora no solo Trento necesitaba otra Peregrina, ¡también Milán!
Fueron diez hermosísimos días de peregrinación junto a nuestra Madre, Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable, de Trento a Milán y de allí al “Santuario de todos nosotros” en Roma. «Madre, una vez más me pongo a tu disposición como instrumento tuyo, para llevarte adonde quieras ir».

La Madre me estaba esperando

Llegamos al Santuario de Belmonte. Tuvimos el enorme placer de encontrar y conocer en persona a la Hna. Ivone que nos estaba esperando. Nos acompañó a su oficina y cuando entramos veo frente a mí, a la Imagen Auxiliar de Italia. En ese momento, al verla pensé: «¡Madre, me estabas esperando!». No puedo describir con palabras la alegría inmensa que sentí. Nunca hubiese imaginado que al llegar iba a poder besar y acariciar la Imagen Auxiliar. Cuando me acerqué a saludar a nuestra Madre en silencio le dije: «Hoy sos vos la que me recibís, un día seré yo quien te reciba entre nuestras hermosísimas montañas del Trentino. Lo tomo como un compromiso».

Cerca de la Imagen estaba el «Teléfono del Padre». Tomé una tarjetita, y después de las palabras pronunciadas en silencio a la MTA, el Padre me dijo: “Reza mucho, y exigí mucho de vos misma”. Tuve cinco minutos de encuentro profundo con nuestra Madre y el Padre Kentenich que me abrazaron, me aconsejaron y me motivaron para seguir adelante en lo que mi corazón tanto anhela, para que algún día se pueda realizar. Ahora sí, todo estaba más claro que nunca. Una vez más, nos hablamos en silencio: ¡Gracias!

La Imagen Auxiliar y dos Peregrinas

Tuve un largo encuentro con la Hna. Ivone, le conté mi largo peregrinar junto a la Mater y todas las personas maravillosas que fui encontrando en mi camino. Juntas vimos la reciente gran manifestación de nuestra Madre, y decidimos enviar una Imagen Peregrina a Milán y dar allí charlas para nuevos misioneros, ya que alguien con mucho amor y devoción podría hacerlo.
La Hna. Ivone preparó y registró las dos imágenes (una de ellas era la mía que venía de un Santuario de Buenos Aires y que por primera vez llegaba a Belmonte). Allí, delante la Imagen Auxiliar, me entregó las dos Peregrinas: la primera para la Provincia de Trento y la otra, la  primera para la Provincia de Milán. Rezamos en el Santuario y ella me dio «la bendición y el envío apostólico”. ¡Desbordaba de emoción!

Foto a la izquierda: Gisela con las Peregrinas,  la Nº 1 de la Provincia de Trento y la Nº 1 de la Provincia de Milán. Derecha: Paolo, Sor Ivone y Gisela después de la consagración y agradecimiento

Nos despedimos y con Paolo decidimos terminar nuestra peregrinación en Roma, pasando con las dos Imágenes por la Puerta Santa de la Misericordia del Vaticano.
Rezamos y pedimos ayuda y sostén para llevar a cabo esta nueva misión en el centro de la cristiandad.

foto8

Preparando a los misioneros

En las semanas sucesivas, comenzaron las charlas de formación para nuevos misioneros, gracias a toda la información y material entregado por la Hna. Ivone. Miramos ahora con ojos atentos y esperanzadores, el peregrinar de nuestra Madre en estas dos regiones.
Siento en lo más profundo de mi corazón, que éste es solo el inicio de algo muy grande y hermoso; grande como los numerosos desafíos que afrontaremos y que hoy, con inmenso amor, alegría y humildad, aceptamos.

PANORAMICA BELMONTE

Colaboración: Claudia Echenique

Etiquetas: , , , , , , ,