Publicado el 2016-04-17 In Campaña

Todos los días la saludamos, como lo hacemos con nuestra madre, con un beso y una oración

ITALIA, por Virgínia, 9 años, de la Parroquia de S. Mateo Ap. Ev. Marsala, Sicilia •

Me llamo Virginia y tengo 9 años. Curso 4º año de la escuela primaria y 2º año de catequesis de Primera Comunión en la Parroquia de San Mateo en Marsala. Hoy quiero dar testimonio en nombre de toda la clase de catequesis del amor que Nuestra Señora ha traído a nuestras casas. Conocimos a Nuestra Señora de Schoenstatt en primer año de catequesis.  Fue nuestra catequista, María, amiga de la infancia de mi madre, quien trajo a Nuestra Señora a casa por primera vez. Durante una catequesis, después de que María nos habló sobre Nuestra Señora, yo les conté a mis compañeros lo bueno que era tenerla en casa. A partir de aquel día, Nuestra Señora, con ayuda de la Hna. Yvonne, entró en las casas de todos mis compañeros. Para nosotros ya forma parte de nuestras familias, y cuando llega a nuestras casas le hacemos una gran fiesta. Con nuestras madres preparamos una mesita con los manteles más hermosos del ajuar, un día antes vamos con nuestro padre a la florería a comprar las flores más bonitas y así preparamos un pequeño altar con velas para recibirla.

Cuando María nos la entrega el sábado, la llevamos a casa con gran felicidad porque sabemos que se quedará con nosotros toda la semana. Todos los días, cuando vamos a la escuela y a nuestro regreso, la saludamos y lo hacemos como con nuestra propia madre: con un beso y una oración.

Después la llevamos con nosotros a la mesa y, luego del almuerzo, la llevamos a nuestra habitación para que nos acompañe mientras hacemos las tareas de la casa. Si no logramos hacer algo, la miramos y Ella, sonriendo, nos ayuda.

Creo que, desde allá arriba, estará junto a mí, con Nuestra Señora

A la noche rezamos el Rosario con la familia. Yo también rezaba por la tarde con mi abuela, que era una profesora jubilada, pero esto, desde hace tres meses, ya no es posible porque mi abuelita se fue al celo. Creo que, desde allá arriba, estará junto a mí, con Nuestra Señora. También el papá de una de mis compañeras de catequesis ya no está más, pero él sigue rezando el Rosario como si estuviese en la familia.

Nuestras familias siguen teniéndola en aquella mesita que preparamos, y junto con nosotros ponemos una fotografía de nuestros seres queridos.

Tener a Nuestra Señora es una gran emoción

Tener a Nuestra Señora es una gran emoción porque nos trae mucha alegría y felicidad, cada vez que la vemos nos sentimos serenos y en paz con todos.

Tenerla en casa significa tener la madre de todas las madres, y con Ella nos sentimos siempre protegidos.

Original: italiano. Traducción Cecilia Mata, Buenos Aires, Argentina

 

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. pablo d'amico dice:

    gracias Virginia y gracias por compartir esta Historia !

    es la profundidad de las cosas simples de la Vida que son nuestros pilares internos !

    en Alianza Solidaria desde Seattle !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.