Publicado el 2020-07-21 In Alianza de Amor Solidaria en tiempos de Coronavirus

Con sus detalles la Mater me dijo: “Estás haciendo lo correcto”

BOLIVIA, Gabriela Pérez •

Cuando nos convertimos en padres nuestras vidas cambian radicalmente y tenemos que tomar decisiones muy difíciles en muchos momentos. Nosotros siempre nos aferramos a la Mater ante estas situaciones, rezamos mucho para que sea Ella quien nos ilumine para ir por el camino correcto. Esta vez, Ella se manifestó de manera muy evidente. —

Soy Gabriela Pérez, tengo 34 años, hace casi 3 años dejé de trabajar por decisión propia para  dedicarme a ser mamá. Me costó mucho hacer ese cambio porque recién me habían ascendido a un cargo de jefatura muy importante, además que no puedo negar que la empresa intentó de muchas maneras convencerme para que continúe con ellos. Eso lo hizo más difícil para mí, pero con mi esposo estábamos seguros de que era lo mejor.

Nuestros planes guiados con la mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios.

Nosotros tenemos una empresa de distribución, sin embargo, luego de la situación que vivió nuestro país en octubre de 2019 empecé a buscar alternativas para generar más ingresos y me dediqué a la venta de paquetes turísticos como freelance. No puedo negar que, con la bendición de nuestra Mater como siempre, me fue muy bien. Lamentablemente en Bolivia desde el 19 de marzo solo tenemos viajes humanitarios con lo  que esta pandemia nos sacudió en todos los ámbitos de nuestra vida, financiera y personalmente.

¡Y la Mater me respondió!

Justamente en estos tiempos tan difíciles, cuando las empresas están reduciendo personal en vez de contratar, me llamaron de la empresa donde trabajaba antes para que volviera. Sí, en plena pandemia, en plena crisis y justo cuando lo estábamos necesitando… ¡Era una señal! Además, que me ofrecían la posibilidad de trabajar desde la casa, volver a tener un ingreso seguro y poder desprenderme de a poco de mis hijas para retomar mi vida profesional.

Me presenté a trabajar con el corazón hecho nudo por dejar a mis hijas después de tenerlas 24/7 durante cuatro meses de cuarentena rígida y de varios años de dedicarme a ser mamá. Salí de la casa muy dudosa de si la decisión tomada era realmente la correcta, hasta que me acerqué al escritorio que me habían asignado y ahí estaba la Mater esperándome en una foto – en ese momento entendí que «Nada pasa por casualidad, todo viene de la bondad de Dios». Ella con sus detalles me demostró que siempre me acompaña.

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Que hermoso testimonio, gracias gabriela por compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *