Publicado el 21. marzo 2020 In Alianza de Amor Solidaria en tiempos de Coronavirus, Alianza solidaria

Me encantó la coronación como Reina de la salud

ARGENTINA, Diana Hernández •

En momentos de crisis es cuando nace, crece y se desarrolla la creatividad. Cientos de misas, rosarios, vía crucis, mensajes vía on line… Gracias a la disposición de tantos sacerdotes estamos viviendo estas gracias.

Es una manera original de vivir la comunión en esta “cuarentena”, en Cuaresma.

La iniciativa de la familia española, a la que estamos todos invitados, de coronar a la Mater como Reina de la salud física y espiritual, es poner todo en sus manos y también decirle: ¡Aquí estamos para servirte, Madre!

Esta iniciativa y los momentos difíciles que transitamos hoy, me recordó la coronación de nuestro santuario hogar. En febrero de 2013, a mi esposo Carlos le diagnosticaron cáncer, unidos a la Mater transitamos los meses hasta su fallecimiento el 10 de noviembre de ese año, con calma y paz; fue el regalo especialísimo de nuestra Mater.

Reina de nuestro hogar

El 18 de julio realizamos la coronación de nuestro santuario hogar. Parte de esa oración reza: “Madre y Reina de nuestro corazón, como lo hiciera tu hijo, el padre José Kentenich, en estas dos coronas: la corona de madera de Paso Mayor y la corona del Tabor, queremos expresar nuestra gratitud., nuestra confianza en tu poder y nuestra disponibilidad, como instrumentos en tus manos, para llevarte a los hermanos más necesitados.”… “Acepta que te coronemos como Reina de nuestro hogar y haz que cada uno de nosotros sea tu corona, para gloria tuya y del Dios Trino”.

Allí rezamos y ofrecimos. Leímos el Evangelio y Carlos recibió la comunión todos los domingos hasta noviembre cuando parte a la casa del Padre. No pudo viajar al santuario de Paso Mayor cada semana, como lo hacía habitualmente, pero el santuario hogar fue su fortaleza y confianza.

Señor, ahora puedo descansar en tu pecho según el profundo deseo de mi corazón

Humanamente es difícil atravesar situaciones de dolor. El dolor está, pero de su mano, de la mano de nuestra Madre, todo tiene otro color, otro sentido y nos permite recordar, que a pesar de la dificultad hay otros hermanos que nos siguen necesitando, como en esta cuarentena.

Dejó su libro del Hacia el Padre – que leyó la mañana de su muerte – marcado en la oración “Después de la comunión”: “Así como te preparaste una morada, en tu Madre y Compañera al dar ella su sí, has enriquecido mi corazón, Señor. Ahora puedo descansar en tu pecho según el profundo deseo de mi corazón...” (Hacia el Padre. Después de la Comunión).

Cuando trabajamos con Ella siempre estamos listos para el combate, sabemos que descansaremos en su regazo.

Así decimos frente a esta pandemia, junto a la Familia española: “Reina de la salud, ruega por nosotros. Reina de la Salud, cuenta con nosotros”.

 

Reina de la salud, ruega por nosotros.
Reina de la Salud, cuenta con nosotros

 

Reina de la salud física y espiritual

Etiquetas: , , , , , ,

2 Responses

  1. Gracias por tu testimonio, Diana. Efectivamente,» el santuario hogar es nuestra fortaleza y confianza», como lo fue para tu esposo, Carlos. Ahora que estamos confinados, nuestros santuarios hogar deben crecer con nuestra oración y capital de gracias. Que no los dejemos solos, por cansados y desanimados que estemos. Nos sentamos frente a Ella y nos dejamos mirar, así también se ora.

  2. Madre de la Salud; Nuestra SEÑORA de SCHOENSTATT ruega por nuestro país el Paraguay y por el mundo entero. Por tu Santa intercesión se curen todos los enfermos y pare está pandemia. Amén y Amén…!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *