Publicado el 2020-03-25 In Alianza de Amor Solidaria en tiempos de Coronavirus

Dentro de unos días será de nuevo mi cumpleaños

ESPAÑA, Paz Leiva •

Dentro de unos días será de nuevo mi cumpleaños. Otros años a estas alturas ya sabía quién vendría, cuántos seríamos a comer, a merendar. —

Este año es raro y diferente a cualquier otro. Incluso diferente a cumpleaños pasados lejos de casa, en los cuales, a falta de móviles, tenía que llamar por teléfono a casa para que me felicitaran.  Mi cumpleaños suele caer en Cuaresma, a veces incluso en viernes – el menú se complica, tendré que poner pescado- y otras veces en plena Semana Santa.

No tengo hecha la lista de la compra. No hace falta pensar qué le gusta a cada uno para el aperitivo. Sobrarán aceitunas de Camporreal en la nevera: no vienen los nietos. Pondré un par de “tapas” antes de comer y brindaremos solos mi marido y yo con una buena copa de vino, por un año más.

No me traerán regalos ni elegiré a mis amigos favoritos (que son todos mis nietos a la vez) que me acompañen a traer la tarta. Y este año ¿Qué tarta pongo? A mí me gusta la de castañas, me he dado a veces ese capricho, aun sabiendo que no es la favorita de todos. Aviso: el año que viene no os libráis, habrá tarta de castañas.

Pero nos vemos…

Este año con un bizcocho casero será suficiente. Por las velas no hay problema. Hace años que todas las velas no caben, con una para las unidades y otra para las decenas es suficiente. Y si no, una sola, en el centro.

No me traerán regalos, pero nos veremos en alguna sesión de Zoom o video-llamada. Y yo sí tendré un regalo para todos: el esfuerzo que estoy haciendo todas estas semanas para no salir de casa. Los que me conocen saben que no me importa estar en casa. Me gusta. Pero por temperamento, por estructura, me gustaría estar en primera línea luchando contra el virus;  organizando alguna acción ciudadana para ayudar a los que peor lo están pasando; trabajando hasta caer rendida. Pero no lo haré…”porque estar separados nunca nos había unido tanto”.

Cuidarme para no dar más problemas a la sanidad

Este año mi obligación es cuidarme. Los schoenstattianos lo llamamos “capital de gracias”. Los abuelos no nos debemos exponer al virus. Y eso hacemos. Para no dar más preocupaciones a la familia. Para no dar más problemas a la sanidad,  porque en los hospitales de Madrid ya se prioriza a quién tratar, atendiendo a la edad, porque no hay medios para atender a todos. ¡Qué envidia me dan los médicos – que teniendo varios años más que yo – se reincorporan a sus puestos para ejercer de nuevo!  Como en la “guerra total” se está llamando a filas desde los estudiantes de los últimos cursos de medicina hasta a los médicos jubilados.

Este año, el día de mi cumpleaños después de cumplir nuestra apretada agenda para mantener lo más alto posible el cultivo del espíritu, visitaremos algún museo, asistiremos al teatro o a la ópera. Y saldremos a la ventana a las ocho de la noche a aplaudir al personal de los hospitales, a los policías, a los reponedores y a las cajeras de los supermercados… y veremos a la familia. Bendito sea Dios, que ha permitido inventos tan buenos como las comunicaciones actuales.

Juntos nunca hemos perdido

Nos estamos mandando canciones y coplas que circulan estos días con mensajes de ánimo, de alegría, de esperanza. Vamos a ensayar. Igual que otros años hemos ensayado para los Oficios y la Vigilia Pascual.

Y este año que es raro y diferente a cualquier otro,  el repertorio para la Pascua también va a ser raro y diferente, pero la Pascua la celebraremos y cantaremos a gritos en una sesión de Zoom, sin el cordero del domingo de Resurrección; sin juntarnos, cada uno en su casa, pero juntos…porque “juntos nunca hemos perdido”.

Etiquetas: , , , , ,

3 Responses

  1. Aunque tarde, lo he leído mamá.
    Lo estás haciendo muy bien y te lo agradezco. A pesar de lo mucho que te gusta pasear por nuestro Madrid, ir al centro, ir de museos o alguna vez tomar una cañita por el barrio. Gracias por tu esfuerzo por quedarte en casa.
    No hay tarta mejor que tu bizcocho, pero el año que viene te llevaremos tarta de castañas y lo celebraremos doblemente, por tu cumple y por estar juntas.
    Felicidades mamá.

  2. Feliz cumpleaños, querida Paz! Que disfrutes el bizcocho con tu esposo. El próximo año, si Dios lo quiere, volverá la tarta de castañas. Bendiciones!

  3. Feliz Cumple!!!! Paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *