Publicado el 24. agosto 2016 In Alianza solidaria

Alianza solidaria con Italia

María Fischer •

Un sismo de magnitud 6,2 se ha registrado durante la madrugada de este miércoles en el centro de Italia, en los alrededores de la localidad de Perugia. La ciudad de Amatrice, de menos de 3.000 habitantes, ha sido una de las más afectadas. El alcalde informó de que hay personas atrapadas bajo los escombros de sus edificios. Por ahora se sabe de al menos 37 personas fallecidas.

Recemos por las victimas, sus familias y amigos, los médicos y los que corren a ayudar en estos momentos de dolor y angustia.

Alianza solidaria con Italia, un Ave María y una vela en nuestros Santuarios, un momento de compartir el dolor en nuestro corazón.

El terremoto, se lee en una noticia, también se sintió en Roma y en el Vaticano. Sí, se sintió en el corazón mariano del Papa Francisco.

«Había preparado la catequesis de hoy, como todos los miércoles, sobre el tema de la cercanía de Jesús», comenzó el Papa, «pero ante la noticia del terremoto que ha golpeado el centro de Italia, devastando zonas enteras, y dejando muertos y heridos, no puedo dejar de manifestar mi gran dolor y cercanía a todas las personas presentes en los lugares azotados por los temblores. A todos los que han perdido a sus seres queridos y a las que todavía están afectadas por el miedo y el terror».

«Escuchar decir al alcalde de Amatrice decir que el pueblo ya no existe, y saber que entre los muertos hay niños, me conmueve mucho», subrayó el Pontífice, quien quiso «asegurar la oración» a todos los afectados, a quienes pidió que «confíen en la caricia y el abrazo de toda la Iglesia, que en este momento desea abrazarlos con su amor materno».

Tras agradecer el trabajo de voluntarios y profesionales con las víctimas, Francisco pidió a toda la plaza que «nos unamos en oración, para que por la intercesión de la Virgen María, el Señor Jesús, que siempre se ha conmovido ante el dolor humano, consuele estos corazones afligidos y les conceda la paz. Dejémonos conmover con Jesús».

«Por tanto, posponemos para la próxima semana la catequesis de este miércoles, y os invito a rezar una parte del Santo Rosario, los misterios dolorosos», señaló. La oración se llevó a cabo en un profundo y respetuoso silencio.

Suspenderomos aunque sea para un minuto nuestras muchísimas actividades para «sentir» el terremoto en nuestro corazón y rezar, si no un rosario, un Ave María.


Etiquetas: , ,