Publicado el 19. julio 2016 In Alianza solidaria, Francisco - iniciativas y gestos

Llamando a Niza o: La credibilidad de la Iglesia pasa por el camino del amor misericordioso y compasivo

Por Maria Fischer, con material de Radio Vatican •

«La credibilidad de la Iglesia pasa por el camino del amor misericordioso y compasivo que da vida nueva e infunde el coraje para mirar con esperanza hacia el futuro», escribió Francisco el 18 de julio al capítulo general de los Dominicanos, y les pide que «sean testimonios de la misericordia, profesándola y encarnándola en sus vidas, y sean signo de la cercanía y ternura de Dios para que la sociedad actual redescubra la urgencia de la solidaridad, el amor y el perdón.»

No son solo palabras. Es algo real. Tan real como dos llamados telefónicos del Papa tras el atentado de Niza.

¿Qué puedo hacer?

Tras el envío de un telegrama a monseñor André Marceau, Obispo de Niza firmado por el Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin y el llamamiento después del rezo del Ángelus dominical, el Obispo de Roma habló por teléfono con el alcalde de Niza, Christian Estrosi y con el presidente de “Amigos Franco-italianos”, Paolo Celi.

En entrevista a Radio Vaticano al micrófono de nuestra compañera Giada Aquilino, el señor Paolo Celi relata la llamada con el Papa:

“No esperaba absolutamente la llamada. Cuando respondí, escuché, “Paolo, soy Papa Francisco”. ¡Fue un momento de silencio de mi parte! Después, obviamente me invitó a llevar a toda la ciudad de Niza, a todas las familias de las víctimas, su mensaje de solidaridad y consuelo diciendo: ¿Qué puedo hacer?

¿El Papa le dijo que encontrará a los familiares de las víctimas?

“Hemos también hablado -hemos estado un poco de tiempo al teléfono- de un encuentro en Roma en el futuro próximo, sin fijar todavía una fecha”.

Vigilia en Sydney, Australia

El Papa habló también con el alcalde de Niza ¿Qué reflexión surgió del dolor, de la sangre derramada?

“Christian Estrosi vio verdaderamente con sus ojos imágenes increíbles. El Santo Padre le volvió a dar la energía necesaria en esta situación. Aquella del Papa fue una llamada que dio consuelo a miles de personas que se trabajan por aliviar el dolor. Ha sido verdaderamente fundamental”.

Recordamos las palabras del Papa Francisco al finalizar el rezo del Ángelus el domingo 17 de julio.

“En nuestros corazones está vivo el dolor por la tragedia que, la noche del pasado jueves, en Niza, ha truncado muchas vidas inocentes, incluso muchos niños. Estoy cerca a cada familia y a la entera nación francesa de luto. Dios, Padre bueno, acoja a todas las víctimas en su paz, sostenga a los heridos y conforte a los familiares; Él aleje todo proyecto de terror y de muerte, para que ningún hombre ose más derramar la sangre del hermano. Un abrazo paterno y fraterno a todos los habitantes de Niza y a toda la nación francesa. Y ahora, todos juntos, oremos pensando en esta tragedia, en las victimas, en los familiares. Oremos primero en silencio… Ave María…”

Aun en la noche del atentado salió un artículo de solidaridad con las víctimas de Niza en nuestro schoenstatt.org. No es mucho. Realmente no. Es un poco de esfuerzo, una oración, la esperanza de llegar a unos schoenstattianos, una señal para romper el silencio y la indiferencia. Es un poco. Es mucho más que nada.

#prayfornice

Vigilia en algún lugar del mundo…

Etiquetas: , , , , ,