peregrinación Hasenkamp - La Loma

Publicado el 2022-08-14 In Schoenstatt en salida

Jorge Schaab – 27 años peregrinando de Hasenkamp a La Loma

ARGENTINA, Martina Schaab, vía www.peregrinaciondelospueblos.com

Cada vivencia relatada es como una pequeña vela que va iluminando nuestra alma y reconfortándonos, es tu historia, mi historia, nuestra historia. ¡Somos todos una parte fundamental de estos 40 años! – Con estas palabras, los organizadores inician el compartir de historias reales de peregrinos, historias vividas a lo largo de los 40 años de la Peregrinación de los Pueblos que una la ermita de Hasenkamp con el Santuario de La Loma en Paraná. Compartimos una de estas, la de Jorge Schaab, relatada por su hija. Pues él ya no puede ya que, falleció de Covid. —

En este año tan especial, en donde la Peregrinación de los Pueblos cumple 40 años quiero contarles la historia de una persona muy especial, quien peregrinó junto a la Mater por 27 años.

«Jorge Schaab» mi papá, una persona por la que muchas personas rezaron por él y su salud, una persona que la pandemia se llevó pero que quedó en el corazón de muchas otras.

A mis 8 años me llevó a conocer esta hermosa veneración a María

Mi papá realizo la PDLP (Peregrinación de los Pueblos) por 27 años consecutivos con miles de historias en cada una de ellas.

En sus comienzos me contó de su primera peregrinación, la cual hicieron de pantalón de jeans y alpargatas, cargados con las mochilas y el mate. En ese momento eran pocos peregrinos, no existían los camiones de apoyo, ni ambulancias, ni colectores.

Comenzó caminando con mi tío, luego con mi mamá, con mi hermana y a mis 8 años, me llevó a mí a conocer esta hermosa adoración que teníamos los dos hacia nuestra Mater y hacia la peregrinación de los pueblos. La cual compartimos juntos durante 11 años seguidos.

Recuerdo que cada año llegaba agosto y esperábamos ansiosos que llegara octubre, empezando a organizar nuestras cosas y que no nos falte nada.

Peregrinación de los Pueblos

Así la recordamos: 2019

El Fiat con parlantes

Luego de unos años de peregrino, mi papá estuvo de apoyo en el camión que salía de la parroquia de Oro verde, esperando a los peregrinos en cada parada.

A los años comenzó como móvil de sonido, teníamos un “Fiat Uno” al que le ponía los parlantes arriba, la sirena y con eso íbamos acompañando a los peregrinos hasta llegar a La Loma.

A los pocos años compramos una camionetita, unas nuevas bocinas (destinadas a la peregrinación), una nueva sirena y ahí íbamos los dos nuevamente con el corazón explotado de felicidad esperando llegar a La Loma.

Con el pasar de los años en el año 2015 comienzo en el grupo de Servidores de María de Paraná.

Es ahí cuando mi papá decide dejar el móvil de sonido para sumarse como «colector».

Quienes tuvieron el agrado de conocerlo recordarán cómo iba en la camioneta con su cartel luminoso y su sirena resonando por toda la peregrinación, siempre con una sonrisa y una palabra de aliento.

Sabíamos que él estaba cerca de nosotros y que se acercaba un colector solo al escuchar la sirena.

Pasaban los años y él era parte de nuestra hermosa familia de servidores, para ellos era un papá más.

Colector de botellas para las antorchas de la noche

Recuerdo que él se encargaba de empezar a juntar botellas desde comienzo de año para las antorchas de la noche.

Era él quien nos esperaba en las paradas con un mate calentito, unas facturas y siempre con una palabra de aliento para que siguiéramos nuestro recorrido.

Mi papá, una persona que amaba cada momento de la peregrinación y que la vivía con tanto entusiasmo y amor.

11 años compartiéndola juntos como padre-hija, inexplicable la emoción y la alegría que eso generaba.

Miles de recuerdos más que quedan por contar, guardados en mi corazón y en el de todas las personas que lo conocieron. Este año no está físicamente con nosotros, pero peregrinamos juntos corazón a corazón.

Más: www.peregrinaciondelospueblos.com

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.