Publicado el 2020-09-13 In Obras de la misericordia, Proyectos, Schoenstatt en salida

¿Quieres sumarte al desafío de cambiarle la vida a un niño?

CHILE, Natalia Jáuregui / Maria Fischer •

“Hay otro proyecto social – educacional que es la Fundación Padre Hernán Alessandri, que tiene un colegio grande en la comuna de Puente Alto, en Santiago de Chile”, comentó el P. Francisco Pereira, director espiritual de María Ayuda, Chile, hace unos meses en un intercambio con schoenstatt.org sobre proyectos concretos de la gestación de un nuevo orden social, desde la Alianza de Amor. Se trata del colegio José Kentenich en Puente Alto, donde se imparten clases a 834 niños y niñas del barrio. Es un barrio diferente a los que habitualmente se encuentran los colegios de Schoenstatt en Chile. Los índices de vulnerabilidad social de los alumnos en el año 2019 fueron un 92,4% en educación básica y un 90,8% en educación media. En este colegio que lleva el nombre de José Kentenich, se educan niños como lo fue él: de familias necesitadas, pobres, vulnerables. —

“Nosotros pertenecemos a la red de colegios schoenstattianos desde hace varios años, pero lamentablemente no somos muy conocidos y esto nos ha complicado un poco la situación financiera, ya que hace más difícil conseguir aportes permanentes para la educación de nuestros estudiantes”, comenta Natalia Jáuregui, gerente de la Fundación Educacional P. Hernán Alessandri, entidad que sostiene el Colegio P. José Kentenich y el Jardín infantil Casa Belén, en Puente Alto.

Puente Alto: lugar del compromiso social de los Padres de Schoenstatt y muchos más

“Los seminaristas siempre hablan de Puente Alto, es un lugar donde viven felices su preparación al sacerdocio”, comenta Claudia Echenique del equipo de redacción de schoenstatt.org, al hablar de la investigación para este artículo sobre el colegio de Puente Alto. Sí, desde el año 2012, los seminaristas del Colegio Mayor tienen un proyecto de inserción social en la comuna de Puente Alto, donde la comunidad de los padres de Schoenstatt tiene un colegio que atiende a niños, adolescentes y jóvenes de este sector.  Puente Alto es asimismo el lugar donde se realizan las Misiones de Semana Santa del Colegio Mayor. El proyecto consiste en vivir por un año en una casa, con dos o tres seminaristas, para allí servir pastoralmente tanto en la catequesis del Colegio, como en dos capillas (Señor de la Misericordia y San Carlos).  La idea es generar espacios donde las personas puedan encontrarse, compartir como hermanos y ser una presencia religiosa en medio de la gente. Además, la juventud de Schoenstatt de Santiago durante muchos años realizó misiones en Puente Alto.

Un colegio comprometido con la formación orgánica de los alumnos y sus maestros

El año 1993, la Corporación de Beneficencia María Ayuda adquiere un terreno en la comuna de Puente Alto, colindante a la población Carol Urzúa, destinado a la construcción de un colegio polivalente que diera respuesta integral a los requerimientos educativos, sociales y recreativos de las familias del sector. “José Kentenich” fue el nombre que eligió su fundador, el padre Hernán Alessandri para bautizar el colegio, en honor al sacerdote fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt. El colegio Padre José Kentenich forma parte de la red de colegios kentenijianos de los padres de Schoenstatt junto a los colegios Monte Tabor y Nazaret (Lo Barnechea), colegio Sagrada Familia (Reñaca), el colegio de la Santísima Trinidad (Concepción), el colegio Pablo Apóstol (La Florida) y el colegio San José de Chicureo (Chicureo).

El Colegio padre José Kentenich, más allá de un gran equipo de docentes, cuenta con un equipo multidisciplinario de apoyo que lo conforman: psicopedagoga, fonoaudióloga, psicóloga, orientador y asistentes sociales.

Todos los años se realizan capacitaciones a nuestros docentes tanto de manera interna como también externas. La formación valórica y espiritual es un pilar fundamental tanto para la educación de los niños y niñas, como para los colaboradores, por lo que se desarrollan diferentes actividades durante el año, con talleres, misas, peregrinaciones al Santuario de Schoenstatt y actividades solidarias. Dentro de las actividades extra programáticas que se realizan todos los años en el área de formación, está la preparación de la primera comunión y confirmación, las cuales se llevan a cabo con la colaboración de seminaristas y voluntarios.

Los alumnos cuentan con una variedad de talleres extra programáticos, que buscan entregar aprendizajes complementarios a los tradicionales, con el objetivo de aportar al crecimiento personal y favorecer el desarrollo de habilidades no curriculares, fomentando el valor del medio ambiente, las artes, la música, la ciencia, el deporte y la vida saludable. Los talleres se dividen por rangos de edades y actividades para todos los alumnos del colegio. En algunos casos, estos talleres preparan a los alumnos para asistir a competencias y muestras, tanto internas como externas al establecimiento.

Durante el año 2019, se realizaron 10 talleres dentro de los cuales se encuentran: básquetbol, folklore andino, fútbol, inglés, huerto, gimnasia (motricidad y coordinación), taekwondo, voleibol, scout y orquesta.

Los alumnos del colegio en tercero medio pueden escoger entre terminar su educación media por la modalidad científico humanista o ingresar al técnico en telecomunicaciones. Los alumnos que optan por el técnico profesional, cuentan con laboratorios exclusivos para su especialidad, con buen nivel de equipamiento, además de tener certificaciones Cisco y las prácticas profesionales son gestionadas y buscadas por los docentes del área técnica profesional del establecimiento.

Durante el año 2019, debido al estallido social de octubre de ese año, si bien no hubo suspensión de clases por motivos internos, sí hubo suspensión de clases por parte del ministerio de educación, lo que implicó que se redujera la jornada escolar por el resto del año académico, y es por esto que varias actividades no se pudieron llevar completamente a cabo.

Y llegó la pandemia…

Como si la situación socio-económico de las familias del barrio y las consecuencias del estallido social aun no hubieron sido suficientemente graves, en marzo de 2020 llegó la pandemia.

“Estos últimos meses han sido un poco complejos respecto de la situación económica de las familias de nuestros estudiantes, y estuvimos focalizándonos en realizar algunas campañas solidarias para poder apoyar en las áreas que más lo necesitaban (alimentos, materiales escolares, computadores e internet)”, comenta Natalia.

Consciente del déficit de conocimiento sobre el colegio (el jardín de infantes será tema de otro artículo), invirtieron en la actualización de la página web, para poder difundir, comunicar, dar a conocer mejor los proyectos educativos en Puente Alto.

“Ya tenemos al menos algunas gráficas, redes sociales (Facebook e Instagram de la Fundación), campañas solidarias activas, página del colegio y del jardín, también en proceso de actualización. Todo este material está en mucho mejor estado que hace unos meses, así que estamos realizando todos los esfuerzos para generar alianzas y que se puedan difundir nuestros proyectos, con el objetivo principal por supuesto de aumentar la red de «padrinos» que nos apoyan mensualmente con donaciones, así como obtener más aportes específicos para alguna de nuestras 3 dimensiones de ayuda a estudiantes que hemos implementado”.

Ayuda solidaria. ¡Ya!

Natalia vuelve a mencionar lo que más le inquieta:

“Durante este último tiempo el impacto social y económico que ha generado el COVID-19 en las familias de nuestros niños y jóvenes ha sido enorme. Trajo consecuencias negativas en la calidad de la educación que podemos otorgarles, ya que las condiciones aumentaron las brechas ya existentes. Algunos datos que pudimos levantar reflejan esta realidad:

  • Aproximadamente 3 de cada 4 familias perdieron su fuente de trabajo.
  • Tres de cada 10 familias no logran aún cubrir sus necesidades de alimento ni de aseo personal diarias.
  • La mitad de nuestros estudiantes no cuentan con un computador en su hogar
  • Y más de un 20% de las familias ni siquiera tienen acceso a internet.

Es por esto que generamos campañas de ayuda solidaria en 3 dimensiones:

  1. Entrega mensual de Cajas de Alimentos (a 251 familias)
  2. Campaña de Kits de Materiales Escolares (para 595 kits)
  3. Conexión a internet mediante planes de BAM para 185 planes mensuales. Recibimos una gran donación de computadores, sin embargo, esto no satisface completamente la necesidad de conexión, ya que muchos no tienen cómo costear planes de internet básico).

También se puede ayudar de manera permanente, apadrinando a una niña o niño de la fundación. Un aporte mensual ayudará a financiar la educación de cientos de niños y niñas de este colegio y jardín infantil”.

Te invitamos a ser parte de nuestro proyecto y sumarte al desafío de cambiarle la vida a un niño.»

 

Puente Alto. Un barrio en un país marcado por una desigualdad social brutal.

Puente Alto. Un proyecto social eficiente de un movimiento “bajo fuego” en Chile y más allá.

Puente Alto. Un compromiso con el nuevo orden social desde el evangelio, en alianza.

Puente Alto. Un niño que puede desarrollar sus dones, sus sueños, sus fortalezas como aquel niño José Kentenich.

Puente Alto. Seamos parte del cambio.

 

CONTACTO - DONACIONES
Fundación Educativa P. Hernán Alessandri www.fepha.cl
Colegio Padre José Kentenich www.cpjk.cl
Casa Belén www.casabelen.cl
Facebook: @fundacionpha
Instagram: @fundacionpha

DATOS PARA TRANSFERENCIA
Cuenta Bancaria en Chile
No Cuenta: 887 0137 803
Banco de Chile
Rut: 65.034.674-2
Fundación Educacional Padre Hernán Alessandri
Mail: [email protected]

Cuenta Bancaria en Alemania (SEPA)
Schönstatt-Patres International e.V.
IBAN DE33 4006 0265 0003 1616 03
BIC: GENODEM1DKM
Uso previsto: Colegio PJK Puente Alto

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *