Publicado el 8. noviembre 2019 In Schoenstatt en salida

Tres santuarios, una oración

PUERTO RICO, Edgardo L. Rivera y Juan González •

“Además les digo que, si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en los cielos” (Mt. 18:19). Con esto en mente, motociclistas católicos de Puerto Rico, visitaron los Santuarios de Schoenstatt para ofrecer oraciones a la Santísima Virgen María por la salud de nuestros hermanos que les aqueje alguna enfermedad. —

Con el título “Tres santuarios, una oración”, el pasado domingo 27 de octubre de 2019 motociclistas católicos de los clubes Lobos Riders, L.A.M.A. (capítulos de Arecibo, Cabo Rojo, Lares y San Sebastián), Motociclistas Misioneros de Schoenstatt y otros independientes, se unieron por segundo año consecutivo en una peregrinación donde visitaron los tres Santuarios de Schoenstatt de Puerto Rico. El motivo de ésta fue el ofrecer oraciones por la salud de nuestros hermanos enfermos de cáncer, diabetes y enfermedades terminales.

Grupo dentro de uno de los santuarios

La Mater protegió sus chalecos en el Santuario nacional

A tempranas horas de la mañana, los peregrinos se reunieron en el Santuario nacional de Puerto Rico, el Santuario de la Solidaridad, en el pueblo de Cabo Rojo. El Sr. Juan González, organizador del evento y miembro de Latin American Motorcycle Association (L.A.M.A.), capítulo de Arecibo, explicó el itinerario para ese día. Allí se ofrecieron los primeros dos misterios gloriosos del Santo Rosario.

Los Motociclistas Misioneros de Schoenstatt, por su parte, aprovecharon la oportunidad para recoger los chalecos que utilizan en sus corridas y los mostraron a sus hermanos motociclistas. Estos chalecos fueron dejados por los motociclistas en el santuario y custodiados por las Hermanas de María desde la semana anterior, como un acto de entrega y “confianza ciega” en la Mater y pidiendo su especial protección necesaria para sus misiones.

Motociclistas ofreciendo el Rosario

La alegría superó todo el cansancio

Luego de 88 km hacia el este, llegaron a la segunda parada, en el Santuario Cenáculo de la Inmaculada Madre del Redentor, ubicado en el pueblo de Juana Díaz. Allí ofrecieron el tercer y cuarto misterio glorioso del rosario. Luego del almuerzo en el pueblo central de Adjuntas, partieron para el Santuario Magníficat, en el pueblo de Hatillo (86 km hacia el norte), donde se ofreció el quinto misterio glorioso y las letanías de la humildad.

El cansancio por los más de 174 km (108 millas) recorridos, no pudo opacar la alegría y satisfacción que sintieron los motociclistas al completar la corrida. Fue un día hermoso y de grandes bendiciones tanto para los enfermos que recibieron la oración como para los que estuvieron presentes en el evento. Con el favor de Dios y de la Madre, Reina y Vencedora Tres Veces Admirable se encontrarán nuevamente el año próximo en la tercera vuelta de “Tres Santuarios, una oración”.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *