Publicado el 30. abril 2019 In Proyectos, Schoenstatt en salida

Transformando corazones y cultura: Novena peregrinación anual de Viernes Santo

ESTADOS UNIDOS, Zachary Larson •

Es difícil creer que más de 600 peregrinos recorren casi 18 kilómetros una vez al año en Austin, Texas. Cada Viernes Santo, los católicos de Austin caminan desde la catedral de Santa María al santuario mariano de la Virgen de Schoenstatt en conmemoración de la muerte de Cristo en la cruz. Mientras que mi amigo Cody y yo dirigíamos a la multitud a lo largo de la autopista de la capital de Texas en la novena peregrinación anual de Viernes Santo, me puse a pensar sobre el impacto que este evento tiene en mi ciudad. —

Viernes, 19 de abril. Las calles de Austin se convierten en un escenario para un grupo de 16 schoenstattianos de la Universidad de Texas. Después de una solemne bendición impartida por el obispo, Mons. Joe Vasquez, el grupo ofreció a los peregrinos una escenificación del viacrucis, interpretando la pasión y muerte de Cristo. Estos hombres y mujeres querían ser un testimonio de fe para los que acompañaban a Cristo.  Los peregrinos se conectaban con la cruz de Cristo al cargar una cruz real, rezar la Coronilla de la Divina Misericordia y cantar. “Esto es verdaderamente hermoso y vendré todos los años”, comentó Joe Leary, un participante.

Un obispo y su rebaño: Mons. Vasquez observa después de haber dado su bendición a la multitud

«Causamos un impacto en la ciudad de Austin»

El evento, sin embargo, es significativo para toda la ciudad. Sasha Krauss, un coordinador del elenco, dijo, “Al final, tuvimos un impacto no solo en los peregrinos, sino en toda la ciudad de Austin”. Muchos transeúntes fueron testigos de la peregrinación e incluso se unieron. La transformación de la cultura desde el interior representa el máximo anhelo.

Empezó con unos 30 estudiantes

En 2009, un pequeño grupo de alrededor de 30 estudiantes universitarios, encabezados por James Van Matre y Megan McQuaid, iniciaron la peregrinación de Viernes Santo. A diez años de distancia, todo el Movimiento de Schoenstatt en Austin coordina la logística. La “GFP”, por las siglas de “Peregrinación de Viernes Santo” en inglés, ha crecido enormemente y ahora atrae a gente de toda la diócesis de Austin, incluyendo San Marcos y College Station. La preparación inicia en enero, cuando los coordinadores del Movimiento planean la ruta e informan a las escoltas policíacas. Los estudiantes también empiezan a trabajar en febrero, ensayando regularmente.

Francine Pelaez, al centro, encarna a María. Ninel Ibarra, a la derecha, encarna a Verónica

Encabezando el camino a Cristo

Este año Francine Pelaez representó a María, “Al principio, me sentí nerviosa y casi incapaz de representar mi papel, pero, a través de oración y reflexión, me di cuenta de que este llamado no pudo haber llegado en un momento más perfecto”, explicó. “Me estoy preparando ahora para coronar personalmente a la Santísima Virgen y esta experiencia me ha ayudado a profundizar en mi relación con ella”. Francine siguió diciendo, “Reconocer a las figuras maternas que tengo en mi vida me ha ayudado a representar a María. Darme cuenta de que ella está viva en tanta gente que tengo en mi vida es lo que me ha impulsado a seguir adelante. Ella siempre me toma de la mano y me lleva a Cristo”.

Llevando su cruz: Michael camina frente al ayuntamiento. Soenen, izquierda, personifica a San Longinus

Faro que guía

Michael McGarrity tomó el rol de Jesús y pasó por dificultades, pero también disfrutó de muchos frutos espirituales. “La mayor dificultad al prepararme para el rol de Jesús en la GFP fue sin duda el aspecto espiritual”, dijo. “Aunque el esfuerzo físico es considerable, no es terrible. Sin embargo, estar listo espiritualmente, estar preparado para ser una imagen tan literal de Cristo para muchos – eso fue intimidante y, como lo comprobé en mi camino, también me hizo sentir humilde”. Al igual que con Francine, María se convirtió en el faro que guio el duro trabajo de Michael. “Me imagine a la Santísima Virgen sufriendo junto a su Hijo y recé porque me bendijera con la gracia de tener un efecto sobre la gente. Esa fue mi motivación”,

Todos los miembros del elenco ofrecieron muchas contribuciones heroicas al capital de gracias para conquistar la peregrinación desde dentro. La Santísima Virgen realmente tomó este apostolado en sus manos.

Transformando la ciudad: Michael McGarrity, estudiante de la UT, encabeza la procesión en el papel de Jesús

Fotografías: Nathan Zamora

Original: Inglés, 29.4.2019. Traducción al español: Eduardo Shelley, Monterrey, México.

 

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. Bravo por Austin. Esto es incuturizar la fe. Hacerla acto, y se predica no con palabras sino con gestos, como será seguramente cada vez más , hacia el futuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *