Publicado el 13. octubre 2018 In Schoenstatt en salida

El Rosario de Hombres Valientes de Encarnación en el Mes del Rosario

PARAGUAY, Laura Andrea Barrios •

Por sugerencia del P. Antonio Cosp, entonces padre asesor de la Obra en Encarnación, a Sebastián Martín, conocido cariñosamente como “Papito”, se inició el rezo del rosario con unos pocos hombres invitados por él mismo en encuentros semanales en la Casita de la Mater, el 4 de diciembre de 2012. —

Cuando mi esposo Enrique González, con quien pertenezco a la Pastoral de la Esperanza desde 2013, supo del grupo, se acercó por “curiosidad”, según dice él, ya que deseaba aprender a rezar el rosario, pero sé que fue la Mater la que lo llamó y con suave violencia le dio el encargo a un fiel hijo que desde el primer momento dijo “sí, aquí estoy”. Se fijaron los martes a las siete de la tarde como los días de encuentro, por lo que desde el inicio su compromiso se volvió sagrado y necesario. La Mater fue obrando en su vida como en la de tantos otros hombres, a los que con dulzura y suavidad va transformando sus vidas, obrando en sus necesidades, calmando sus penas y angustias.

Dios tiene la última palabra

El grupo acompañó en su enfermedad a un Hombre del Rosario, a don Juan Báez, que padecía cáncer, y que por mucho tiempo cada martes esperaba encontrarse con sus compañeros del rosario para compartir ese momento de oración y fortaleza, porque decía  que el rosario era su medicina, era lo que le permitía amanecer cada mañana, que le alargaba la vida para disfrutar de su familia, porque a pesar de los malos pronósticos de los médicos, vivió más tiempo, gracias a que se tomó de María y del rosario, porque “Dios tiene la última palabra”.

La fortaleza y entrega que tenía don Juan era extraordinaria. No se dejó vencer por el desánimo, ya que se sumó al apostolado en el Hospital Regional de Encarnación, incluso asistió a Tuparenda al retiro de Hombres Valientes. Hasta en su funeral y en la novena posterior a su fallecimiento, todos estuvieron ahí uniformados con remeras para apoyar a su familia, que agradeció la presencia y se emocionó con la presencia de sus compañeros, a los que tanto él amaba y recordaba, hasta su última morada.

También Juan Luxhin fue a varios encuentros antes de un infarto que lo llevó a internarse por algunos días antes de ser llamado al encuentro del Señor, y ahí también estuvieron los hermanos rezando con él en el sanatorio, trasladando el encuentro a donde era necesario para acompañar a sus miembros en la oración.

Una obra que se extiende en tareas y lugares

Los Hombres Valientes acuden a donde se necesita, así sea a velorios o novenas, o como representante de los hombres que rezan el rosario y enseñando a rezar a quienes lo desean.

Además, tienen asignado el primer miércoles del mes, antes de la misa en la catedral Nuestra Señora de la Santísima Encarnación, a cargo de la Campaña de Rosario, donde rezan por la conquista y entronización de la Mater desde marzo de 2017.

Actualmente cuentan con varios puntos de oración. Fueron conquistando los corazones y contagiando a muchos hombres, a quienes invitaron para propagar esta hermosa devoción que llama tanto la atención de hombres y mujeres, que admiran a hombres que con voz potente y tanta humildad arrodillados frente a ella le entregan su corazón y compromiso.

Entre ellos podemos mencionar que fueron floreciendo los jardines en varias parroquias, alrededor de la ciudad y en otras ciudades que menciono a continuación:

El 14 de febrero de 2014, en la parroquia San Pedro Apóstol del barrio de San Pedro de Encarnación a cargo de Inocencio Osorio, los encuentros son los lunes;

El 19 de junio de 2015, en la parroquia San José Obrero de la localidad de Capitán Miranda a cargo de Mario Rubén Navarro, los domingos antes de la misa vespertina;

En octubre de 2015, en la parroquia San Isidro Labrador del barrio de San Isidro de Encarnación a cargo de Rubén Maldonado, los lunes.

El 7 de abril de 2017, en la Capilla de San Martín de Porres, perteneciente a la parroquia Inmaculada Concepción de la ciudad de Encarnación a cargo de Rodolfo Oviedo, los viernes;

El 11 de agosto de 2017, de la mano de don Rodolfo Oviedo, junto con su yerno Héctor López, se cruzó la frontera a través del puente internacional San Roque González de Santa Cruz, donde se instaló el punto de oración en la capilla San Francisco Javier de la ciudad de Posadas, los viernes, quienes con profundo amor y compromiso también continúan con la misión, iniciando otro punto en la capilla San Marcos, ambos pertenecientes a la parroquia Cristo Rey el 28 de septiembre de este año.

El 6 de enero de 2018, luego de la bendición de la ermita de la MTA por el P. Antonio Cosp, conquistada por las misioneras de la Campaña del Rosario del Distrito de Cambyreta, también los maridos de las misioneras se entusiasmaron con el rezo del rosario y, acompañados por Rodolfo Widman, rezaban los jueves, hasta que trasladaron el punto de oración a la capilla Virgen del Paso de Itape de San Miguel a una cuadra y media de la ermita.

rosario hombres

Servicio en el hospital

Un testimonio fecundo

El sábado 6 de octubre, en la localidad de Mayo Otaño, en la parroquia del Sagrado Corazón de María, a invitación del párroco, el P. Isidoro Cabral, se organizó una jornada para establecer en el lugar el Rosario de Hombres Valientes.

Entre los testimonios, podemos mencionar que estaban ansiosos de este encuentro, ya que hacía un año y medio que lo venían organizando y estaban deseosos de contar con el rosario a cargo de los hombres en la parroquia. Era tanta la alegría, que ya estaban pensando en cuales serían los siguientes puntos de oración a los cuales llegarían contagiando la misma alegría. Entre ellos estaba el Sr. Julio Cáceres, que luego de la presentación y al momento de conocer lo que les parecía el compromiso que estaban por asumir, contestó que “él también quería ser valiente y que rezaría el rosario con mucha entrega y amor”.

Se les explicó igualmente que es importante ir despacio, que valiente no es quien empieza, sino quien persevera. Lo importante es fortalecer bien cada punto para poder iniciar otro, porque es importante el acompañamiento y apuntalamiento hasta madurar.

Una transformación interna que se refleja en el exterior

En todo este tiempo se conocieron muchos testimonios de transformación interior que se traslada al exterior, como es el caso de mi esposo, actual coordinador diocesano, quien no tiene reparos al compartir su experiencia personal y las maravillas que la Mater hizo en él y el rosario principalmente, ya que, desde la profunda oración, contemplación de la vida de Jesús y la paz que infunde esta hermosa devoción, se puede afirmar que fue moldeando diferentes aspectos del carácter, puliendo su vida hasta en la profesión que ejerce como abogado, en la que con profunda piedad muchas veces ayuda a quienes lo requieren y hasta receta como medicina y auxilio a los procesos judiciales el rezo del santo rosario que, además de allanar los caminos, da confianza y tranquilidad a quienes luchan por sus derechos en un juicio.

Como padre de familia, mi esposo reza cada madrugada el rosario en nuestro santuario-hogar antes de iniciar la jornada, siempre por la conquista de nuestro santuario filial. Actualmente Ian Santiago, nuestro hijo de 8 años, reza tres veces a la semana antes de dormir por iniciativa suya, conquistando desde ya su santuario-habitación. Además, aprendió a dirigir el rosario, siente mucha seguridad y duerme con su rosario bajo la almohada. Él también es un misionero de la Mater desde el preescolar, varias veces llevó a la Peregrina al colegio y hasta invitó a su profesora a ser parte de la Rama de Profesionales. Así es como vivimos disfrutando de las gracias que nos regala el rezo del santo rosario en nuestra familia.

Alimento para el cuerpo y para el alma

Desde diciembre de 2014, y con la idea de compartir con otros las bendiciones recibidas y bajo la premisa de que “la fe sin obras es una fe muerta” (Santiago 2.26), surgió la necesidad de hacer el apostolado del desayuno en el Hospital Regional de Encarnación, que consiste en llevar cocido con leche y pan cada domingo a los acompañantes de los enfermos que allí se encuentran.

En torno a esas vidas de personas de escasos recursos, llegadas del interior del departamento con justo lo necesario para solventar sus gastos, se vivieron muchísimos testimonios de alegría y agradecimiento con lo poco que se pueda dar. Sin embargo, significa tanto para el que recibe, ya que en más de una oportunidad manifestaron que sería su única comida del día, que no se los limita en el consumo. Se les sirve tantas veces como quieran y hasta se les deja en termo si así lo desean.

Esta preparación se inicia los días previos con la contribución a voluntad de quien lo quiera hacer, y cada uno da lo que puede, o en su caso con la distribución de los ingredientes que cada uno pueda poner, así se fomenta la unidad y comunidad. Entonces, los domingos a las 06:00 horas se reúnen en la Casita para preparar aproximadamente 40 litros de cocido con leche, dulce y caliente. Y con galleta recién hecha que se compra del supermercado, se sirve en vasos térmicos bien higiénicos para todos, sin excepción.

Este desayuno se hizo tradición en estos casi cuatro años, e incluye al personal de blanco y al administrativo, que los espera para poder saborear el rico cocido con galleta. Si por algún motivo no pudieron estar, al siguiente domingo, el recibimiento es con el reclamo de “les extrañamos el domingo que no vinieron”. Gracias a Dios siempre ha alcanzado y hasta sobrado, cual multiplicación de los panes. Siendo esta una obra hecha con amor al servicio de los demás, vemos la mano del Señor que siempre acompaña.

También se solía hacer el almuerzo una vez al mes. Sin embargo, siendo todo a pulmón, a veces no se han podido cubrir esos costos, por lo que se dejó de hacer. Si bien es cierto que también hubo veces que se recibió aporte de quienes sintieron la necesidad de hacerlo, y aunque no es obligación de nadie; si se recibe será siempre bienvenido, voluntad sobra, bienes faltan.

Actualmente se quiere retomar la visita a los enfermos para rezar con ellos y llevarles el mensaje de la Palabra, por lo que en breve se estaría designando a los encargados teniendo en cuenta que falta más presencia de nuestra Iglesia. “La mies es abundante pero los obreros son pocos”.

Como formación, además del rosario, también se realizan talleres. Tienen un retiro anual y peregrinación a Santa María una vez al año para realizar el recorrido de don Joao Pozzobon.

El inicio de la novena del rosario estuvo a cargo de los Hombres Valientes acompañados del grupo Peregrinos de la Mater de la Rama Familiar.

“El mensaje que se puede compartir es que el rosario transforma vidas, sana las heridas, reconforta el alma, nos llena de esperanza, nos edifica el espíritu, une a la familia, da paz y cultiva la fe. Estando en el mes mariano del rosario, queríamos compartir esta experiencia de vida que no es mágica, pero que vale la alegría vivirla”.

En caso de que quieras apoyar el apostolado, puedes comunicarte con:

Enrique González, coordinador diocesano al 0985 712277 o con

Ricardo Garay, tesorero de los HVR de Encarnación al 0961 307712.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *