Aumeni

Publicado el 30. marzo 2018 In Proyectos, Schoenstatt en salida

Aumeni: no conformarse con lo recibido

PARAGUAY, Cristina y Diego Gabriel Aguilera •

Un grupo de matrimonios que concluyó sus labores de jefes en el nivel Autoeducación de la diócesis de San Lorenzo, decidió fundar un grupo que no se conforma con lo recibido. Ellos dan una vez al mes su tiempo y así acompañan a quienes más lo necesitan. Aumeni es el nombre que adoptó el grupo de matrimonios que realiza el envío apostólico desde el santuario hasta las periferias llevando una voz de aliento al prójimo.—

Salir hacia los lugares donde más hace falta

Aumeni

Aumeni

El Año de la Misericordia propuesto por el Papa Francisco en 2016 fue un disparador motivacional. Nos sentimos comprometidos con esta misión, deseamos hacerla real y vivenciar el Schoenstatt en salida, como pide el Padre Fundador. Por eso cada mes, desde enero de 2017, el grupo visita los lugares donde se requiere de ayuda, donde se necesite de la misericordia de Dios. Hasta ahora han llevado paliativos junto con el mensaje de esperanza de Dios y la Mater a hospitales, fundaciones de ayuda, hogares de refugio y otros sitios a donde Espíritu Santo los guía.

La iniciativa surgió durante la cena de despedida del año para los jefes del nivel Autoeducación en la que, motivados por los jefes de nivel Rita y Wilson Santacruz, decidieron llevar a cabo esta misión como una nueva comunidad de corazones, a la que desde entonces se le dio el nombre de Aumeni (que proviene de Autoeducados del Mejor Nivel).

La mirada de Cristo se reproducía en los pacientes del hospital

La primera misión de Aumeni se concretó en la Fundación San Rafael (hospital) en enero pasado, donde Jesús nos recibió y preparó espiritualmente con la Santa Cena Eucarística presidida por el P. Aldo Trento. Al culminar la misa, los acordes de la canción María de la Alianza llenaron de emoción a cada schoenstattiano presente en ese momento. De pronto, surgió en la conciencia en todos los matrimonios la sensación de que la Mater nos animaba a ser sus instrumentos. La mirada de Cristo se reproducía en los pacientes del hospital. Quedó en la mente la admiración hacia el trabajo de los que prestan servicios a cada internado y que reflejan en su labor una verdadera vocación de servicio, digna de admiración.

Al encuentro de niños con cáncer

Muchas de las experiencias son inenarrables porque invaden en cada uno el gozo de la alegría en la acción. Solo algunas impresiones, como la necesidad de oración y el acompañamiento espiritual son esenciales en este apostolado, tal como nos comentaba la encargada del albergue transitorio, sor Fausta Massolo, de la Fundación Asoleu para niños con cáncer. Expresó que al fortalecimiento del alma se llega con la oración.

Los matrimonios que participan aseguran que es una experiencia fraternal, en la que son ellos los que reciben más de Dios a través de ese encuentro con el hermano necesitado y sienten que Cristo es quien los recibe. Entre las vivencias de los matrimonios se puede compartir que “la fortaleza espiritual recibida es la paga por cien veces”.

Actualmente se han sumado más matrimonios, que aportan su generoso granito de arena para llegar a más hermanos.

Fuente: Revista Tuparenda, Paraguay

 

Etiquetas: , , , , , ,