Publicado el 2017-02-02 In Schoenstatt en salida

Un corredor de antorcha del Fackellauf de Austria en el Camino de Brochero

ARGENTINA, por Daniel Tür, Austria •

Ya llegaron los peregrinos y “carteros“del Santo Cura Brochero. Entre los 75 jóvenes de la peregrinación, se encontraba también un europeo: Daniel Tür, 23 años, austíaco y corredor de antorcha. Vale la pena que se publique su experiencia en un artículo extra que se puede leer a continuación.

Cuando me encontraba sentado en el autobús de Chile a Mendoza en camino a la peregrinación “EL CAMINO DE BROCHERO”, pensaba: ¿acaso no será esto una locura? Viajar 23 horas en bus a Mendoza para poder lavar allí la ropa y al día siguiente subirse a la madrugada al primer bus. Y luego viajar 12 horas a Córdoba e iniciar allí el camino con la Juventud Masculina de Argentina y Paraguay. Lo mejor de todo es que yo apenas sé hablar español.

A pesar de no haber entendido mucho, me sentí muy bien durante las misas diarias, los cantos compartidos y una que otra conversación en Inglés, Spanglish y algo de Alemán. También en las sonrisas, gestos y las risas compartidas a pesar de no haber entendido el 100% de lo que se trataba, todo eso me dio alegría y fuerza. Esta experiencia me confirmó que no se necesita el idioma para que los hermanos en la alianza se entiendan entre sí.

El día más duro

Durante esta peregrinación descubrí nuevos aspectos de mi persona, pude aclarar algunas cuestiones pendientes en mi vida y encontrar nuevos amigos/hermanos. Caminamos a diario entre 27  y 37 km, un total de 150 km en seis días y esto con temperaturas alrededor de los 35ºC. El camino se hizo difícil debido al ayuno diario y al terreno escarpado y seco.

Para mí, el tercer día fue el más duro. Agotado por el dolor muscular y el calor, no quería seguir caminando los 37 km que restaban del día. Algunos jóvenes que se dieron cuenta de esto, cargaron todo el peso que yo llevaba, me dejaron sólo la botella con agua y me motivaron para terminar la etapa de ese día. Al día siguiente, cuando continuamos, todos los dolores habían desaparecido milagrosamente y pude continuar caminando como si nada hubiese sucedido.

Dos de mis más hermosas experiencias fue la oración del rosario en Alemán y en Español/Inglés y una adoración el cuarto día bajo el cielo estrellado.

Simplemente el plan de Dios

Mirando hacia atrás, el tiempo pasó muy rápido y desde ya me alegro por el momento en que se crucen mis caminos con los caminos de mis nuevos amigos. Y como suele suceder, al final uno siempre ve todo con más claridad. Ahora sé que este viaje no fue una locura, simplemente estuvo en el plan de Dios.

Original: Alemán 30/01/2017. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Brochero camina, Brochero acompaña, Brochero transforma…

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.