Publicado el 2015-06-26 In Campaña, Schoenstatt en salida, schoenstattianos

Un schoenstattiano en salida: Joao Pozzobon

Por María Fischer •

El sábado 27 de junio es el aniversario de fallecimiento número 30 de Don João Pozzobon, incansable misionero de la Mater e iniciador de la Campaña del Rosario. Fue invitado a participar en las celebraciones del centenario del Padre Kentenich, en septiembre de 1985, en Schoenstatt y en Roma. Pero pocos meses antes, aquel 27 de junio de 1985, falleció, atropellado por un camión en su peregrinación hacia el Santuario. Falleció en presencia de la Peregrina Original (en vísperas del jubileo de los 100 años de la Alianza de Amor, también atropellada por un camión, como para hacerse «iglesia accidentada») y acompañado por el P. Esteban Uriburu, que poco antes había comenzado la internacionalización de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina.

«Dios nos regaló en la persona de don João un hombre sencillo, filial, solidario con los más necesitados, un apóstol heróico de María, un modelo de santo schoenstattiano. María lo fue formando en su Santuario con un profundo espíritu de filialidad heróica que traslucía en todo su ser.

Fue un hombre de oración extraordinario, de honda vida contemplativa, marcada por su tierno amor a su Madre y Reina y por una notable devoción eucarística y trinitaria. Al mismo tiempo fue esposo y padre de familia ejemplar, un hombre de trabajo, justo y honesto. Nunca descuidó sus obligaciones familiares ni laborales por un intenso apostolado. Su íntima Alianza de Amor con María plasmó en él un modelo de santidad en la vida diaria. La persona de don João es un ejemplo con rasgos marcadamente particulares de la encarnación de los ideales de Schoenstatt y es para la misma Campaña un modelo de lo que Ella quiere lograr y seguro y garantía de fidelidad a las fuerzas originales de las cuales ha surgido.» (Documento Santa María 1989).

Fruto del 31 de mayo

La Campaña de la Virgen Peregrina nació en un marco histórico de Schoenstatt muy específico: el 31 de mayo de 1949 y los viajes internacionales del Padre Kentenich.

La Campaña es una respuesta a los anhelos que movieron al Padre Kentenich: el deseo de tener aliados para la misión, de expandir y popularizar la Alianza de Amor, de complementar y enriquecer Schoenstatt a través de un gran movimiento popular de peregrinos y de vivir el organismo de vínculos a lugares, personas, valores, a una misión.

La Campaña es una nueva Visitación de María a nuestros tiempos. María se pone en camino urgida: “Surgió María y se encaminó presurosa”.

El santo del «Schoenstatt en salida»

«Desde un comienzo el P. Kentenich, y con ello Schoenstatt, se orientó hacia María, la Madre de la Iglesia y la mujer en salida; y se sabe activamente guiado y acompañado por Ella», dijo Mons. Robert Zollitsch, arzobispo emérito de Freiburg, Alemania, en una conferencia en noviembre de 2014 (a ser publicada en breve, como libro, por la Editorial Nueva Patris, Chile). Explica: «María es sinónimo de dinamismo y es el camino que lleva a las personas. También es sinónimo de una Iglesia que, como María, es sostenida por el Espíritu Santo y es conducida por Él, y así, día tras día, con fe en esa conducción, a veces sorprendente de Dios, avanzar en su peregrinar, también en la vida cotidiana. María, quien está colmada por el Espíritu Santo y está entrelazada con Él (cf. Lc 1,35); quien no solo escuchó la voz de Dios, sino que también la conservaba en su corazón y la meditaba (Lc 2,19.51), abre nuestros ojos, nuestro corazón y nuestros oídos para escrutar a fondo los signos de la época e interpretarlos a la luz del Evangelio (cf. Mt 16,4; GS 4).

María también hoy se pone en camino hacia las personas y, al hacerlo, se acerca a ellas para hablarles. Actualmente esto lo experimentamos en un fenómeno fascinante: la “Campaña de la Virgen Peregrina”. Hace ya algunos años, en Brasil, el diácono João Luiz Pozzobon peregrinó durante treinta y cinco años, hasta el día de su fallecimiento, con la imagen de la Madre. Recorrió miles de kilómetros a pie, llevando esta imagen a las personas, lo cual generó una inesperada reacción en cadena. Hoy la Campaña de la Virgen Peregrina cuenta con 200.000 imágenes peregrinas, que van al encuentro de las personas en unos 100 países.»

Joao Pozzobon, schoenstattiano en salida. Solo con schoenstattianos en salida lograremos ser un Schoenstatt en salida, tal como exige el «Memorando» del Congreso de Pentecostés, tal como en Schoenstatt.org lo pusimos como nuestro lema posjubilar, en la noche del 17 de octubre, tal como nos lo exige Francisco:

Al darles la bendición, los envío como misioneros en los próximos años. Los envío, no en mi nombre, sino en nombre de Jesús. Los envío, no solos, sino de la mano de nuestra Madre, María, y dentro del seno de nuestra Madre, la Santa Iglesia. Los envío en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

pozzobon

Joao Luiz Pozzobon 1904 1985 – 30 años (Powerpoint)

Etiquetas: , , , , , ,

3 Responses

  1. Hace mas o menos 20 años que soy misionera de la Campaña de La Virgen Peregrina en La Paz, Bolivia.
    Este año tuvimos la gracias de coronar a la Peregrina como MADRE DE LA EUCARISTIA Y REINA DE LAS ALTURAS, en el Santuario mas alto del mundo, para pedirle que renueva a las misioneras y misioneros, y que podamos ser mas los burritos que la lleven a donde ella quiera ir con su Hijo en brazos. Gracias Don Joao por darnos esta linda labor, ruega por cada uno de los misioneros as) que seguimos tu ejemplo.

  2. Soy misionera desde 1994, lo que viví llevando la imagen ampliada tantas casas es Maravilloso, los milagros, y el enamoramiento, siempre digo la mición de poozovon, me encantaría conocer donde empezó la actividad misionera en brasil,
    podrían pasarme dirección exacta, para poder conocer.

  3. ¡Ojalá todos los misioneros sigamos el ejemplo de Don João! En el primer Misterio de Luz de «Rezando y Viviendo el Rosario de Don João» se lee, en palabras de uno de los libros del P. Uriburu: «Debes ir a rezar el Rosario en las familias’. Tomé esto en serio como palabra de María” –dirá– “Ningún día dejé de llevar la Imagen…ningún día se dejó de rezar el Rosario ante la Imagen”.. “Me confiaron una grandiosa misión…”

    Todos tenemos una gran misión: llevar a María, que en su seno lleva a Jesús, quien los conducirá directamente al Padre.
    http://www.archiv.schoenstatt.de/news2004/10oktober/4t1072sp-pdf-rosario-joao.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *