Publicado el 19. noviembre 2015 In Segundo siglo de la Alianza

Tres preguntas… sobre el Schoenstatt del segundo siglo de la Alianza de Amor (47)

Hoy contestan: Mima y Juan Carlos Cardona, de Paraguay, casados hace 41 años, tres hijos: José Félix, Claudia Adriana y María Guadalupe, tres nietos: Sara, Elías Samuel y María Lujan.

Pertenecemos a la generación de fundadores de Ciudad del Este, a nivel nacional somos el grupo 72 (como los enviados) de la rama familiar, 4 de Ciudad del Este, grupo Nueva Vida. Formamos parte del Circulo 35 de la Liga Apostólica de Familias. Actualmente somos los coordinadores de la Campaña del Rosario del interior, fuimos asesores laicos de la Diócesis de Concepción y Amambay durante ocho años de la Campaña del Rosario. Nuestro único y exclusivo apostolado es la Campaña del Rosario •

A un año de peregrinar por el segundo siglo de la Alianza de Amor, ¿cómo sueñan este Schoenstatt en su ser, en su estar en la Iglesia y en el mundo, y en su quehacer?

Para nosotros este sueño se hace realidad y Schoenstatt va creciendo día a día con más fuerza, realizando así un efecto multiplicador.

Schoenstatt es un movimiento que nos educa, nos va formando y transformando, es un movimiento de una profunda fecundidad apostólica donde cada integrante debe internalizar el espíritu del Padre fundador.

A través de la Campaña del Rosario llegamos a las familias y en especial hacia el interior, poniendo en práctica toda esta riqueza de la ALIANZA DE AMOR que nos enseña nuestro querido Padre José; el amor, la entrega y la fidelidad a nuestra Madre y Reina Tres Veces Admirable de Schoenstatt. Con la fuerza de la ALIANZA DE AMOR. Ella nos va cambiando y formando así al hombre nuevo en una comunidad nueva. A través de la Campaña del Rosario, Schoenstatt llega a la Iglesia, especialmente en el interior, hasta los rincones más lejanos. De esta forma el sacerdote cuenta con un gran apoyo, podríamos decir que esto es Schoenstatt en salida.

Para llegar a cumplir este sueño, ¿qué tenemos que evitar y dejar?

  • Una vez que asumimos un compromiso, lo debemos realizar con responsabilidad
  • No prometer, si no lo vamos a cumplir
  • Una vez asumido el compromiso, realizar lo más excelso posible.

Si queremos formar parte de esta comunidad nueva debemos despojarnos del hombre viejo, apagado, que no tiene tiempo para las cosas de Dios.

Para cumplir este sueño, ¿qué pasos concretos debemos dar?

Debemos autoeducarnos, pues la formación es muy importante, para así poder volver a formar a otros hermanos en la fe.

Ser discípulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en Él tengan vida (documento de Aparecida).

Realizar lo que nos pide el Papa Francisco, salir, llegar al pueblo.

Rezar el Santo Rosario.

Con el equipo de la Campaña del Rosario de Paraguay y la Peregrina del Padre

Etiquetas: , , , , ,