Publicado el 5. julio 2015 In Segundo siglo de la Alianza

Tres preguntas… sobre el Schoenstatt del segundo siglo de la Alianza de Amor (31)

Hoy responden: Alicia y Carlos Ferré, colaboradores de la Obra de Familias, diócesis de San Miguel, provincia de Buenos Aires, Argentina. Carlos Ferré es autor del libro “El santo social. Pensamiento y praxis de José Kentenich en torno a la Doctrina Social de la Iglesia” y co-autor de “Francisco: la alegría que brotó del pueblo” •

A medio año de peregrinar por el segundo siglo de la Alianza de Amor… ¿Cómo sueña este Schoenstatt en su ser, en su estar en la Iglesia y en el mundo y en su quehacer?

Renovando la fidelidad al carisma original, en un momento de gracia especial para la Iglesia que tanto anhelamos y por el que pedimos a la Mater durante un siglo, poniendo en el centro de todo a Jesús.

Estamos arribando a la Iglesia de las nuevas playas. El encuentro con la Iglesia soñada y amada por el Padre Kentenich está a la vista. La está revelando día tras día el Papa Francisco. No cerremos los ojos. No miremos para otro lado.

Nuestro jubileo ha transcurrido en medio de la alegría de todo el Pueblo de Dios, y la profecía de nuestro Fundador se está cumpliendo. Se está confirmando el anuncio del Concilio Vaticano II y el Vicario de Cristo nos invita a hacerlo realidad, a anunciar la alegría del Evangelio.

Soñamos con una Familia en salida, humilde y victoriosa, colaborando a construir la cultura del encuentro que es la proyección de nuestra cultura de alianza, promotora de paz y constructora de vínculos en todos los ambientes, animada por la misericordia, con un compromiso con la transformación de la realidad en el sentido del Reino, que nos haga acreedores a la denominación de santos sociales, como nos quería nuestro Fundador, generadores de una Iglesia pobre para los pobres.

Para llegar a cumplir este sueño, ¿qué tenemos que evitar o dejar?

Debemos evitar el “síndrome del Tabor”. No proponernos construir tres carpas para quedarnos en la cima de la montaña, sino que transfigurados por y con Jesús, bajar del monte para asumir la misión.

Dejar de “sentirnos bien” en nuestro pequeño refugio para asumir, audaces en el riesgo, los peligros del camino de la marcha del Pueblo de Dios, en una actitud verdaderamente solidaria con el mundo.

El legado del Padre Kentenich no puede ser una colección de recuerdos. No somos un museo. Él nos quiso como un movimiento, siempre en marcha, siempre nuevo en consonancia con la historia, asumiendo lo nuevo para anunciar la salvación.

Como Familia debemos abandonar la tentación de “peinar ovejitas” y decidirnos a estar de guardia en el hospital de campaña, atendiendo a los heridos de nuestra sociedad provocados por el individualismo, el relativismo y la idolatría del dinero y el poder.

Para llegar a cumplir este sueño, ¿qué pasos concretos debemos dar?

Hacer caso al consejo de Francisco: ser pastores con olor a oveja. Amar a todo el pueblo y gustar de ser parte de él. No somos ni los mejores ni los peores. Somos lo que somos: siervos inútiles; pero si ponemos nuestro empeño en ser discípulos misioneros, atentos al ejemplo de Don João, todo se simplifica.

Abandonar toda conducta que nos lleve al ensimismamiento y la autorreferencialidad.

Somos un movimiento apostólico que tiene como meta transformar el mundo y la Iglesia. Nuestro lugar esta en la calle, en los hogares, en todo lugar donde haya una necesidad. Cada ermita, cada Santuario, deberían ser los primeros “puestos sanitarios” del hospital de campaña.

Estar junto a María y a la gente, al lado del cristiano de a pie, que necesita de las gracias que la Virgen reparte y que nosotros debemos encarnar en las obras de misericordia. Encarar una permanente formación en la acción como metodología educativa para que el contacto con la realidad nos ayude a discernir los signos de los tiempos.

Insistir en ser una gran familia donde todos nos cuidemos entre todos.

Foto abajo: Carlos Ferré (izq.) en una reunión de representantes de la “Generación Francisco” con schoenstatt.org, en Buenos Aires

Etiquetas: , , , , , , , , ,