Publicado el 14. Mayo 2015 In Segundo siglo de la Alianza

Tres preguntas… sobre el Schoenstatt del segundo siglo de la Alianza de Amor (11)

Hoy contestan: Lilita y Carlos Ricciardi, de La Plata, Argentina, Federación de Familias, grandes instrumentos en la difusión de las Misiones Familiares y su acompañamiento en la oración •

A medio año de peregrinar por el segundo siglo de la Alianza de Amor… ¿Cómo sueña este Schoenstatt en su ser, en su estar en la iglesia y en el mundo, y en su quehacer?

Nuestro sueño es el de un Schoenstatt misionero, parroquial, comprometido con el mundo, la sociedad y la Iglesia. En que todos unidos forjemos los sueños del Padre Kentenich, poniendo la mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de Dios, forjando hombres y pueblos nuevos.

Para llegar a cumplir este sueño, ¿qué tenemos que evitar o dejar?

Debemos dejar el egoísmo de lado, pensar en el tú y no en el yo. Tenemos que evitar encerrarnos en nuestras pequeñas comunidades. Evitar las largas y tediosas discusiones que nos quitan fuerzas para cumplir nuestra misión apostólica.

Para llegar a cumplir este sueño, ¿qué pasos concretos debemos dar?

Debemos crecer en lo espiritual y en lo apostólico, fundamentalmente en la oración. Nuestro primer apostolado es con la familia y en nuestras tareas cotidianas. Dar testimonio en nuestras actividades diarias, con el ejemplo, la sencillez, la humildad y la modestia. Tener un corazón alegre y esperanzado.

Tender puentes, acercarnos a los otros, llevar nuestro mensaje de amor y de alianza.

Sentir que el prójimo es nuestro hermano, tender la mano, abrir el corazón y volcar todo nuestro caudal de ternura y paternidad.

“Un viejo mundo está en llamas y otro comienza a despuntar. No sabemos qué rasgos tendrá, pero nos sentimos convocados a trabajar en él, ya sea como arquitectos o albañiles.” Padre Kentenich

 

Etiquetas: , , , , , , ,