Publicado el 4. febrero 2018 In Vida en alianza

El Salvador y Costa Rica se hermanan para que Schoenstatt siga creciendo

EL SALVADOR, Isidro y Patricia Perera •

A escasos dos meses de celebrar el primer aniversario de nuestro santuario Familia de Esperanza, en Costa Rica, el primero y único en Centroamérica, el P. José Luis Correa, asesor del Movimiento de Schoenstatt para nuestra región, realizó una visita a la ciudad de San Salvador para reunirse con lo que podría considerarse la familia fundadora de Schoenstatt en el país. Lo acompañaron Isidro y Patricia Perera y José Alejandro y Anelena Hueda de Martínez, estos últimos como expositores para los grupos de jóvenes profesionales y charla a novios.
Fueron cuatro intensos días de trabajo, en los que se trató de abarcar toda la vida que hasta el momento se ha generado en San Salvador.

Grupo de señoras interesadas en Schoenstatt

La juventud recibe a Schoenstatt

Se visitaron los dos grupos de matrimonios jóvenes, casi todos recién casados, que estaban muy ilusionados de recibir al Padre, quién les dio una charla sobre el sacramento del matrimonio. Es lindísimo ver cómo estos matrimonios están deseosos desde sus primeros años de caminar juntos en busca de su santidad matrimonial de la mano de María.

En un segundo día de trabajo hubo una reunión con un grupo de señoras interesadas en conocer a Schoenstatt y saber qué esperar de un grupo de madres. Gratamente, la charla cayó en terreno fértil y ellas manifestaron no sólo su interés, sino la ilusión de venir el próximo mes a Costa Rica y poder visitar el Santuario Familia de Esperanza.

En la noche les llegó el momento tan esperado a los jóvenes profesionales, muy ilusionados desde el año pasado. Estos chicos se reúnen bajo la guía de Lee Aguiñada y Malena Hernández, dos jóvenes salvadoreños que se pusieron al servicio de la Mater y, cómo ellos mismos lo manifestaron, fundaron la Juventud de Schoenstatt en San Salvador. Aliados de la Mater desde marzo del año pasado, estos jóvenes trabajan bajo la guía del P. José Luis y anhelaban su visita para que conociera a estos jóvenes profesionales y compartiera un tiempo con ellos. Los jóvenes también conversaron con José y Anelena sobre su vida en Schoenstatt y su trabajo con jóvenes en Costa Rica.

La oportunidad se repitió la noche del jueves, cuando convocaron a un grupo de novios que quedaron encantados con el mensaje recibido por el P. José Luis y el matrimonio Martínez.

Como parte de la visita, el P. José Luis aprovechó para presentarse en el Seminario Mayor y conversar con su Rector, el P. Edgardo Reyes, con la sorpresa de que éste ya conocía sobre Schoenstatt, pues cuando va de retiro a Roma siempre visita el santuario, que está cerca del Vaticano, y recuerda con cariño a las Hermanas de María y sus deliciosas galletas.

Charla para novios

La Virgen Peregrina siempre a la vanguardia en la conquista de corazones                            

En San Salvador existe desde hace más de 20 años un grupo de Misioneros de la Virgen Peregrina, coordinado por Ana Mercedes Nieuwenhuis. Con ellas se organizó una charla abierta titulada “El Papa Francisco y su relación con la Virgen María”, que reunió a un grupo numeroso de personas en el salón parroquial de la iglesia del Divino Niño, parroquia que no sólo ha acogido a las Peregrinas, sino también al grupo de Madrugadores. El P. José Luis se reunió con ellos para saludarlos y motivarlos a que participen por primera vez en el Congreso de Madrugadores que se llevará a cabo en Costa Rica en junio.

El Salvador ya tiene su primera ermita y no podíamos regresar a Costa Rica sin hacerle una visita. Se encuentra en la parroquia María Auxiliadora, en el Lago de Coatepeque. El P. Jorge Soto, diocesano y costarricense, ha venido trabajando con niños de la comunidad, en un apostolado conocido como Semillitas de Schoenstatt, apoyado por la consagrada María Luisa y el primer grupo de madres de San Salvador, llamado Manos de María. El 6 de diciembre del año pasado se bendijo la ermita y es frente a ella donde ahora se reúnen con los niños que le rezan a la Mater.

Misioneras

Nuestro Testimonio

Desde agosto del año pasado, Isidro y yo le dimos el sí a la Mater al aceptar el hermoso apostolado de la misión El Salvador, Schoenstatt Costa Rica en salida desde nuestro santuario Familia de Esperanza. Realizamos con gran alegría esta misión, pues la acogida que hemos recibido ha sido verdaderamente de hermanos.

No nos deja de sorprender todo lo que poco a poco se va conquistando en San Salvador y cómo nos vamos encontrando con personas deseosas de conocer y saber de Schoenstatt.

Estamos muy agradecidos con Silvia y Billy Nasser, que han sido familia desde nuestra primera visita. Nos han acogido en su casa y han sido de gran ayuda para llevar a cabo esta misión en San Salvador. Lo que rezamos en la Pequeña Consagración: “…yo me ofrezco del todo a ti…”, “…y utilízame…” lo hacemos realidad en cada visita a San Salvador.

La visita del P. José Luis nos deja con nuevos proyectos y eso nos ilusiona muchísimo para continuar con esta misión que la Mater nos ha encomendado.

Primera ermita en El Salvador

Foto arriba: Jovenes Profesionales

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *