Publicado el 10. enero 2018 In Vida en alianza

Engling: guardamos tu herencia

PARAGUAY, Andrés Romero •

El pasado 25 de diciembre, día en el que recordábamos el nacimiento de Jesús, la Juventud Masculina de Schoenstatt de Asunción, después de muchos meses de planificación y oración, tuvo el gozo de poder reinaugurar su casa de formación.

¿Pero porque reinaugurar? Para los que no lo saben, en la noche del 7 de septiembre de 2016 ocurrió un triste acontecimiento: a consecuencia de un corto circuito en una de las estancias, se inició un incendio, que si bien se pudo controlar rápidamente, afectó a toda la estructura de la casa, como consecuencia del humo negro y del calor del fuego.

Pese a esta desgracia, ¡la Mater se mostró victoriosa! La casa estaba llena de jóvenes y nadie salió lastimado.

Ahora se llama “Casa Engling”

A medida que pasaban los meses, se fue constatando la magnitud de los daños y el impacto económico que esto acarrearía. La Juventud Masculina, a través de un grupo de jóvenes, se puso en campaña para la reconquista, tanto espiritual como material.

Después de un poco más de un año se pudo concretar la gran misión, y con la bendición, la ex Casa JM paso de llamarme Casa Engling, en honor a esta gran figura y símbolo de la Juventud Masculina. Engling fue un joven que no dudó en arriesgar su vida por los demás. Fue ejemplo de servicialidad, apostolado, pureza y sacrificio, valores que le llevaron a convertirse en el héroe de Schoenstatt que todos conocemos.

Cumpliéndose 100 años de su muerte en este 2018, la Juventud Masculina de Asunción quiso darle este pequeño pero victorioso gesto de devoción. El padre Kentenich dijo una vez que él fue “el Acta de Fundación Vivida”. El amor que impulsó su vida fue su Alianza de Amor con María y su amor a Schoenstatt.

Un héroe de nuestro tiempo: Pipo de la Guardia

La Casa Engling también rinde homenaje otro héroe de nuestro tiempo, a quien se le dedicó una de las piezas. Pipo de la Guardia fue un miembro de la Juventud Masculina que, a pesar de su enfermedad, le pudo sonreír a la adversidad y entendió la voluntad de Dios en todo momento. Nuestro anhelo es que, a través su testimonio de vida, nuestra juventud se motive y encuentre en él un ejemplo a seguir.

Ahora, seguimos trabajando para que la renovada casa, con un espíritu más fuerte, vuelva a ser un espacio de formación y capacitación de líderes schoensttatianos, y que en ella se pueda encontrar la fortaleza necesaria para asumir los desafíos de este nuevo milenio.

Con nuestro Capital de Gracias, queremos coronar a María como Reina de la Casa y la Reina de la Juventud Masculina, para que con emoción podamos todos decir: José Engling: guardamos tu herencia.

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *