Publicado el 30. octubre 2017 In Vida en alianza

Multitudes y asombro en el día de alianza en Tupãrenda

PARAGUAY, P. Antonio Cosp Fontclara •

Sí… ¡cuesta salir del asombro! Como en los últimos años, recibimos a unos 40.000 peregrinos. Muchos de ellos partieron todavía de noche para llegar en la madrugada, por lo que Tupãrenda se iba llenando de voces y alegría desde el amanecer. Más de 2.000 misioneros, mujeres y hombres, renovaron solemnemente su compromiso anual y otros muchos venían a sellar su alianza de amor. Las cuatro misas del día se llenaron con una gran multitud que buscaba una sombra. Se ofrecieron tres misas desde el pórtico de la iglesia de Santa María de la Trinidad, aprovechando la gran plaza frente a ella. Las pláticas explicaron este año el secreto de Tupãrenda, las tres gracias del santuario y los confesores no se daban abasto.

“Sí, yo mismo no salgo de mi asombro”

Algo que se aprecia mucho es, al inicio y al final de cada Eucaristía, la música y los bailes folclóricos, así como la acogida de los 400 guardianes del santuario, siempre atentos a lo que puedan necesitar los peregrinos. En diversos turnos, unos 1.200 schoenstattianos ayudaron en todo. El equipo del 18 de octubre, compuesto por unas 400 personas, trabajó desde tres meses antes para que todo se desarrollara bien.

Los medios audiovisuales y los diarios le dieron gran relevancia al evento. En una entrevista que me hicieron, me dijeron que nuestra fiesta ya se ha convertido en la de mayor repercusión en un santuario, después de la del 8 de diciembre en Caacupé.

Sí, yo mismo no salgo de mi asombro.

Momentos especiales del 18 de octubre en Tupãrenda

Ya se publicaron varios testimonios e impresiones, desde la presencia de los jóvenes de la Casa Madre de Tupãrenda, hasta el encuentro con misioneros de la Campaña de la Virgen Peregrina llegando desde hace años con una fidelidad impresionante. A manera de cápsulas informativas, compartimos unos momentos más de este 18 de octubre.

Por la paz en el norte del país y la libertad de los secuestrados

En las dos primeras celebraciones eucarísticas se pidió por la paz en los departamentos del norte del país. Los feligreses de esa zona llegaron al santuario de Schoenstatt para participar en la misa de las 11:30. Ahí dejaron su pedido de paz y la liberación de los secuestrados por el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

La colorida celebración reu­nió a cientos de fieles que lle­garon con imágenes y ban­derines de la Virgen. Estos flamearon ante el paso de la procesión que llevaba a la Mater hasta el altar central.

Santa Misa con Mons. Francisco Pistilli

Un grupo de bailarinas ves­tidas con los colores del san­tuario danzaron alegremente antes de la celebración euca­rística, que fue oficiada por el obispo de Encarnación, Mons. Fernando Pisti­lli. El prelado pidió paz para la zona del norte, mientras que los fieles pidieron que se incluyera en las peticiones durante la liturgia la libera­ción de los secuestrados por el EPP. “Recemos por los depar­tamentos del norte del país”, indicó.

Monseñor Pistilli dijo que María pide que le abramos el corazón y que le entreguemos a ella las obras de bien.

“Nada sin María, que es la más poderosa, pero tene­mos que colaborar con ella”, aseguró.

Recordó que la Mater ofrece tres gracias: el cobijamiento, la transformación y el servi­cio. “Cuando encuentro un hogar me siento cobijado, esto me transforma y me envía para repartir el men­saje a los demás”, aseguró al indicar que todos, en alguna medida, somos misioneros, aunque no llevemos la ima­gen de la Virgen con nosotros.

Visitantes de Alemania, Argentina…

Temprano por la mañana, el equipo de Dequeni partió en colectivo hacia Tupãrenda. “Como obra de la Mater, queremos participar en su fiesta”, comentó Andreza Ortigoza.

Una delegación de los schoenstattianos de la Villa 31, en Buenos Aires, peregrinó a Tupãrenda en agradecimiento de la primera Virgen Peregrina en la Villa 31, que llegó de Tupãrenda. Ahora, en la Villa 31 hay un gran número de devotos de la Mater, que ya están preparándose para un día construirla una ermita.

Tres señoras mayores pertenecientes a Schoenstatt en Alemania, de viaje por América del Sur, participaron del 18 de octubre en Tupãrenda, y como es costumbre en este país tan hospitalario, fueron saludados al inicio de la misa en la cual participaron y recibieron el aplauso de todos.

 

La visita del Papa resuena en Tupãrenda

El 18 de octubre fueron oficiadas cuatro misas: la primera, a las 9:00, fue por el trabajo; a las 11:30, misa por la juventud; a las 16:00, por la salud y a las 20:00, misa por la familia. Si bien las tres primeras tuvieron mucha concurrencia, la última cele­bración fue la más nutrida, ya que la gente no solo copó ambos estacio­namientos, sino que además llegó en peregrinación desde las capillas y parroquias.

Cada 18 de octubre los devotos de Schoenstatt celebran el Día de la Alianza con la peregrinación al santuario. Este año también se preparan para conmemorar el 50 aniversario del fallecimiento del Padre Fundador, José Kentenich. Por tal motivo, este año, el lema es: “Hijos del Padre, construyamos familia”.

“Este lema lo tomamos por dos años. Queremos darle un énfasis a la primera parte. El 15 de septiembre de 2018 se cumplirán 50 años del fallecimiento del P. Kentenich. Buscamos fortalecer la pedagogía y el carisma del Padre Fundador”, señaló Horacio Chávez, uno de los coordinadores de la organización de la festividad. Chávez no olvida tampoco que la visita del Papa Francisco en el 2015 impulsó a muchas personas a servir a la Iglesia y a tener más fe.

“¡Quienes tuvimos la oportunidad de estar en Tupãrenda, volvimos a nuestros hogares empapados de paz y amor, que tanta falta nos hacen!”, comentó Claudio Ramón Pereira.

P. Antonio Cosp

Recopilación de los “momentos”: Maria Fischer

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *