Publicado el 31. octubre 2017 In Vida en alianza

Corazón de fundadores: el Instituto de Familias ya es una realidad en Paraguay

PARAGUAY, Daniela y Antonio Peralta •

El 30 de septiembre se celebró el Contrato-Consagración Perpetuo del Primer Curso del Instituto de Familias en Paraguay. Habían pasado 20 años desde que las primeras semillas fueron plantadas.

La historia del Instituto de Familias en Paraguay

A mediados de julio de 1990, durante el Encuentro de la Obra de Familias de Schoenstatt en Tupãrenda, Paraguay, algunos matrimonios paraguayos tomaron contacto con Cecilia y Carlos Adrogué, del Primer Curso argentino del Instituto de Familias. Allí nació el anhelo de que en Paraguay también pudiéramos tener esta comunidad de matrimonios consagrados que aspiran a vivir el ideal del matrimonio y la familia católica, asumiendo costumbres familiares probadas.

Este contacto se mantuvo en el tiempo, también con otros matrimonios como el Matrimonio Michelini y así fue que en 1997, los Matrimonios Affronti y Lavini, visitaron Paraguay y dimos nuestro sí como primera vocación al Instituto de Familias en Paraguay. Comenzamos nuestro camino de formación en 1998 conformando, junto a cuatro matrimonios de Argentina, el Curso Argentino-Paraguayo Signum Spei Patris (Signo de Esperanza del Padre), que asumió como misión y tarea la consolidación de la fundación del Instituto de Familias en Paraguay y depositó también ese anhelo en la piedra fundamental del Santuario del Terruño.

Los frutos comenzaron a verse a partir del año 2002, con la admisión de Rocío y Ricky Careaga, al que le siguieron Jessy y Guillermo Fronciani y Gabi y Norman Förster. Posteriormente, Cristi y Marcelo Prono junto a Piqui y Hugo López Manzur de Corrientes, conformaron el Primer Curso Paraguayo-Argentino del Instituto de Familias en 2004, que asumió como ideal ser: Ignis Mariae Victoriosus, Fuego Victorioso de María, corazón de fundadores, para encender amor y vida en las familias.

Un largo camino de formación

Estos cinco matrimonios recorrieron un largo camino de formación, acompañados en diferentes etapas por las Familias Educadoras Klobovs, Salvarani y Moviglia, de Argentina. El punto culminante fue el Contrato-Consagración Perpetuo que sellaron el 30 de septiembre de 2017 en el Santuario Joven, junto a representantes de la Dirección General, de la Dirección de la Región Argentina-Paraguay y el Asistente Espiritual del Instituto de Familias, acompañados por el Arzobispo de Corrientes, Mons. Andrés Stanovnik ofm, y compartiendo con la Familia de Schoenstatt en Paraguay la misa de acción de gracias.

Durante este tiempo, nuestra comunidad se fue conociendo dentro de la Familia de Schoenstatt y también fue surgiendo el anhelo de nuevas vocaciones para el Instituto de Familias en Paraguay. Comenzamos a hacer “suave violencia” con la Coronación de la Mater, el ofrecimiento de Capital de Gracias, las oraciones y las horas de Adoración al Santísimo Sacramento en el Santuario Joven, y la Mater no se dejó ganar en generosidad: comenzó a conformarse el Segundo Curso Paraguayo-Argentino del Instituto de Familias, integrado por siete matrimonios de Paraguay y uno de Resistencia, Argentina.

Hoy podemos decir que este anhelo de tantos años de toda la Obra de Schoenstatt en Paraguay y del Instituto de Familias se ha hecho realidad, con el Contrato-Consagración Perpetuo del Curso Ignis Mariae Victoriosus.

Nueva obra terminada ¡Deo Gratias!

¡Ahora a esperar los frutos apostólicos!

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *